En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, José María Mella
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...
Desarrollo humano e integración de África, por José María Mella Márquez
...leer más...
Ética e integración económica africana, por José María Mella Márquez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Las Noticias de la República Democrática del Congo (2022-05-1 / 2022-05-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Malí abandona la fuerza antiyihadista del G5 Sahel
...leer más...

Guinea Bissau acudirá a las urnas en diciembre
...leer más...

Cuarto seminario gubernamental en República del Congo
...leer más...

Ruanda realizará un nuevo censo de población
...leer más...

El presidente argelino recuerda que los crímenes coloniales no serán olvidados
...leer más...

Los reyes belgas visitarán la RDC en junio
...leer más...

Los países que integran la la Autoridad del Gaseoducto del Suroeste Africano en desacuerdo con la elección de una directora general nigeriana
...leer más...

Liberalización del transporte público en Zimbabue
...leer más...

Tanzania revoluciona la detección temprana del cáncer en el país
...leer más...

La Fundación Rockefeller lanza Global Vaccination Initiative
...leer más...

Un pueblo de Sierra Leona acoge a niños y niñas huérfanas
...leer más...

Reivindicación laboral del sindicato de la hostelería y la restauración de Cabo Verde
...leer más...

Namibia emplea más esfuerzos en la protección de especies autóctonas amenazadas
...leer más...

Bajada de precios en la cesta de la compra en Angola
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Diplomacia alimentaria, por Ramón Echeverría
...leer más...
Los drones letales son una nueva amenaza para África, por Lázaro Bustince
...leer más...
No debiera, pero funciona, por Ramón Echeverría
...leer más...
Por un cacao verde: trazabilidad de los granos y la lucha contra la deforestación, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Unidos por la paz y el multilateralismo democrático, por Federico mayor Zaragoza
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Nigel Gibson

Profesor de estudios interdisciplinarios en Emerson College. Experto en los campos del pensamiento africano, el poscolonialismo y los estudios africanos y es reconocido como uno de los principales estudiosos de Frantz Fanon. Ha publicado recientemente Fanon Today: Reason and Revolt of the Wretched of the Earth (Daraja Press, 2021).

@Nigel_Gibson

Ver más artículos del autor

Ucrania y el economicismo imperialista de izquierda
18/04/2022 -


La invasión de Rusia a Ucrania ha puesto de relieve la estrechez de las burdas posiciones antiimperialistas que guardan silencio sobre la invasión actual de un país independiente.

La guerra en Ucrania, la primera guerra en Europa desde la conflagración en la antigua Yugoslavia, continúa dominando los medios de comunicación del mundo. La masiva invasión rusa continúa frenada por la resistencia ucraniana. El sentimiento popular contra la guerra ha llevado a sanciones y acciones por parte de EE. UU. y la UE, ya que se distancian rápidamente de los oligarcas rusos con los que se enredaron recientemente. Las superficies del sucio dinero del capital global se han iluminado de repente. Al mismo tiempo, la guerra ha puesto de relieve la estrechez de las crudas posiciones antiimperialistas que, mientras se centran en la brutalidad y el belicismo estadounidenses, guardan silencio sobre la invasión actual de un país independiente y, así, evitan abordar las contradicciones concretas que están surgiendo. (Dentro del gobierno del ANC en Sudáfrica hay cobertura por parte de los líderes actuales y un apoyo incondicional a Putin y la invasión rusa por parte de destacados partidarios del exlíder Jacob Zuma, que tuvo estrechos vínculos con Putin durante su tiempo en el cargo, mientras que los SACP condena el racismo ucraniano y deja en claro que simplemente no se puede ser antirracista y estar en contra de la guerra de Putin). “Ucrania es de Rusia”. Que es exactamente lo que dijeron los franceses de Argelia después de que el FLN declarara la guerra en 1954. No hubo guerra, solo una "disputa". Esta analogía con las guerras coloniales es esclarecedora, especialmente porque la última declaración escrita de Lenin sobre lo que llamó la “Cuestión Nacional” se refería a Ucrania y describía principios básicos para socialistas y antiimperialistas:

"Debe hacerse necesariamente una distinción entre el nacionalismo de una nación opresora y el de una nación oprimida, el nacionalismo de una nación grande y el de una nación pequeña. En relación al segundo tipo de nacionalismo, nosotros, los nacionales de una nación grande, hemos sido casi siempre culpables, en la práctica histórica, de una infinidad de casos de violencia, además, cometemos violencia e insultamos una infinidad de veces sin darnos cuenta… Por eso el internacionalismo por parte de opresores o de grandes naciones, como son llamados (aunque sean grandes sólo en su violencia, grandes solo como matones), debe consistir no sólo en la observancia de la igualdad formal de naciones, sino incluso en una desigualdad de la nación opresora, la gran nación, que debe reparar por la desigualdad que se da en la práctica real. Quien no comprenda esto, no ha captado la actitud real del proletariado ante la cuestión nacional".

Una “Actitud proletaria” ante la cuestión nacional fue la discusión en Sudáfrica en los años de lucha de la década de los ochenta.

Es siempre notable cómo ideas que parecían enterradas en su contexto cobran nueva vida a medida que una nueva crisis revela las fallas en las que emerge la posibilidad de una nueva etapa de conciencia revolucionaria. La guerra en Ucrania ha convertido repentinamente en realidad un debate entre los grandes revolucionarios Lenin y Rosa Luxemburgo hace más de 100 años. Ambos eran socialistas revolucionarios y ambos estaban rigurosamente en contra de la guerra, pero el hecho de que Lenin abogara por la derrota de su propio país en la imperialista Primera Guerra Mundial lo diferenció de muchos otros en ese momento. Me acordé de esto en una publicación reciente de “Militant Anarchist” sobre la invasión de Ucrania. “En Rusia, una pequeña guerra victoriosa (como también sanciones externas) dará al régimen lo que le falta actualmente”, escriben, “le dará carta blanca para cualquier acción, debido al recrudecimiento patriótico que se producirá entre parte de la población. Y podrán culpar de cualquier problema económico a las sanciones y la guerra”.

La resistencia a la guerra en Rusia está creciendo. Agregan: “La derrota de Rusia, en la situación actual, aumentará la probabilidad de que la gente se despierte, de la misma manera que ocurrió en 1905, o en 1917, abriendo los ojos a lo que está sucediendo en el país”. De esa revolución de 1917, Lenin recordó a sus camaradas que los trabajadores rusos habían atacado a los capitalistas y al “señorío de la Gran Rusia de muchas de las nacionalidades en Rusia”. Así, Lenin insistió desde el principio en que diferentes nacionalidades de la “Gran Rusia” tuvieran derecho a determinarse libremente y advirtió contra el chovinismo en su propio partido. Estaba hablando a muchos en la dirección del partido, incluido Stalin, cuando dijo: "Rasca a un Comunista y encontrarás un Gran Chovinista Ruso". La contrarrevolución de Stalin, forzó la colectivización y la hambruna de los campesinos ucranianos tuvo sus raíces en tal chovinismo como la guerra de Putin hoy.

Cuando la Rebelión irlandesa de Pascua de 1916 sacudió al poderoso imperio británico, Lenin la llamó un “bacilo para revolución”, un comienzo revolucionario que abrió los ojos del mundo a la posibilidad de construir una nueva sociedad a partir de los desechos humanos y destrucción de la guerra imperialista. Hizo concreta la solidaridad internacional, exigiendo que los socialistas británicos opuestos a la guerra apoyaran el “derrotismo revolucionario” apoyando la rebelión irlandesa. Rosa Luxemburgo, la gran internacionalista contra la guerra, no se había sometido a tal replanteamiento de lo que entonces se llamaba la “cuestión nacional” y seguía considerando la idea de la autodeterminación nacional como “pequeñas frases burguesas desagradables”.

Ella protesto contra la "Ucrania independiente" llamándola "afición de Lenin" y desdeñó la autodeterminación ucraniana considerándola "una locura de unas pocas docenas de pequeños intelectuales burgueses" argumentando notablemente que no tenía "ninguna tradición histórica ya que Ucrania nunca formó una nación o gobierno, carecía de cultura nacional”. Lenin no vaciló en el principio de la autodeterminación nacional, incluso cuando la revolución fue desafiada por las fuerzas reaccionarias aliadas con el Ejército Blanco.

Desde un punto de vista marxista, la invasión de Ucrania por parte de Rusia tiene consecuencias tanto económicas como estratégicas y objetivos ideológicos. Además del gas y el petróleo, lo que está en juego es el control de la tierra— es decir, la rica tierra de Ucrania con su "terreno negro" altamente productivo que lo convierte en uno de los mayores productores de cereales del mundo, especialmente trigo para mercados del Mar Negro y del Oriente Medio. Es el mayor productor mundial (75 %) de aceite de girasol, cultivado en el Sunflower Belt, que se extiende desde Kharkiv hasta la región de Ternopil, en el oeste. El maíz y la soja se encuentran entre los otros cultivos principales que se cultivan en lo que Putin considera el granero de Rusia.

Ahora endeudado con el FMI y, en consecuencia, con programas de austeridad y privatización, la tierra ucraniana y su población rural (alrededor del 30 % de la población de Ucrania vive en zonas rurales) se ven amenazadas por un doble enemigo: las condiciones del FMI, por un lado, y una toma de control por parte de Rusia por el otro.

Atrapados entre estas poderosas lógicas de acumulación capitalista, es la autoorganización ucraniana y la ayuda mutua las que pueden cambiar la dinámica. Como publicó “Militant Anarchist”, “para Ucrania, su victoria allanará también el camino para el fortalecimiento de la democracia de base; después de todo, si se logra, será solo a través de la autoorganización popular, la asistencia mutua y la resistencia colectiva”. Junto con el derrotismo revolucionario contra el poder imperial, Rusia, estos son argumentos para la autodeterminación a través de la organización popular desde abajo en Ucrania.

Tal postura es un bienvenido soplo de aire fresco dado que los llamados grupos antiguerra y poco antiimperialistas y grupos socialistas han guardado silencio sobre la amenaza militar de Rusia y sobre la guerra contra Ucrania y sobre los disparos y bombardeos. Se olvidan que el marxismo es una filosofía de liberación o no es nada.

Armar a la gente es cambiar la dinámica sobre el terreno y, si bien es completamente comprensible, como lo fue en Siria cuando Assad y Putin bombardearon a la gente, que los ucranianos pidan a la OTAN que los salve, es la propia actividad de la gente y la construcción de solidaridad de base la que es su verdadera esperanza.

Esto no es para culpar a los ucranianos que deben hacer lo que tienen que hacer, pero deja en claro cómo la falta de apoyo de "Occidente" a la revolución siria y la falta de sanciones contra los bombardeos rusos han envalentonado a Putin y al ejército ruso en Ucrania y destacado la hipocresía y el chovinismo de Europa.

Un elemento de esta contradicción puede verse en la solidaridad expresada cuando los europeos dan la bienvenida a cientos de miles de refugiados ucranianos. Esta bienvenida contrasta fuertemente con la actitud hacia los refugiados de los asesinatos en masa en Siria que eran devueltos en las fronteras de Europa. Y lo que es más importante, este racismo que está en el corazón de la civilización europea está siendo denunciado.

Al mismo tiempo, el apoyo a armar al pueblo ayuda a generar lo que Lenin llamó “tendencias democráticas entre las masas”. Esto no pretende glorificar estas tendencias que, añade Lenin, conviven con el chovinismo y con el racismo porque “el capitalismo en general y el imperialismo en particular transforman la democracia en ilusión”. Lenin enfatizó la “coexistencia de imperialismo y las tendencias democráticas entre las masas”. Llamó a la posición de opositores de izquierda a la autodeterminación nacional, incluida Luxemburgo, “economismo imperialista”. La guerra imperialista y la traición de los socialistas de la segunda internacional, que votaron a favor de ella, llevaron a Lenin a un estudio de la dialéctica de Hegel mientras agudizaba la necesidad de explicitar exactamente lo que defendía mientras buscaba nuevos comienzos revolucionarios en las tendencias democráticas entre las masas en acción como fuentes para cambiar el mundo:

"Las dialécticas de la historia es tal que pequeñas naciones, impotentes como factor independiente en la lucha contra el imperialismo, juegan un papel como uno de los fermentos, uno de los bacilos, que ayudan a que el poder real contra el imperialismo entre en escena, a saber, el proletariado socialista".

Queda por ver si puede haber tal fermento. La resistencia en Ucrania a la invasión rusa requiere construir una organización popular desde cero hacia arriba mientras se mantienen los intereses imperiales occidentales a distancia.

Nigel Gibson

Fuente: Africa is a Country

[CIDAF-UCM]


Artículos relacionados:

- Apoyar a los refugiados ucranianos debe significar estar con todos los refugiados

- “Solo ucranianos, no negros”: los estudiantes africanos que huyen de la guerra en Ucrania se enfrentan al racismo

- Estados Unidos opina sobre el impacto del conflicto ucraniano en África

- África podría convertirse en el siguiente proveedor de gas de Europa

- Todos somos Ucrania y todos somos también responsables de cada invasión violenta

- Las personas negras que huyen de la guerra en Ucrania se enfrentan a medidas racistas en la frontera polaca

- Las naciones africanas reaccionan a la invasión rusa de Ucrania

- La Unión Africana y la Unión Europea celebran la sexta cumbre de jefes de Estado

- Censura en Internet 2022: Un mapa global de las restricciones

- Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2021: Norte de África y región MENA: Resumen del Informe de Transparency International

- Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2021: África subsahariana: Resumen del Informe de Transparency International

- Necesitamos líderes íntegros, competentes y responsables

- Secuestrar la verdad con la injusticia. Todo lo que me conviene ¡VALE!, por Lázaro Bustince

- “Congo hold-up”: ¿Un atraco en toda regla?

- Invertir en la juventud africana hoy para un mañana más brillante

- La post-verdad por bandera en la política y economía, en África y en el mundo

- Cuestiones vitales para el siglo XXI: la dictadura digital y la calidad de vida

- Cuaderno marzo 2018. Líderes íntegros y comunidades responsables en África Subsahariana

- El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola

- Por una economía global justa

- Causas de las nuevas formas de esclavitud en África, por Lázaro Bustince

- Pobreza - Poder y Ética, por Lázaro Bustince Sola


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !