En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África y Europa: Un Futuro Compartido, por José María Mella Márquez
...leer más...
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, por José María Mella Márquez
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...
Desarrollo humano e integración de África, por José María Mella Márquez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Francia se interesa en Libia
...leer más...

La UE promete 600 millones de euros de ayudas a África y el Caribe
...leer más...

Nabiam seguirá liderando al Partido Democrático de Guinea Bissau
...leer más...

Los BRICS favorecerán acciones más multilaterales e inclusivas
...leer más...

Egipto dona material tecnológico a Gambia
...leer más...

Manifestación en Ghana
...leer más...

Reunión de la ONU para la cuestión libia
...leer más...

El sindicato de administradores civiles de Madagascar critica al gobierno
...leer más...

El presidente egipcio conversa con su homólogo de Catar
...leer más...

Chad en la encrucijada del nuevo panorama global
...leer más...

Se lanza una estrategia de reconciliación nacional en Libia
...leer más...

Chad e Israel firman un acuerdo en materia de salud
...leer más...

Los estragos de la sequía en Angola
...leer más...

El aprovechamiento de la pandemia para acercar la sanidad a la comunidad sudanesa
...leer más...

Anomalías climáticas en Ruanda
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Las dinastías políticas africanas, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Las 10 crisis más desatendidas del mundo son todas africanas, por Marco Cochi
...leer más...
Algunos más iguales que otros, por Ramón Echeverría
...leer más...
Comprometidos por un Nuevo Pacto Social para el Desarrollo Sostenible, por Lázaro Bustince Sola
...leer más...
Vivir en peligro constante, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >


Nanjala Nyabola

Autora de "Democracia digital, política analógica: cómo la era de Internet está transformando Kenia" (libros ZED / African Arguments, 2018). Es una escritora, activista humanitaria y analista política de Kenia. En la actualidad reside en Nairobi.

@ Nanjala1

Ver más artículos del autor

Pensar radicalmente en África debe comenzar con una educación política
27/05/2022 -


Es fácil descartar la educación como parte del trabajo que hace un activista, pero sin ella nuestro activismo sigue siendo reaccionario, no radical.

Este artículo es parte de la serie especial Radical Activism in Africa, editada por Stella Nyanzi.

Para que nosotros, como personas pobres y oprimidas, seamos parte de una sociedad significativa, el sistema bajo el cual existimos ahora tiene que cambiar radicalmente. Esto significa que vamos a tener que aprender a pensar en términos radicales. Utilizo el término radical en su significado original: llegar y comprender la causa raíz. Significa enfrentarse a un sistema que no se presta a tus necesidades e idear medios para cambiar ese sistema”. Ella Baker, 1969.

Ella Jo Baker fue la activista detrás de cada activista que probablemente conozcas del movimiento estadounidense de derechos civiles. Ella fue una de las personas a las que llamaba Martin Luther King Jr. cuando necesitaba un consejo; que Kwame Ture (Stokely Carmichael) contactó cuando necesitó ayuda para pensar en logísticas; y que la NAACP, SNCC y SCLC se coordinaron cuando planeaban marchas por el segregado Sur. La influencia de Baker en teorías de liberación y organización comunitaria han probablemente influenciado en muchos de los dominantes movimientos de protesta en el mundo en la actualidad, comenzando con Black Lives Matter. Sin embargo, incluso si estás en los EE. UU., es muy probable que nunca hayas oído hablar de ella.

La definición de Baker de la palabra “radical” es de suma importancia para los activistas africanos. Los movimientos progresistas que trabajan por sociedades más justas nunca han sido tan fuertemente bombardeados con causas. Solo en Kenia este año, ha habido una crisis policial desencadenada por duros cierres y una amenaza de cierre del campo de refugiados de Daadab. Una sequía ha devastado el norte, inundaciones han golpeado el oeste y la degradación ambiental ha empeorado en medio de desacertados proyectos de infraestructura. El presidente ha admitido que cada día se pierden, a causa de la corrupción, al menos 2.000 millones de chelines (200 millones de dólares) incluso mientras el tesoro sigue pidiendo prestado a nivel internacional, lo que convierte a esta generación de kenianos en la más endeudada de la historia. Levántate y camina cien pasos en cualquier dirección y encontrarás algo por lo que valga la pena protestar. Y esto es incluso antes de que te sitúes como panafricano y empieces a pensar internacionalmente.

Las demandas a activistas que buscan la justicia social nunca han sido mayores, aunque parece que cada vez hay menos personas que se unen a la causa. Parte del desafío es que regímenes autoritarios han hecho un tremendo trabajo difamando la etiqueta de "activista" para que muchas personas, de todas clases, géneros y edades, no estén dispuestas a identificarse como tales. Activistas a favor de la democracia son habitualmente etiquetados como "traidores financiados con fondos extranjeros" porque la idea de poner en riesgo la propia vida al servicio del bien común es incompatible con la lógica neoliberal de acumulación y auto conservación. Como tuiteó una vez la activista pro democracia togolesa Farida Nabourema, “cuando eres activista, las personas contra las que luchas lucharán contra ti [y] las personas por las que luchas lucharán también contra ti".

Creo que esto se debe en parte al triunfo del neoliberalismo en la esfera pública en muchos países africanos. Sin una fuerte narrativa compensatoria de comunitarismo, y en el contexto de desigualdad y la ilusión de escasez, estamos presenciando algunas de las más crudas expresiones de auto conservación. La corrupción, el etnonacionalismo e incluso el patriarcado son múltiples caras del mismo mal central: la idea de que la supervivencia y la prosperidad del individuo son más importantes que las del colectivo. Vivimos en sistemas económicos y sociales que nos dicen que nadie va a velar por nuestros intereses individuales excepto nosotros mismos, y el instinto competitivo que se desata premia la política de identidad y la acumulación como una forma de asegurarse de que somos los únicos que sobreviven. Para los activistas, esto dificulta la movilización de personas para que tomen acciones colectivas y los riesgos necesarios para que los movimientos funcionen.

Otro desafío central que enfrentan los activistas africanos modernos es que estamos luchando por nombrar al enemigo. Durante el colonialismo, el enemigo era visible y estaba siempre presente. Esto facilitó la división del trabajo en varios movimientos, todos unidos por el objetivo general de acabar con la colonización. Pero después de la independencia, nuestra incompleta descolonización ha creado una confusa situación en la que restos clave del pasado se despolitizan deliberadamente, los opresores han adoptado el lenguaje de liberación y los problemas centrales contra los que deberíamos organizarnos están ocultos bajo una terminología cada vez más nebulosa. Se supone que debemos luchar por el “desarrollo” sin nombrar las instituciones políticas que se interponen en su camino. Se supone que debemos luchar contra la "desigualdad" y luchar por la riqueza, pero no por la justicia.

Y así, creamos organizaciones de derechos de las mujeres que no usarán las palabras "patriarcado" o incluso "feminismo". Asistimos a demandas por el fin de la brutalidad policial que no reconocen que la lógica del estado carcelario es proteger a los ricos de los pobres y preservar los sistemas de alienación que mantienen separados a esos dos grupos.

Vivimos en sociedades en las que se nos dice que nos concentremos en maximizar nuestra riqueza individual en lugar de eliminar los obstáculos para el bienestar colectivo. Estamos constantemente en tensión unos con otros y en desacuerdo con el entorno natural porque la lógica de esta versión de “desarrollo” es consumo, acumulación y competencia.

Como resultado, tratar de obtener una educación política como persona laica puede ser confuso. ¿Trata el feminismo neoliberal de emancipación o explotación? ¿Somos personas o productos? ¿Deberíamos trabajar con la policía u organizarnos para un mundo sin ellos? ¿Cómo reconcilias la historia de un presidente luchando contra la tiranía y la opresión con su presente como tirano y opresor? ¿Deberías confiar en un activista financiado por organizaciones internacionales que buscan despolitizar las luchas políticas?

Movimientos de independencia que una vez proporcionaron gran parte de la educación política en África no solo han sido cooptados, sino que son los principales opresores de africanos en la actualidad. Conocen las palabras correctas pero las privan de su significado. Un presidente puede detener a sus críticos indefinidamente y participar en una corrupción generalizada, y aun así declararse a sí mismo en voz alta un libertador y ridiculizar las demandas de responsabilidad económica como la tiranía del "monopolista capital blanco". La cómoda relación entre estos opresores y gobiernos extranjeros, que solo ven a África como un lugar donde se puede hacer dinero en vez de un lugar donde la gente vive y ama, solo agrava el desafío para activistas. Para añadir a la formulación de Nabourema: no solo tienes que luchar contra la gente contra la que luchas y luchar contra la gente por la que luchas; también tienes que luchar contra los gobiernos que están apoyando a las personas contra las que estás luchando.

La carga y, por extensión, la salud mental y física de quienes se levantan y hablan es mayor que nunca. Luc Nkulula, de 33 años, fundador del grupo congoleño LUCHA, uno de los movimientos juveniles más electrizantes del continente en la actualidad, murió calcinado en su casa. Durante las elecciones de 2017 en Kenia, activistas de primera línea fueron a menudo objeto de represalias por parte de figuras políticas, solo por conectarse on line y descubrir que la brutalidad policial era negada por influyentes personas pagadas y una esfera pública demasiado centrada en la supervivencia individual como para prestar atención.

Una solución para los activistas africanos radica en las palabras de Baker. Tenemos que llegar a la raíz del problema. Para mí, eso comienza con una educación política, tanto para los activistas como para las comunidades con las que trabajamos. La gente tendrá que dirigir al menos parte de su energía de protesta hacia la comprensión, nombrar y definir los desafíos que enfrentamos no como un trabajo académico abstracto sino como un diálogo concreto dentro de nuestras comunidades.

Tenemos que replantear la educación para alejarnos de sistemas formales y libros, y pensar en redes y tener conversaciones. Necesitamos hacer de nuestras demandas de transformación una extensión orgánica de la forma en que vivimos y nos movemos por el mundo.

Es fácil descartar la educación como parte del trabajo que hace un activista, pero sin ella nuestro activismo sigue siendo reaccionario. Y activismo reaccionario significa que el poder aún establece los términos del compromiso: ellos lideran, nosotros seguimos.

Revivir una tradición de educación política que incluye círculos de toma de conciencia, aprendizaje y des aprendizaje de cara al público, y pensar más allá de la crisis del momento hacia el tipo de futuro que queremos tener es un paso importante para recuperar el activismo de la forma en que ha sido deliberadamente socavado por el poder.

Los activistas, además, no pueden asumir que la gente sabe las cosas que ellos saben: debemos estar dispuestos a enseñar. El éxito de Black Lives Matter al reformular debates sobre derechos y la justicia— no solo para los afroamericanos sino para las comunidades negras de todo el mundo— no fue un cambio de la noche a la mañana. Surgió a través de muchos años de aprendizaje, enseñando y construyendo, que culminó en una sostenida protesta que ahora está encontrando su camino hacia el poder. Así es como sucede el cambio social: un proceso, no un evento.

Entonces, para llegar a la raíz del problema, comenzamos con las preguntas correctas, mirando más allá del desafío inmediato y pensando en cómo comunicarlo al público y con él. Al menos en Nairobi, grupos como el Centro de Justicia Social Mathare y la Coalición de Defensores de Derechos Humanos de Base han estado haciendo este trabajo, incluso cuando la mayoritaria sociedad civil se queda atrás. ¿Qué conecta los desafíos del neocolonialismo, la corrupción, la pobreza, el conflicto y cualquier otra cosa que se interponga en el camino de los africanos para vivir libres? ¿Qué tiene este sistema que se interpone en el camino para que obtengamos lo que necesitamos y cómo lo cambiamos? Este es el trabajo detrás del trabajo en el que Ella Jo Baker fue tan notablemente buena, y eso debe suceder para que el trabajo pueda tener éxito.

Nanjala Nyabola

*Activismo radical en África es una serie especial sobre cómo las personas en todo el continente están respondiendo a la injusticia, imaginando futuros alternativos y movilizándose de manera transformadora. La serie reúne a destacados escritores, activistas y pensadores de todo el continente.

Fuente: African Arguments - Imagen: Wikimedia - Ella Baker

[CIDAF-UCM]


Artículos relacionados:

- Invertir en la juventud africana hoy para un mañana más brillante

- Secuestrar la verdad con la injusticia. Todo lo que me conviene ¡VALE!, por Lázaro Bustince

- La post-verdad por bandera en la política y economía, en África y en el mundo

- Cuestiones vitales para el siglo XXI: la dictadura digital y la calidad de vida

- Cuaderno marzo 2018. Líderes íntegros y comunidades responsables en África Subsahariana

- El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola

- Por una economía global justa

- Causas de las nuevas formas de esclavitud en África, por Lázaro Bustince

- Pobreza - Poder y Ética, por Lázaro Bustince Sola


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !