En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Reseña del Informe de Human Rights Watch sobre derechos humanos en República Democrática del Congo en 2021
...leer más...
“Congo hold-up”: ¿Un atraco en toda regla?
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Protestas por el aumento del precio de los combustibles en Uganda
...leer más...

La oposición angoleña pide diálogo para solucionar la crisis política del país
...leer más...

El pirómano del Parlamento sudafricano podría ser internado en un psiquiátrico
...leer más...

Balance de la covid-19 en Mozambique
...leer más...

PAPSS, el nuevo sistema de pago panafricano
...leer más...

Egipto envía paquetes de ayuda sanitaria a Sudán del Sur y Tanzania
...leer más...

El presidente de Zimbabue inicia sus vacaciones entre polémicas
...leer más...

Nueva ley en Zambia permite reunir a las parejas de funcionarios separadas por sus deberes laborales
...leer más...

Más de 5.000 funcionarios docentes de Senegal no cobran desde diciembre
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2022-01-1 / 2022-01-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

La delegación de Hamas accede a ir a Argelia para una iniciativa de diálogo nacional palestino
...leer más...

Egipto promete ayuda a los EAU tras el ataque a Abu Dhabi
...leer más...

Fallece Amon-Tanoh, sindicalista y político de Costa de Marfil
...leer más...

El presidente de Cabo Verde interviene en la Asamblea Nacional
...leer más...

El PMA se queda sin recursos para la región de Tigray
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
El empleo en África y en el mundo, por Lázaro Bustince
...leer más...
La música de un campamento de brujas en Ghana, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Túnez: ¿Qué revolución?, por Ramón Echeverría
...leer más...
Democracia en Uganda y en otras sociedades, por Lázaro Bustince
...leer más...
Alarma universal, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura >

Performando angoleñidad
11/01/2022 -

En la Angola contemporánea, la brecha entre el discurso público sobre cultura y la realidad sobre el terreno del sector de artes y cultura se está profundizando.

Todavía recuerdo el espectáculo de Matadidi bailando, vestido como James Brown, en la primera edición de FENACULT, el festival nacional de arte organizado por el Ministerio de Cultura de Angola en 1989, cuando tenía 8 años. Cautivado, vi la presentación por televisión, ya que mis padres no me permitían ir al evento. En mi memoria, en el show está interpretando la canción “Nkuwu” en su característico estilo de ostentoso baile funk acompañado por los sonidos de percusión congoleña.

Como parte del festival se movilizó a niños y jóvenes a los ensayos y, finalmente, a la actuación para la ceremonia de apertura. Esta movilización se logró a través de escuelas y la Organización Angoleña de Pioneros de (OPA, el grupo de jóvenes del partido gobernante MPLA). En ese tiempo las escuelas y la OPA estaban vinculadas entre sí. Todas formaban parte del mismo sistema socialista. La participación comunitaria de escuelas y padres —con todos los demás viendo en vivo por televisión— era el resultado del espíritu nacionalista de la época, un último esfuerzo del gobierno socialista antes de perder el aliento y acceder a la democracia multipartidista y al capitalismo de mercado.

Veinticinco años después, en 2014, el gobierno realizó una segunda edición de FENACULT. Esta vez el festival fue un intento de resucitar el sentimiento nacional roto por 27 años de guerra civil y desigual desarrollo en una economía rica en petróleo. En esta segunda edición ya no había niños, grupos escolares ni padres. En cambio, la ceremonia de apertura contó con 300 soldados desfilando junto a bailarines profesionales. El ostentoso uso de fondos del petróleo al servicio de una determinada definición de cultura nacional reemplazó el funk y la energía de la primera edición. En esta ocasión, FENACULT estaba compuesta de tres partes principales: una enorme exposición de artes plásticas angoleñas en una improvisada carpa erigida para la ocasión en la Baía de Luanda, un tren recorriendo el país con músicos y artistas y eventos culturales en todas las provincias.

En Luanda, el Ministerio de Cultura organizó tres simposios. El primero celebró la vida y los aportes a la cultura del primer presidente del país, Agostinho Neto, y el segundo hizo lo mismo con José Eduardo dos Santos, jefe de Estado desde la muerte de su antecesor en 1979. El tercero, denominado “Simposio sobre Cultura”, expuso paneles sobre temas como política cultural, globalización, museos y restitución e incluyó participantes de otros países africanos y de otros lugares. Presenté una conferencia en ese simposio que cuestionaba el papel del Estado en la cultura durante la historia contemporánea de Angola.

Hasta el final de la guerra civil en 2002, el Estado socialista había tenido un control sobre la cultura que inhibía la iniciativa privada y los mercados. En mi presentación sostenía que, en el futuro, el Estado debería asumir el papel de regulador en lugar de agente cultural. Esta cuestión de la relación del Estado con la cultura sigue siendo relevante- y sin resolver- en el panorama artístico angoleño hasta el día de hoy.

Sorprendido por la invitación al simposio, quise aprovechar la oportunidad para compartir mis ideas con el pequeño grupo de personas que influían y decidían la política cultural nacional. Como encargado independiente de una galería de arte en ese momento, estaba profundamente familiarizado con la escena de artes visuales y consciente del impacto que las políticas y el Estado tenían en el sector. Decidí abogar por una mejor estructura regulatoria que permitiera a este sector funcionar sin la directa intervención del Ministerio de Cultura. Más específicamente, abogué por retirar al Ministerio de un papel activo en la gestión de artes y eventos como el mismo en el que presentaba mi conferencia.

El simposio, que tenía un aire muy oficial, tuvo lugar en el auditorio del Palacio de Justicia frente a un público compuesto en su mayoría por jóvenes universitarios. En aquel tiempo el palacio era un edificio reciente en el barrio de Cidade Alta, a unos 200 metros del Ministerio de Defensa y a 500 metros de la residencia oficial del presidente en lo alto de la colina. Este es el barrio más antiguo y oficial de la ciudad, con edificios rosados y blancos y calles limpias, un lugar donde, a diferencia del resto de la ciudad, no verás restos de basura ni baches. En este contexto, la recepción de mi presentación no fue sorprendente: las respuestas iban desde el desacuerdo hasta la conmoción ante la noción de no tener al Estado en el control de cultura. En Angola, la cultura es el campo de batalla de la nación, más política que cultural, así que sacar al Estado de eso sonaba a ofensa.

Mucho había cambiado en Angola en el cuarto de siglo transcurrido entre las dos ediciones de FENACULT. La segunda iteración tuvo lugar 12 años después del final de la guerra civil y siete años después de la primera Trienal de Luanda, un evento que involucró el modelo de la internacional bienal de arte y que había comenzado a inscribir a Angola en el globalizado mundo de arte contemporáneo. Sin embargo, las narrativas oficiales sobre FENACULT y su propósito, propagadas por los medios estatales, parecían inalteradas. El diario Jornal de Angola informó sobre la conclusión del evento proclamando al país “una Angola más fuerte con FENACULT”. Durante el festival, la ministra de Cultura de la época, Rosa Cruz e Silva, afirmó que FENACULT exhibía “Angoleñidad” al mundo. No era solo la narrativa de prensa, que era lo mismo, sino también el contenido y el formato, con el énfasis en grandes ceremonias en estadios y simposios celebrando las contribuciones culturales de los líderes políticos de Angola.

En 1989 Angola estaba sumida en una guerra civil. El espíritu socialista del gobernante Movimiento Popular para la Liberación de Angola (MPLA) no se había aún adaptado a los nuevos tiempos. Lo que ya se sentía como anticuados eslóganes y una cultura nacional impuesta por el Estado representaba una política dinámica o autonomía para el sector cultural. FENACULT, y la política cultural en general, cumplió la función ideológica de fortalecer una "cultura popular" que redujo la brecha entre la clase dominante y el proletariado. En 2014, por el contrario, Angola estaba en paz, inundada de ingresos petroleros que, gracias a una gestión opaca y un artificialmente manipulado tipo de cambio fueron distribuidos de manera extremadamente desigual, creando una gran división de clases. Sin embargo, aquí nuevamente tocó a la cultura servir como pegamento para la unidad y la paz. En ambos casos, la cultura tuvo que trabajar para las políticas.

Desde la independencia, la concepción oficial de nacionalidad Angoleña se ha basado en la afirmación de una población unificada en todo el territorio del país. El himno nacional declara: "Un pueblo, una nación". Un lema de la era de la independencia proclama: "De Cabinda a Cunene, Angola es un país". La cultura, a su vez, ha asumido un papel auxiliar o instrumental de esta idea de unidad. Sin embargo, el espacio fijo atribuido a la nación oculta una ansiedad: la nación no es estable, sino que corre el riesgo de guerra o diferencia política. Ambas versiones de FENACULT presentaron al liderazgo del partido MPLA como central para la historia nacional y para la unidad cultural. Incluso cuando el Estado proclamaba la diversidad del país, simultáneamente borraba cualquier referencia a distintas historias políticas regionales y étnicas.

Con el fin de la guerra civil y el consiguiente boom petrolero se produjeron cambios en la economía cultural de Angola, que, separada al principio, se integraba gradualmente en las globalizadas economías del sector artístico internacional. Entre otras innovaciones, un creciente número de coleccionistas locales comenzó a invertir en el trabajo de artistas locales. Ya en2007 había surgido un nuevo lugar y vehículo para pensar en la cultura en la formación social en Angola en la forma de la Trienal de Luanda, cuyo objetivo era crear un movimiento para las artes visuales en el país.

Después de su primera edición, la Trienal de Luanda celebró dos ediciones más, en 2010 y 2013. El formato cambió después de la tercera edición para centrarse más en las artes escénicas y la música, asumiendo un programa anual. En el proceso, introdujo nuevos debates sobre nación y cultura. Se convirtió en una práctica global centrada en singulares artistas contemporáneos, un enfoque en marcado contraste con pronunciamientos sobre lo que constituía arte y cultura Angoleños.

Esto provocó respuestas no esperadas. La reacción del pueblo cokwe a una serie de vallas publicitarias exhibidas en todo Luanda en 2006 que utilizaban imágenes de Pinturas da Lunda, un libro del etnógrafo colonial portugués José Redinha, fue un ejemplo de esta tensión. Estas vallas publicitarias impugnaban la narrativa de la nación como un solo pueblo y una sola historia y reclamaban una historia particular para el pueblo cokwe. En respuesta a las representaciones estallaron protestas en el interior de Angola; mientras tanto, la prensa oficial intentaba silenciarlas. Este episodio puso al descubierto la ausencia de otras narrativas más allá de las coloniales historias costeras de asimilación y criollos tan queridas por el poder estatal.

La Trienal de Luanda y sus repercusiones pintaron un panorama cultural en el país mucho más complejo y vivo que el “Tren de la Cultura” promovido por el Ministerio de Cultura en FENACULT 2014. De hecho, la exhibición organizada en 2014 no consiguió mostrar el crecimiento del sector de artes visuales y su creciente presencia internacional. Un gran ejemplo de esta expansión es la concesión del premio León de Oro en la Bienal de Venecia 2013 para el pabellón de Angola, que no fue organizada por el Estado sino por Paula Nascimento y Stefano Pansera (Beyond Entropy Ltd), y que presentó las obras fotográficas del artista Edson Chagas. Como resultado, lejos de reunir la producción cultural nacional, FENACULT 2014, presentó, en cambio, una división en la escena de artes visuales. La división no fue solo conceptual sino que alineó a los productores culturales en dos grupos distintos. Por un lado estaba la Unión Nacional de Artistas Plásticos, el sindicato nacional de artistas plásticos y un vestigio de los días de partido único en Angola. Por otro lado estaba un grupo de jóvenes artistas que reivindicaba el derecho a participar críticamente con la historia del país y las políticas narrativas del país, explorando temas más allá de nación e identidad.

Hoy en día, se profundiza la brecha entre el discurso público sobre cultura y la realidad sobre el terreno del sector de las artes y la cultura. El primero ha estado produciendo una construcción de la cultura de arriba hacia abajo, mientras que el segundo se ha estado creando, involucrándose social y políticamente, con los muchos temas polémicos del país, no solo en las artes visuales sino también en la música, el cine y el teatro. El Estado propaga aún un concepto estático de “angoleñidad” y asume la posición de custodio de sus valores intrínsecos, manteniendo y legislando una visión de cultura como vehículo de tales ideales. Sin embargo, la escena contemporánea del arte se asemeja más a una instalación del artista angoleño Paulo Kapela: un collage que navega por significados de nación junto con cuestiones de cultura nacional, historia y cosmologías tradicionales.

Suzana Sousa

* Suzana Sousa es una compañera de la redacción de Africa Is a Country. Esta publicación forma parte del trabajo de nuestra clase 2020-2021 de becarios AIAC (financiado por la Fundación Shuttleworth. Siddhartha Mitter es el coordinador de tutoría. Mentores: Aida Alami, Benoît Challand, Grieve Chelwa, Sean Jacobs, Marissa Moorman, Sisonke Msimang, Anjali Kamat y Bhakti Shringarpure).

Fuente: Suzana Sousa - Africa Is a Country

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[CIDAF-UCM]


Artículos relacionados:

- El registro electoral en el extranjero comienza en enero

- La “radicalización” política de Angola

- Lourenço promulga Ley de Elecciones Generales de Angola

- Africanía, 4-11-21: Analizamos la reforma del cuerpo legislativo que rige las elecciones en Angola junto a Virgilio Samakuva, representante en España de UNITA

- Solicitud en el Parlamento para destinar más fondos a la educación preescolar en Angola

- El Gobierno de Angola aprueba una bajada del IVA

- João Lourenço anuncia la construcción de hospitales generales en cinco provincias de Angola

- El Gobierno de Angola informa estar preparando el censo electoral en el exterior

- Angola y España refuerzan los lazos políticos y económicos

- Polémica por el gasto del presidente de Angola en su viaje a la ONU

- Dos Santos regresa a Angola

- Promulgada en Angola la Ley de Reforma del Registro Electoral

- Opositores protestan en Angola por el cambio de la ley electoral

- El presidente de Angola nombra nuevo ministro de Economía

- Angola espera pasar de déficit a superávit presupuestario del 2,6 % este año

- Africana nº 206: Angola: Sombras y esperanza

- ACNUR estima que hay alrededor de 56.000 refugiados en Angola

- Angola lanza el “Proyecto Escuelas de Referencia” para mejorar la calidad de la educación

- UNITA aboga por el fortalecimiento de los programas sociales en Angola

- Aumenta el riesgo de inseguridad alimentaria en Angola debido a la invasión de langostas

- Angola endurece las medidas contra la covid-19

- Pedro Sánchez visita Angola

- Afreximbank invertirá 1.300 millones de dólares en proyectos en Angola

- UNITA denuncia la violación sistemática y antidemocrática de los derechos en Angola

- Sobre la masacre de 21 ciudadanos acaecida en Cafunfo, Comunicado de UNITA

- La policia de Angola mata a siete persona al reprimir una manifestación

- Comunicado de UNITA por el diálogo en Angola

- Africanía, 23-11-20: Hablamos sobre las protestas sociales en Angola en demanda mayor calidad de vida, empleo y elecciones locales, que costado la vida a un manifestante, varios heridos y cientos de detenidos, con el activista conocido como Golungo Alto, Augusto Macedo

- Angola celebra el 45º aniversario de su Independencia

- Un muerto y varios heridos durante las protestas antigubernamentales en Angola

- UNITA analiza las cuestiones de Angola y del partido

- Covid-19 y educación en Angola

- La policía arresta a 100 personas por manifestaciones antigubernamentales en Angola

- Representante de Angola ante la ONU advierte de retrocesos en la igualdad de género debido a la covid-19

- Reino Unido busca profundizar las relaciones de cooperación bilateral con Angola

- El presidente de Angola felicita a China

- El FMI aprueba la entrega de mil millones de dólares a Angola como ayuda económica frente a la Covid-19

- Angola reabrirá los colegios en octubre

- Cooperación y desarrollo bilateral entre Angola e India

- Los médicos angoleños se manifiestan contra la brutalidad policial

- El arzobispo de Luanda cuestiona los límites puestos a la iglesia para la reapertura de los templos

- La vida en Angola despues de la COVID-19 no será la misma

- Las compañías inmobiliarias están en riesgo de quiebra en Angola

- Campaña en Angola contra la imagen del presidente de UNITA

- Más de 500.000 euros para infraestructuras en cuatro municipios de Angola

- El ministro del Interior de Angola pide dinamismo contra el crimen organizado

- Angola podría prescindir del acuerdo con los Congos sobre el establecimiento de la libre circulación de personas y bienes

- #LuandaLeaks revela la extensa red de corrupción presente en Angola

- La mujer más rica de África usa Twitter para exculparse

- Isabel dos Santos acusa al presidente angoleño de tratar de neutralizarla políticamente

- José Eduardo dos Santos pierde la presidencia del partido gobernante en Angola

- El nuevo presidente de Angola comienza a moverse rápido

- El Código de Valores de Angola actualizará las multas

- Inmunización contra la poliomielitis en diez provincias de Angola

- Dos muertos por inhalación de substancias tóxicas en Angola

- La próxima cumbre de la ACP será en Angola

- Angola y Cuba rubrican varios acuerdos con el objetivo de aumentar la cooperación

- Angola presenta en Lisboa proyectos energéticos para inversiones

- Angola busca inversores en el Forum de Energía de África

- Angola asumió el Comité de la ONU sobre Seguridad en África Central

- El Presidente de Angola João Lourenço hace balance de sus 100 primeros días de gobierno

- João Lourenço impone su poder en Angola

- El nuevo presidente de Angola desmantela el imperio de dos Santos

- Isabel dos Santos critica "despidos masivos" tras su salida de Sonangol

- Isabel dos Santos cesada como presidenta de Sonangol por el Presidente de Angola

- El nuevo Presidente de Angola Joao Lourenço aboga por la concordia y el diálogo con todos los partidos

- Más de un millón de personas han solicitado en los últimos cinco años residencia en Angola

- Operación "Viuda Negra" Angola deporta inmigrantes ilegales de la RD Congo

- Lucha contra la nacionalización ilegal de inmigrantes en Angola

- Angola ha expulsado a más de 122.000 extranjeros por inmigración ilegal en tres años

- Angola justifica la expulsión de inmigrantes por minería e inmigración ilegal


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !