Segundo reparto de África, por Lázaro Bustince

10/12/2021 | Bitácora africana

Las principales potencias mundiales, incluidas los EE. UU., China y Rusia, siguen disputándose la influencia militar, política y económica en África bajo pretextos de colaboración internacional.

Los recursos minerales, las tierras agrícolas y las ubicaciones estratégicas del continente lo han convertido en un lugar donde muchas naciones están deseosas de influir, con la complicidad de los gobiernos regionales.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Anthony Blinken, ha publicado recientemente la última estrategia estadounidense para África, pero ¿qué significa africa_satelite_espacio_universo_planeta_cc0-4.jpgtodo esto para el continente y su gente? Varios analistas, como Anne Soy y Christian Parkinson de la BBC África, lo analizan en diversos artículos.

En esta segunda ola de saqueo de los recursos petrolíferos, naturales y minerales de los países africanos desde la colonización lo realmente novedoso es que los movimientos sociales se están involucrando exigiendo justicia, sin dejarlo a los gobiernos.

También conviene destacar el surgimiento de nuevos «clientes» no tradicionales en la lucha por el control de los recursos por parte de algunas naciones no europeas, en particular algunos países asiáticos, liderados por China.

El meollo del problema de esta lucha radica en el hecho de que si bien la explotación de recursos por todas las partes interesadas podría ser beneficiosa para ambas partes, si se realiza correctamente, en realidad prevalece la ley del más fuerte, la corrupción, la degradación ambiental, la complicidad de los gobiernos locales y los abusos de los derechos humanos en las personas más vulnerables.

Por tanto, tres condiciones parecen necesarias para que este desarrollo de los recursos naturales y minerales de África sean beneficiosos para todos, particularmente para los ciudadanos del país africano:

  • La implicación activa de la sociedad civil en la toma de decisiones para los acuerdos internacionales de colaboración para el desarrollo sostenible.
  • Prioridad de los gobiernos africanos por el beneficio del propio país africano y el empleo de sus ciudadanos, por encima del beneficio económico de las empresas internacionales.
  • Garantizar mecanismos de transparencia y de justicia social y penal para evaluar el proceso.

El saneamiento progresivo para estos proyectos de explotación de los recursos africanos, por empresas internacionales o nacionales, no llegará de las manos de los gobiernos solamente, sino por la colaboración valiente y profesional de los movimientos sociales africanos, y cooperativas, particularmente de las mujeres y jóvenes africanos.

Lázaro Bustince

CIDAF-UCM

Autor

  • Bustince Sola, Lázaro

    Nacido en Izco (Navarra), en 1942, estudió filosofía en Pamplona (1961-1964). Hizo el noviciado en Gap – Grenoble (1964-1965), con los Misioneros de África (Padres Blancos). Estudió Teología en el instituto M.I.L. de Londres, (1965-1969), siendo ordenado sacerdote en Logroño, en los Padres Blancos en 1969. Comenzó su actividad misionera en África en 1969, siendo enviado a la diócesis de Hoima en Uganda, donde estuvo trabajando en la educación, desarrollo y formación de líderes durante nueve años. Luego vivió un periodo de trece años en diversas ciudades europeas, trabajando en la educación y capacitación de los jóvenes (Barcelona 1979-1983)) , en Irlanda como responsable de la formación de los candidatos polacos (1983-1985), y en Polonia donde fue Rector del Primer Ciclo de Filosofía Polaco (1985-1991), y se doctoró en Teología espiritual en Lublin, donde fue nombrado profesor de la misma Universidad Católica de Lublin (KUL), de dicha ciudad, en 1991. Regresó a Uganda en 1992, y fue elegido Provincial de los padres Blancos de Uganda hasta 1999. Durante este periodo, fue también presidente de la Asociación de Religiosas-os en Uganda (ARU), y pionero en la construcción del Centro Nacional de Formación Continua (USFC). Además inició la Comisión de Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JPIC) en 1994, trabajando en la formación de líderes en JPIC. En 2000 y 2004 cursó estudios sobre educación en Justicia, Paz, y Transformación de Conflictos, en Dublín. Desde su regreso a Uganda, fue pionero en la capacitación de agentes sociales en JPIC, y en el establecimiento del primer Consorcio de Educación Ética (JPIIJPC), lanzado por seis Congregaciones Misioneras, en 2006. Desde el inicio, y hasta junio 2011, ostentó el cargo de primer Director del Instituto. Al mismo tiempo fue profesor invitado de Ética en la Universidad de los Mártires de Uganda (UMU). En septiembre de 2011 fue nombrado director general de África Fundación Sur (AFS), organismo que dejó de existir en 2021. En la actualidad sigue trabajando por África al 100 % siendo, entre otras ocupaciones, editorialista en el CIDAF-UCM.

Más artículos de Bustince Sola, Lázaro