En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
África y Europa: Un Futuro Compartido, por José María Mella Márquez
...leer más...
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, por José María Mella Márquez
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...
Desarrollo humano e integración de África, por José María Mella Márquez
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Nueva cumbre Estados Unidos-África en Diciembre
...leer más...

La Unión de Trabajadores de Túnez apuesta por Saied
...leer más...

Costa de Marfil debate un proyecto de ley para legalizar la poligamia
...leer más...

Kenia sufre un descenso de sus exportaciones de té a Rusia
...leer más...

Nueva coalición civil contra el referéndum constitucional en Túnez
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2022-07-1 / 2022-07-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

La nueva constitución de Túnez suprimiría la independencia del poder judicial
...leer más...

Ha fallecido Jessie Duarte, una defensora de las mujeres y los oprimidos en Sudáfrica
...leer más...

El jefe del Comité constitucional tunecino condena el borrador del presidente
...leer más...

Chad fija para agosto la convocatoria de diálogo nacional
...leer más...

África subsahariana aportará más de la mitad del crecimiento de la población mundial en 2050
...leer más...

Angola llega a los 10.000 millones de dólares por ingresos brutos del petróleo
...leer más...

Protestas en Libia por los cortes de energía
...leer más...

La población mundial llegará a 8.000 millones en 2022
...leer más...

Cómo el Sur Global podría parar el cambio climático
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
La ética en los cargos públicos de Sudáfrica y del mundo, por Lázaro Bustince
...leer más...
La agricultura africana ante el desafío de la seguridad alimentaria, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Umqombothi, por Ramón Echeverría
...leer más...
The Wagner Group, los malotes de Putin, por Rafael Muñoz
...leer más...
Cómo alimentar a la población mundial sin agotar el agua dulce del planeta, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Malí se ha convertido en un Estado fallido con Ibrahim Boubacar Keïta
06/11/2017 -


La situación es absurda. Tras ser considerado “un Estado fuerte” durante el régimen socialista del Presidente Modibo Keita, Malí ha pasado a ser un Estado fallido con Ibrahim Boubacar Keïta.

A finales ya de la segunda década del siglo XXI, después de un cuarto de siglo esforzándose por construir la democracia, los Estados del Sahel se encuentran en una encrucijada y el mayor desafío para muchos de ellos parece ser la integridad territorial. El ejemplo más elocuente es el de Malí, un país ahora bajo la tutela de la comunidad internacional, con unas instituciones incapaces de controlar una parte importante de su propio territorio. El país que en otros tiempos fue considerado como un éxito en materia de democratización con el régimen de Modibo Keita (1915-1977), una de las figuras de la lucha por la emancipación y por una África progresista, es hoy, con Ibrahim Boubacar Keïta, la encarnación de lo que algunos llaman un Estado fallido, con un ejército incapaz de hacer frente a diversos grupos armados. Ciertamente, el país dispone todavía de las instituciones características de una democracia, es decir, de un presidente de la República elegido por sufragio universal, de una Asamblea Nacional en la que se sientan los representantes elegidos por el pueblo, de consejeros municipales elegidos, de una justicia oficialmente independiente, de una prensa libre y plural, de una pluralidad de partidos políticos y de una sociedad civil activa. Sin embargo, cabe preguntarse cuántos malienses todavía creen que el futuro de su país, y también en el suyo propio, depende de unas instituciones cuya existencia constituye, a pesar de todo lo que uno puede pensar de su eficiencia, una fuente legítima de orgullo.

De hecho, la supervivencia de estas instituciones en un contexto tan difícil como el de Malí, es una razón por la que mantener la esperanza; ya que no solo indica que hay logros que se han de defender, sino también la existencia de muchas cosas que quedan por conseguir para que la gente viva con dignidad. Cabe mencionar aquí la resistencia notable de la sociedad maliense que, mediante esfuerzos cotidianos, lucha por que el caos que reina en el norte no se extienda por todo el país. Todo ello sin perder de vista la fragilidad de esta resistencia popular de cara al futuro, en un contexto en el que las fuerzas centrífugas se aprovechan del descuido una camarilla gobernante profundamente corrupta e insensible a los sufrimientos de la población.

En 2017, los observadores críticos de la situación política maliense coinciden en señalar que cinco años después de la rápida incursión de los grupos armados yihadistas en el norte del país, las costumbres políticas no han evolucionado de forma positiva. El régimen del presidente Ibrahim Boubacar Keïta, que comenzó en agosto de 2013 con una elección que se considera creíble, es tan corrupto como los que le precedieron. La continuación de la guerra contra varios grupos armados, yihadistas o irredentistas, parece claramente una buena excusa para el Estado maliense de evadirse de su obligación de ofrecer los servicios públicos dignos de ese nombre a un pueblo que sufre. La seguridad del país se ha convertido en el propósito de los ejércitos extranjeros, mientras que el bienestar del pueblo es el de las ONG internacionales. Como resultado, el país ha quedado en manos de las ilusiones creadas por un régimen mediocre e insensible al sufrimiento de su población.

Fuente: Maliweb

[Traducción, Elvira Vara]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Es necesario que termine el régimen del presidente IBK en Malí

- Malí retrasa el referendum Constitucional

- No al proyecto de reforma constitucional en Malí: ¡ No saque tanto músculo ! (Carta abierta a IBK)

- Tariq Ramadan y la crisis de Mali

- Cumbre en Malí entre Francia y los paises del G -5 del Sahel

- El petróleo de Malí , ¿mito o relalidad?


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !