Funmi Iyanda produce una audaz película. Pero no lo llames un regreso

9/01/2020 | Opinión

En 2004, cuando Bisi Alimi tomó la radical decisión de aparecer en la televisión nacional, eligió hacerlo en la plataforma más importante de Nigeria, el programa diario matinal de televisión New Dawn, y con su influyente presentador Funmi Iyanda. [@Funmilola]

Era un país diferente en aquel entonces. Olusegun Obasanjo acababa de comenzar su segundo mandato como presidente. Bobrisky, una estrella transgénero de las redes sociales, no había, aún, encontrado la fama y forzó un debate nacional sobre género e identidad sexual. La Ley de prohibición de matrimonio entre personas del mismo sexo (SSMPA) se estaba redactando todavía. Ser gay era peligroso. Admitirlo públicamente, en la televisión en directo con transnmisión a millones de hogares, era un suicidio.

Alimi, a pesar de todo, lo hizo. Y no podría haber estado en mejores manos.

Primero, ningún otro presentador de televisión de horario estelar arriesgaría su carrera por tal historia. Iyanda ya tenía fama de contar historias subidas de tono y poco convencionales en un país ultrareligioso y conservador. En segundo lugar, ningún otro anfitrión hubiera tratado la historia con el cuidado y la sensibilidad que requería, y absolutamente sin juzgar.

Alimi, que buscó refugio en el Reino Unido después de sufrir persecución, confirmó unos años más tarde: “Quería que fuera Funmi Iyanda con quien hablara. Había visto New Dawn toda mi vida, y si había algún programa en la televisión nigeriana que estuviera preparado para esa conversación, era New Dawn”.

Para Iyanda, la decisión de celebrar la entrevista, a pesar de los riesgos para ambos, fue personal y profesional. Ella explica: “La seguridad del pájaro depende de la seguridad de la rama en la que anida. Encuentro aborrecible un mundo que limita cualquier forma del «otro». Todos somos uno y estamos conectados en el continuo de la vida. Puedo sentir íntimamente el dolor de los demás e incomodidad ante la injusticia, la violencia o el dolor de la misma manera que puedo sentir su alegría y satisfacción”.

14 años después, Iyanda, ahora de 48 años, está al frente de Walking With Shadows, una película adaptada de la novela de Jude Dibia sobre un hombre nigeriano gay cuya vida se desmorona cuando su esposa se entera de su sexualidad. Producida en colaboración con The Initiative for Equal Rights (TIERs) y dirigida por Aoife O’Kelly, Walking with Shadows, que se estrenó en el Festival de Cine de Londres en octubre, es una consideración tierna y magníficamente fotografiada sobre vivir una vida atrapada por sofocantes espectativas.

Iyanda evidencia su atracción por la novela de Dibia. «El tema de Walking with Shadows es la lucha universal por la estima personal y la aceptación a la que la mayoría de las personas pueden conectarse… Encontrar comprensión es navegar siempre en la oscuridad con el propósito de descubrir luz, ya que ambas se sientan a menudo una al lado de la otra».



Una estrella de televisión

Mientras New Dawn se emitia entre 2000 y 2008, Iyanda obtuvo la atención de la nación todas las mañanas. A medida que Nigeria giraba hacia un ritmo más esperanzador tras el regreso a la democracia en 1999, Iyanda observó una brecha en el espacio de los medios de comunicación para un programa de desayuno, político y de estilo de vida que interesaría a toda la familia, un escape de las numerosas plataformas que hablaban predominantemente a los hombres.

New Dawn fue un éxito instantáneo y permaneció siendo popular hasta el final. Al transmitirse en la red nacional, con el mayor alcance, Iyanda y su equipo recorrieron Nigeria a través de las principales noticias ofreciendo no solo reportajes sino también percepciones y análisis, especialmente desde un punto de vista femenino. New Dawn encontró también espacio para historias fuera de lo común de gente normal que hacen cosas que interpelan y arrastran.

Centrada en su electrica personalidad, energía ilimitada y contagiosas carcajadas, New Dawn era un soplo de aire fresco. Fusionó cultura, alta y baja, política, deportes, estilo de vida y entretenimiento en un adictivo paquete de tres horas (en los últimos dos años, se comprimió a una sola hora).

La única ventaja de Iyanda era su facilidad de contactar con la gente, haciendo hablar tanto a gobernadores como a gobernados. Estaba a gusto con el poder y la influencia, pero su audiencia supo siempre que ella tenía su respaldo.

Con el tiempo, sin embargo, el espectáculo pasó factura. Las horas eran largas, su horario agotador. Sus historias eran, a menudo, emocionalmente agotadoras, centrándose en cómo las instituciones habían fallado a los nigerianos comunes. El espectáculo tuvo también difícicultades de financiamiento y luchó para atraer publicidad. Después de ocho agotadores años, Iyanda, que llevaba tres funciones, como presentadora, escritora y productora, estaba cansada y dejó el programa.

Los indeseados encuentros con la censura podrían haber acelerado las cosas. Después del episodio de Alimi, Iyanda no pudo ser transmitida en directo y tuvo que rediseñar el formato del programa.

Iyanda repite sus motivaciones para caminar constantemente pisando la línea: “La represión es insostenible e inestable. Creo que la represión y la marginación de cualquier forma de «otro» es una limitación del capital humano y un desperdicio de los recursos de la tierra”.

Una prolífica narradora

No es probable que Iyanda regrese pronto a la televisión. De todas formas, no en el formato con el que alcanzó su fama. Ella observa: «El término TV es ahora en sí mismo fluido. La gente se obsesiona con formatos y plataformas. Yo tomo siempre primero la historia y pienso qué combinación de plataforma, forma, vehículo o formato será de mayor útilidad”.

En los últimos años, Iyanda ha estado experimentando con formatos, combinando al mismo tiempo lo personal con lo político. Ha realizado televisión (Talk with Funmi, PH stories, Lagos stories) trabajo teatral (Oya Chronicles) y contenido web (Ask Funmiç). Iyanda ha trabajado también en asociación con la Royal African Society para ofrecer la serie How To Fix Nigeria, una bien informada serie de eventos que buscaba respuestas como también preguntas. Con Walking with Shadows, que tuvo su estreno en Nigeria en noviembre, ahora puede también añadir a sus créditos el de productora de una gran película.

En el pasado, Iyanda equiparó su urgencia y enfoque y adicción al trabajo con los temores de morir joven, como su madre que dejó su hogar, nunca regresó y se cree que murió en un incendio. Pero en estos días, dice que su impulso proviene de una inmensa energía productiva que exige ser canalizada adecuadamente. El trabajo para ella siempre ha sido más una consecuencia de la vida que de una serie de objetivos a cumplir. Lo aclara: “Nunca he tenido grandes sueños, metas o señales de exito. No hago cosas para llegar a ser. Soy. Entonces hago cosas para expresar y contribuir. Seguiré haciéndolo hasta que me vaya de esta tierra”.

A pesar de la visibilidad y consistencia de su producción en la última década, Iyanda dice que constantemente se le pregunta qué ha estado haciendo desde New Dawn. Iyanda, que vive entre Londres y Lagos, tiene una teoría que podría explicar este anhelo: «La gente sólo quiere que vuelva a hacer New Dawn y nada más». Y continúa: «O no creen en la evidencia de sus ojos porque no han sido condicionados para esperar una salida tranquila con logros, ni han sido entrenados para reconocer y conceder una matizada interpretación o dar valor al trabajo de una mente no dirigida, irreligiosa, mujer, africana, no occidentalizada, sin ansiedad social”.

Iyanda no tiene arrepentimientos. Ella considera tales reflexiones un lujo que existe sólo en un universo alternativo. Reconoce que tanto ella como Bisi Alimi sufrieron a causa de la entrevista de 2004. «Él más que yo», escribió una vez.

Pero mirando hacia atrás en su carrera, considera que el trabajo de su vida está totalmente libre de amargura: “Mi debilidad es la incapacidad existencial de ignorar lo que considero verdad, justo o necesario. No siempre disfruté, pero también hubo muchos momentos buenos».

Wilfred Okiche

Fuente: African Arguments

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

Zambia busca la expulsión del embajador estadounidense por su apoyo al colectivo LGTBI

Redada contra un bar ’gay-friendly’ en Uganda

Uganda niega la pena de muerte para los homosexuales

El gobierno de Uganda presiona para imponer la Pena de muerte para los homosexuales

Actitudes hacia el género y la diversidad sexual: cambiando tendencias globales

La Justicia de Género en África: Tradición y modernidad, por Lázaro Bustince

Argelia primer país en tolerancia a la homosexualidad en África del Norte

São Vicente acoge el Mindelo Pride 2019

Botsuana ha despenalizado oficialmente la homosexualidad

Botsuana se pronuncia sobre la despenalización de la homosexualidad

El Tribunal Supremo de Kenia rechaza la petición de legalizar el sexo homosexual

La homosexualidad podría dejar de ser ilegal en Kenia

África LGBTI en castellano

Human Rights Watch denuncia la criminalización de la comunidad LGBT en Malaui

Un vistazo a las leyes antihomosexualidad en África

La homosexualidad en África, un persistente tabú

El Parlamento de Seychelles vota para despenalizar la homosexualidad

Ley Anti homosexualidad, Uganda contrata una empresa estadounidense para mejorar su imagen

Las asociaciones LGBT de Cabo Verde lanzan una petición a favor del matrimonio homosexual

Matrimonio homosexual: «Cualquier preocupación de los caboverdianos debe estar en la agenda de cualquier Gobierno»

«Dios maldecirá Ghana si legalizamos el matrimonio homosexual», avisa un pastor católico

El Parlamento de Seychelles vota para despenalizar la homosexualidad

Día del orgullo gay en Mindelo (Cabo Verde)

El gobierno de Tanzania advierte que arrestará a quién proteja a los homosexuales

El mayor reto para la LGBT es ser aceptada por la sociedad caboverdiana dice Clementina Furtado

Rueda de Prensa de la Fundación Triángulo sobre la situación de la LGBT en África y en el mundo

Un vistazo a las leyes antihomosexualidad en África

La homosexualidad en África, un persistente tabú


Algunos de los programas de radio de «Africanía», realizados por África Fundación Sur más recientes dedicados a la realidad LGBTI en África:

Africanía, 19-03-18: Hablamos con Khadija Afkir, de la asociación Kif Kif, sobre la realidad de personas bereberes LGBTI

Africanía, 11-12-17: Charlamos en “Africanía” con Aramis Evora, de Cabo verde, presidente de la asociación EU Mais África, una organización de apoyo y defensa de los derechos de lesbianas, gays, bisexuales y transexuales africanos que residen en Portugal

Africanía, 11-04-16: Hablamos con Aramis Evora, presidente de la asociación EU Mais África sobre la situación en que se encuentra el colectivo LTBG africano en Portugal, y la existencia de un racismo subyacente en el colectivo europeo. También repasamos la situación de los LGBT en Cabo Verde y el conjunto de África y su necesidad de estructurarse alrededor de organismos con mayor capacidad

Africanía, 11-05-15: Hablamos de la defensa de los derechos LGTBIQ y de los programas para la prevención del SIDA y de Salud sexual con George Reginald Freeman, fundador de la organización Pride Equality que trabaja para la promoción de la comprensión y respeto de los derechos humanos del colectivo africano LGBTIQ en África y en Europa

Africanía, 22-12-14: Segunda parte del díptico dedicado a analizar la situación del colectivo de Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGBTI) en África del Norte y la homofobia de Estado. Charlamos con Bard, miembro de la Asociación Tunecina por la Justicia y la Igualdad de Túnez y con Alfredo Pazmiño, Presidente de la Fundación Triángulo Canarias y promotor del Mindelo Pride en Cabo Verde

Africanía, 15-12-14: Analizamos la situación del colectivo de Lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGBTI) en África del Norte y la homofobia de Estado. Charlamos con Bard, miembro de la Asociación Tunecina por la Justicia y la Igualdad de Túnez y con Alfredo Pazmiño, Presidente de la Fundación Triángulo Canarias y promotor del Mindelo Pride en Cabo Verde

Africanía, 9-06-14: Charlamos sobre homosexualidad en África y lo hacemos acompañados de Kenza Benzidan y Alfredo Pazmiño. Kenza es una activista marroquí perteneciente al colectivo Aswat (voces). Con ella charlamos especialmente sobre la situación de las personas LGBTI en Marruecos

* La Fundación Sur lleva informando de forma comprometida sobre la realidad LGBTI en África desde 1979.

Autores

Más artículos de webmaster
Elecciones inminentes en Eswatini

Elecciones inminentes en Eswatini

El próximo viernes 29 de septiembre se celebrarán elecciones parlamentarias en el Reino de Esuatini, la última monarquía absoluta en África. Los...