En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe sobre la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028)
...leer más...
La trampa ruandesa, nuevamente
...leer más...
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Sudán en estado de emergencia
...leer más...

El primer ministro sudanés bajo arresto domiciliario
...leer más...

Benín ha aprobado una ley sobre el aborto
...leer más...

El presidente de Sudáfrica lanza una advertencia a los yihadistas de Mozambique
...leer más...

Kenia pide al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas que termine con el intercambio ilegal de recursos naturales
...leer más...

El nuevo plan de la OMS para prevenir el acoso sexual
...leer más...

Tanzania aún más cerca del gas natural
...leer más...

Marruecos y Turquía estrechan lazos militares
...leer más...

El presidente de Kenia da por finalizado el toque de queda
...leer más...

Togo recibe al presidente de Turquía en su visita oficial
...leer más...

Sudáfrica rechaza la vacuna rusa Sputnik por temores respecto al VIH
...leer más...

Foro para la consolidación de la paz en la Cuenca del Lago Chad
...leer más...

La escritora mozambiqueña Paulina Chiziane gana el premio Camões 2021
...leer más...

Ruanda y Luxemburgo firman un acuerdo financiero
...leer más...

El Gobierno de Angola informa estar preparando el censo electoral en el exterior
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Caminos hacia la Modernidad
...leer más...
Lo que oculta el régimen de Ruanda, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Única solución: gran pacto mundial sobre la habitabilidad de la Tierra, por Federico Mayor Zaragoza
...leer más...
La carga y significado que tienen los proverbios Africanos, por Irene Sánchez
...leer más...
Papeles de pandora: La gran lección que debieran aprender los pueblos, por Benjamín Forcano
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

El Desmantelamiento nuclear en Sudáfrica
25/03/2019 -

En 1989, Frederik Willem de Klerk sucedió a Pieter Willem Botha como presidente del estado y especialmente desde febrero de 1990 se produjeron cambios notables, no solo en Sudáfrica, sino también en la política exterior del país. La estrategia nacional fue inmediatamente abortada, la aceptación de Sudáfrica en la comunidad internacional después de años de aislamiento, los cambios internos que se estaban produciendo y los cambios globales que se iniciaron al final de la Guerra Fría requirieron una extensa revisión y adaptación de la política exterior sudafricana.

Si bien la percepción que Sudáfrica tiene de sí misma y de su entorno siempre ha desempeñado un papel central en la formulación de su política exterior, el proceso de reincorporarse a la comunidad internacional y el subsiguiente estado emergente de Sudáfrica como potencia media otorgó aún más credibilidad al rol de la percepción.

La percepción juega un papel importante en la formulación de la política exterior, pero va más allá de lo que el poder medio imagina como su propio papel internacional, ya que es igualmente importante entender cómo el poder intermedio percibe el entorno internacional y sus oportunidades y peligros. En este contexto, es importante tener en cuenta que la política exterior se deriva de la capacidad de un estado para actuar y su disposición a aprovechar oportunidades particulares. Sin embargo, la capacidad de un estado para actuar no deriva simplemente de sus recursos materiales, sino de su relación con todos los aspectos de su entorno, tanto tangibles como intangibles.

La nueva política exterior sudafricana debía prever una mayor regionalización en la política mundial, así como la creciente importancia del multilateralismo en los asuntos mundiales. Esta política exterior, que también fue la política exterior de Sudáfrica durante su transición, se basó en dos pilares: la búsqueda de una solución política a los problemas internos de Sudáfrica para satisfacer a la comunidad internacional y garantizar su apoyo y la revitalización de la economía. Simultáneamente, surgieron nuevas prioridades en términos de la política de Sudáfrica, a saber, las relaciones con África y África del Sur en particular; en segundo lugar, la expansión y consolidación de la posición de sudáfrica en otras regiones, como Europa occidental y oriental; y en tercer lugar, la expansión de las relaciones de Sudáfrica con las Naciones Unidas (ONU) y otras organizaciones multilaterales intergubernamentales como la Unión Europea (UE).

La política exterior del país también se vio influenciada en esta etapa por factores como las necesidades económicas y de desarrollo de Sudáfrica y la limitación inherente de la posición de Sudáfrica como país de rango medio. Podría deducirse que esta política exterior de transición trató de encontrar un equilibrio entre los procesos internos de reforma política del país y el resurgimiento de Sudáfrica como miembro de la comunidad internacional de estados, un factor positivo.

Por supuesto, la titularidad de De Klerk también tuvo un impacto en el programa de armas nucleares de Sudáfrica, ya que su función como representante ejecutivo del estado serviría como una extensión de la función del estado para proteger los intereses de los diversos grupos que representaba, así como la función del estado como instrumento de control social, aunque en una dispensación transformadora. Se dio cuenta del programa cuando se desempeñó como Ministro de Asuntos de Minerales y Energía a principios de los años ochenta y como tal, presidió la Corporación de Energía Atómica (AEC) y sus proyectos. En su autobiografía, El último camino: Un nuevo comienzo, De Klerk declara que tenía poco entusiasmo por el programa y lo consideró como un gasto masivo que nunca se habría considerado si no hubiera sido por el aislamiento y la confrontación cada vez mayores de Sudáfrica con la comunidad internacional. Para estas fechas, sin embargo, el programa ya había alcanzado el “punto de no retorno”. Tras su designación como Ministro de Asuntos Internos en 1982, posteriormente perdió el rastro del programa, ya que nunca se discutió en el Gabinete o el Consejo de Seguridad del Estado (SSC), pero se manejó sobre una base estricta de "necesidad de saber". Solo se involucró directamente en el programa nuevamente cuando asumió la presidencia.

Sudáfrica tenía una agenda de entregas de alrededor de 6 armas nucleares cuando De Klerk asumió el cargo, pero decidió abortar el programa y desmantelar todos los dispositivos nucleares. La decisión fue el resultado de principalmente tres factores: Él nuevo presidente de estado causó una impresión favorable. En contraste con su antecesor, que a menudo asumía una actitud agresiva. El colapso de la URSS y la caída del comunismo, significó que las amenazas de la Guerra Fría que estimularon el programa de armas nucleares disminuyera; y, por último, los cambios políticos, como el regreso de los grupos contra el apartheid que se produjeron en Sudáfrica.

Fuente: sahistory

[Edición y traducción, J Martin]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Sudáfrica ratifica el tratado de armas antinucleares

- El futuro de los reactores nucleares en Sudáfrica

- Shalom Africa: Israel y Sudáfrica; las amistades peligrosas (segunda parte)

- El impacto de la Segunda Guerra Mundial en Sudáfrica

- Sudáfrica: del apartheid al neoliberalismo

- El Congreso Nacional Africano: el apogeo y la trágica decadencia de un movimiento revolucionario

- ¿Cómo explicar la persistencia de la desigualdad entre los negros y los blancos en Sudáfrica?

- Cientos de miles de africanos combatieron en la II Guerra Mundial, superando el eurocentrismo de la historia

- La cooperación de Japón en África Subsahariana

- Apartheid: los fantasmas del pasado están vivos en el presente

- La guerra en África: el imperialismo de US y la crisis económica mundial


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios