En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Burundi
...leer más...
Informe sobre la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Atentado contra el presidente del Parlamento de Esuatini
...leer más...

El escándalo terminológico del gobernador del Banco de Sierra Leona
...leer más...

24ª Conferencia de los Mercados Financieros Africanos
...leer más...

el Fondo Monetario Internacional concede 24 millones de dólares a Liberia
...leer más...

La presidencia de la República Democrática del Congo desmiente cualquier rumor de malas relaciones con la Iglesia católica
...leer más...

Fuerzas de RD Congo y Uganda realizan ataques conjuntos contra los rebeldes de la ADF
...leer más...

El Congreso Nacional Africano perdió en Pretoria y Johannesburgo
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-11-16 / 2021-11-30), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El Día Internacional del SIDA/VIH dispara las alarmas en Kenia
...leer más...

Un accidente de barco en Nigeria provoca la pérdida de 29 vidas
...leer más...

Suspendidos todos los vuelos de pasajeros a Marruecos durante las próximas dos semanas
...leer más...

Marhe Wandou, activista camerunesa por los derechos de las mujeres y las niñas, recibe el Premio Right Livelihood 2021
...leer más...

Etiopía prohíbe a los medios de comunicación cubrir las operaciones militares
...leer más...

Políticos y líderes tradicionales se unen en Burkina Faso contra el terrorismo
...leer más...

Conferencia de los Hombres de África sobre la Masculinidad Positiva
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Federico Mayor Zaragoza

Federico Mayor Zaragoza nació en Barcelona, en 1934. Doctor en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid (1958), en 1963 fue Catedrático de Bioquímica de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Granada y en 1968 llegó a ser Rector de esta institución, cargo que desempeñó hasta 1972. Al año siguiente fue nombrado catedrático en la Universidad Autónoma de Madrid.

Cofundador en 1974 del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, de la Universidad Autónoma de Madrid y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, entre otras responsabilidades, el Profesor Mayor ha desempeñado los cargos de Subsecretario de Educación y Ciencia del Gobierno español (1974-1975), Diputado al Parlamento Español (1977-78), Consejero del Presidente del Gobierno (1977-78), Ministro de Educación y Ciencia (1981-82) y Diputado al Parlamento Europeo (1987).

En 1978 pasó a ocupar el cargo de Director General Adjunto de la UNESCO y, en 1987, fue elegido Director General de dicha Organización, siendo reelegido en 1993 para su segundo mandato. En 1999, decide no presentarse a un tercer mandato y, a su regreso a España, crea la Fundación para una Cultura de Paz. Preside el Consejo Científico de la Fundación Ramón Areces.

Además de sus numerosas publicaciones científicas, ha publicado cuatro poemarios y varios libros de ensayos. Es miembro de una treintena de academias de las ciencias y asociaciones de todo el mundo y Doctor Honoris Causa de varias universidades.

Ver más artículos del autor


Única solución: gran pacto mundial sobre la habitabilidad de la Tierra, por Federico Mayor Zaragoza

21 de octubre de 2021.

Todo depende del dolor con que se mire

Mario Benedetti

Titulares de los periódicos de los últimos días como los siguientes ponen de relieve la situación realmente extrema a la que se está llegando:

Ecocidio, crimen internacional...”. “La presión ciudadana sobre gobiernos y empresas debe espolear un acuerdo en la Cumbre de Glasgow que evite el suicido climático…”. “Futuro peligroso: el informe de la ONU urge a actuar ya para evitar el peor escenario climático…”. “Fuego extremo: los incendios devastadores que se propagan por California, Siberia o Grecia son ejemplo del impacto del cambio climático…

Y en este escenario tan sombrío resulta incomprensible e intolerable e la noticia de que el multimillonario Branson “viaja a la puerta del espacio” con su propia nave… ¡en competencia con Bezos, de Amazon, olvidándose irresponsablemente ambos billonarios, de sus deberes apremiantes!

La seguridad en la época de los robots y los drones –nuevos ”señores de la guerra en el cielo”- debe, más que nunca, revestirse de valores humanos esenciales y hacerse cargo de las nuevas exigencias de la seguridad humana.

Después de años de gobernanza neoliberal por grupos plutocráticos (G-6,G-7,G-8,G-20) la brecha social se ha ampliado, se ha marginado el multilateralismo democrático, y el Estado -Nación, aún asociado en débiles estructuras a escala regional, languidece con una ciudadanía progresivamente eclipsada por la tecnología digital, que le da voz y al mismo tiempo la silencia y desorienta, poniendo de manifiesto, con las reflexiones propias del confinamiento por la pandemia, la precaria situación de los medios de atención sanitaria, la privatización, incrementada en los últimos años, de los centros de educación y de salud, los efectos sociales de la deslocalización productiva y el lamentable resultado de la excesiva concentración en el turismo de las actividades económicas.

Por si los argumentos ecológicos no bastaran, los recientes acontecimientos en Afganistán constituyen un auténtico aldabonazo… ¡Resulta que después de veinte años de gobernanza “mixta”, al irse los Estados Unidos sin asegurar un bien preparado programa de sustitución, siguen los talibanes y la heroína siendo los irresponsables dueños de un país que ve de nuevo comprometido su futuro por no haber intervenido a tiempo el multilateralismo democrático!

La amenaza a la seguridad, agravada por la potencial irreversibilidad de algunos de los procesos, que representa el incumplimiento de la Agenda 2030 ha incrementado el abatimiento y desazón de la juventud, que se había movilizado con loables sentimientos de corresponsabilidad por el cambio climático y la igualdad de género. De nuevo se ha prestado poca atención a sus requerimientos, a sus peticiones, a sus reflexiones propiciadas por la COVID-19.

Cuando se ha escuchado a los jóvenes no ha sido, en general, para procurar atenderles sino para contestarles y contradecirles… La única respuesta que debe ahora ofrecérseles para pavimentar una nueva era, es un cambio radical en seguridad, invirtiendo considerables recursos humanos, económicos y técnicos en alimentación, educación, salud, ecología....y, muy en particular, “humanizar” los servicios de atención y de información, poniendo personas donde hoy hay sólo tecnología, y prestando gran atención psicológica a todas las edades y, muy especialmente, a los más jóvenes y ancianos. Para ello puede contarse, gracias a la longevidad, con un tesoro muy poco utilizado: la experiencia de tantos jubilados que representan un considerable acopio de remedios.

Las actuales epidemias son “sinérgicas” y comportan factores sociales. Afectan a la salud -hambre, obesidad, cambio climático- en los diferentes contextos socio-económicos, políticos, ecológicos.... Su tratamiento no puede ser exclusivamente biomédico. Tiene muy importantes facetas educativas, sociales, mediáticas... que no pueden desatenderse. La COVID-19 ha desplazado la atención médica debida a enfermedades profundamente extendidas y de morbi-mortalidad considerable, y afectado la salud mental y emocional de la población.

Muchos comportamientos irresponsables también de personas mayores, algunas de ellas políticos, que pretenden, por ejemplo, que los “derechos humanos” les autoricen a atentar contra la salud de sus prójimos (!), requieren que se definan con gran precisión los contornos de la libertad y del delito. Delito de salud... A los bárbaros que realizan “fiestas ilegales", de las que resultan nuevos brotes de contagio, debería hacérseles ver que están actuando en contra de los derechos humanos de aquellos que pueden, a veces muy gravemente, por su culpa, padecer la enfermedad.

Libertad, toda. Violencia, ninguna. La rapidez informativa de la redes sociales debe compensarse con mensajes veraces capaces de aclarar muchos conceptos y noticias que fortalezcan la reflexión personal, la “autonomía“… Se está generalizando el descontento, la rebeldía, en muchos países que disfrutan, en general, de una prosperidad considerable... ¿Qué sucede? ¿Por qué no se aceptan las recomendaciones de los científicos y expertos? En primer lugar, seguramente, por las adaptaciones interesadas que algunos gobernantes introducen.... Pero en el panorama actual se observa, a escala global, un desasosiego generalizado, una confusa reacción popular que debe analizarse y tenerse muy en cuenta. ¿Cómo se explica que en países como Francia se manifieste un profundo descontento social? ¿Y qué sucede en varios países de América Latina, especialmente en los más afectados por el paso de los “mercaderes”? ¿Por qué proliferan los antisistema cuando lo que necesitan es, precisamente, establecer un buen sistema?

Ahora hay más “señales” visibles globalmente que inducen a no malversar esta nueva ocasión… Pero, para ello, lo primero es cambiar nosotros mismos, ciudadanos del mundo, que no debemos depositar nuestra confianza en los algoritmos, sino en las facultades distintivas de la especie humana y compadecer, compartir, convivir… desvivirnos para hacer realidad, pensando en nuestros descendientes y todos los niños del mundo, este porvenir que no puede demorarse, que tiene fecha, por primera vez en la historia, de caducidad.

Sí: hasta ahora todo se basaba en los medios de disuasión, de eliminación del enemigo: quien tenía más soldados, más armas, más fusiles, más cañones, más bombarderos, más acorazados, más cohetes de largo alcance… era el vencedor. Terminada una contienda, se iniciaba la preparación de la siguiente. Y así se ha llegado a la situación actual, en la que los grandes consorcios productores de sofisticadas armas junto a los gigantes de la tecnología digital, son los dueños del mundo. De la cultura de guerra a la cultura de paz. De la fuerza a la palabra. De la confrontación a la mediación. Hasta hace poco tiempo, poder absoluto masculino. El pasado, desoído, acallado. O “los pueblos” conscientes de que estamos a un paso del abismo reaccionan y ponen en práctica en todo el mundo y en el marco del multilateralismo democrático de la ONU, los Acuerdos de París y la Agenda 2030 o la humanidad en su conjunto sufriría, en algunos aspectos de forma irreversible, las consecuencias de la propia calidad de vida sobre la Tierra.

Irreversible deterioro ambiental, muertos de hambre y pobreza extrema, incendios y otras catástrofes, emigrantes... Estos son los objetivos que ahora, por un acuerdo unánime a escala mundial, conscientes de que se trata de una responsabilidad generacional que a todos concierne, deben abordarse de forma impostergable.

Glasgow es la última oportunidad. Todas las Declaraciones de las “Cumbres”, las resoluciones de las Naciones Unidas, Manifiestos del Club de Roma y de las múltiples instituciones que favorecen un nuevo concepto de seguridad y una cultura de paz, han sido desoídos por una gobernanza plutocrática que no sólo ha actuado irresponsablemente frente a las generaciones venideras sino que, con un gran despliegue mediático, ha convertido a una ciudadanía por primera vez en la historia capaz de expresarse libremente, en silenciosa espectadora de lo que acontece, cuando no comparte sus planteamientos o lo hace de forma fanática siguiendo sus desvaríos.

Nada puede esperarse ya de los países más ricos de la Tierra al timón del destino común. El proceso de emancipación cívica ya no se detendrá. El gran desafío a la vez personal y colectivo es cambiar de modelo de vida. El mundo entra en una nueva era. Insisto en que el poder ciudadano deberá situar entre sus primeras reivindicaciones el desarme nuclear inmediato. Se trató de otro gran pacto global promovido por un colosal clamor de la ciudadanía mundial.

Hay que pasar de tener a ser. De “más” a mejor, de la “abundancia asimétrica” a la sobriedad voluntaria y compartida. Debemos actuar resueltamente, sin nuevos aplazamientos, sobre todo cuando se trata de procesos potencialmente irreversibles.

Ha llegado el momento impostergable de actuar todos a una: es con este convencimiento que, para celebrar el 75 aniversario de las Naciones Unidas y de la UNESCO, hemos preparado –la Federación Española de Asociaciones, Centros y Clubes de la UNESCO (FECU), la Fundación Cultura de Paz y el Instituto DEMOSPAZ de la Universidad Autónoma de Madrid, y la Comisión Nacional Española de Cooperación de la UNESCO- una gran jornada titulada “La sociedad, pilar fundamental hacia la paz”, sobre el deber irrenunciable de todos, sea cual sea su condición, ideología, creencia…, teniendo bien presentes a las generaciones venideras, contando para ello con el apoyo de entidades como el International Peace Bureau, la World Academy of Art and Science, la Universidad de la Paz de las Naciones Unidas, AIPAZ, European Center for Peace and Development, Global Movement for a Culture of Peace…

La nueva era no aguardará a que la humanidad esté preparada para hacer frente a las amenazas globales. Corresponde a la humanidad anticiparse y actuar en consecuencia. Hoy los seres humanos ya son capaces de promover grandes clamores a escala mundial en el marco de un multilateralismo democrático que permita una economía basada en el conocimiento y un desarrollo humano global y sostenible, mediante el cumplimiento de los ODS. Que nadie diga que es imposible. La gran responsabilidad hoy en día de todos los seres humanos es demostrar a las generaciones venideras que supieron estar a la altura de sus asombrosas facultades intelectuales.

Federico Mayor Zaragoza @FMayorZaragoza



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !