En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe sobre la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028)
...leer más...
La trampa ruandesa, nuevamente
...leer más...
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
FESPACO 2021: Los amantes del cine africano se reúnen en Ouagadougou
...leer más...

El presidente de Ruanda pide una renovación de las herramientas internacionales para luchar contra la inseguridad política
...leer más...

RD Congo quiere crear una nueva aerolínea nacional
...leer más...

El Gobierno de Zimbabue deja sin sueldo a los funcionarios que no estén vacunados
...leer más...

Una ONG sudafricana utiliza plásticos no reutilizables para hacer escritorios escolares
...leer más...

La UE anuncia intenciones de aplicar sanciones en Etiopía
...leer más...

La RD Congo denuncia nuevas incursiones del ejercito ruandés
...leer más...

Enfrentamiento en la frontera entre los ejércitos de RD Congo y de Ruanda
...leer más...

La delegación de ECOWAS visita Malí para asegurar las elecciones
...leer más...

Somalia recuerda su particular 11-S entre renovados temores de nuevos ataques
...leer más...

El Presidente de Sierra Leona defiende su visita a Guinea
...leer más...

Los líderes de Egipto, Grecia y Chipre se reúnen
...leer más...

Gabón crea nuevas zonas económicas en el país para impulsar su economía
...leer más...

El conflicto en Mozambique provoca el aumento de abusos en menores de edad
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-10-01 / 2021-10-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Africaye

Africaye es un blog dedicado a entender África Subsahariana a través de las Ciencias Sociales. Hay mayoría de sociólogos, pero también tenemos politólogos, economistas o historiadores. La carencia de espacio que África tiene en los medios de comunicación provoca que sólo se informe de noticias puntuales y que, por tanto, se corra el riesgo de que los hechos aislados narren el discurrir del continente. En Africaye creemos que existe la necesidad de contextualizar la realidad africana más allá de la noticia puntual. Y que esta contextualización no tiene que ser sólo para expertos, sino para cualquier persona a la que le interese lo que pasa al Sur del Sahara.

La actualidad está presente en Africaye, pero no nos dejamos guiar sola y exclusivamente por ella. Intentamos explicar fenómenos y procesos africanos que nos parecen importantes, más allá de la relevancia mediática.

Quizás te preguntes qué significa Africaye y en qué lengua. Es amhárico, la lengua que se habla en Etiopía, y significa África mía. Los que aquí colaboramos, en definitiva, compartimos el África que nosotros vemos, a la que tenemos cariño porque la hemos estudiado o porque nos preocupamos y nos informamos sobre ella. Sólo la nuestra. Porque sabemos que abarcarla toda es una tarea inasumible. Hay tantas Áfricas como tantas Europas, tantas Américas y tantas Asias. Hay tantas Áfricas, como africanos y africanas somos. Africaye está permanentemente abierto a colaboraciones de otras personas que compartan nuestra idea.

@AfricayeOrg

Ver más artículos del autor


Freixa , Omer Nahum

Historiador y escritor argentino. Profesor y licenciado por la Universidad de Buenos Aires. Africanista, su línea de investigación son las temáticas afro en el Río de la Plata e historia de África central.

Interesado en los conflictos mundiales contemporáneos. Magíster en Diversidad Cultural con especialización en estudios afroamericanos por la Universidad Nacional Tres de Febrero (UNTREF).

Ver más artículos del autor


Sudán del Sur y Sudán: derrotero de años bélicos, por Omer Freixa

22 de julio de 2021.

Cuando el gigante de la NBA Manute Bol se hizo muy conocido entre la década de 1980 y la siguiente, destacado por su insólita altura dentro de la historia de la liga, el país de este sursudanés aún no existía, pues estaba integrado al Sudán del cual buscaba la autodeterminación, desde la descolonización sudanesa, en 1956. Bol no fue testigo de la independencia sursudanesa al fallecer poco más de un año antes, pues el 9 de julio de 2011 su nación vio la luz.

Seguramente el hombre que asombró por sus 2,31 metros de altura y por derivada capacidad taponadora hubiera estado muy feliz al conocer la independencia, pues desde su compromiso por el activismo y de ser un promotor de la ayuda humanitaria, se fue involucrando en la causa de la autodeterminación de su patria hasta convertirse en una figura muy conocida. Pero ese ambiente tan impregnado por el optimismo, de ver el fruto de una lucha de más de medio siglo, pronto se echaría a perder cuando en diciembre de 2013 el país ingresó en guerra civil.

Un sur discriminado

La entrada en este nuevo panorama agravó las condiciones precarias preexistentes, en parte producto de dos guerras civiles (libradas entre 1955-1972 y 1983-2005), explicadas por el predominio del norte, de mayoría árabe e islámica, sobre un sur marginado y explotado, entre cristiano y de religiones tradicionales, pauta de un país étnicamente diverso. Puede afirmarse que desde 1956 Sudán naciera enfermo a partir de ese desequilibrio que incidió en la marginación del pedido de autodeterminación sureño y, en contrapartida, la imposición del árabe y de la religión islámica, junto al dominio general del norte.

La esperanza sursudanesa en cuanto a la independencia fue fluctuante. Tuvo sus mejores momentos, como a finales de la década de 1960, con el ascenso de Gaafar al-Numeiri, quien puso término a la primera guerra civil en 1972. La paz duraría apenas un poco más de una década, pero acompañada por una creciente deriva autoritaria e islamista. Esas esperanzas iniciales quedaron truncas cuando en 1983 dicho gobernante tomó medidas en contra de la autonomía del territorio del sur, dividido en tres unidades administrativas con gobernadores electos por él Se omitía así el proceso habilitado por la asamblea regional, hasta concluir en la abolición de la región autónoma de Sudán del Sur. El estallido de una nueva guerra dañó al gobierno y precipitó su caída.

Luego de algunas administraciones que intentaron desmantelar el legado del caído y su dimensión represiva, los esfuerzos se vieron inútiles al asumir una junta de militar que inició una etapa de mandato caracterizada por el islamismo y la yihad represiva, de la mano de Omar al-Bashir y su mentor, Hassan al-Turabi. Desde mediados de 1989 sería el comienzo de una dictadura de treinta años que recrudeció los pesares de los pueblos del sur, en base a una situación crítica que Jartum aprovechó para explotar legitimando más la represión y echando en cara que los problemas sursudaneses se debían a conflictos internos y no a la política discriminatoria del norte.

Junto a la oposición septentrional, se iba haciendo fuerte el Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán (SPLM/A, por su sigla en inglés), surgido en los albores de la segunda guerra civil como facción combatiente del movimiento político que hoy integra la constelación de partidos sursudaneses. John Garang fue su líder más prominente, hasta su muerte, ocurrida en 2005 en un accidente aéreo.

Bashir, unificando el poder y al partido gobernante, impulsó la aniquilación del SPLM/A y de cualquier disidencia sureña. En general, la deriva islamista convirtió al país en un Estado paria y en santuario para el yihadismo internacional. Por su parte, en la ciudad natal de Garang, Bor, se produjo una de las peores masacres de la guerra alentada por la división étnica nuer-dinka, en 1991, de la cual volvería a hablarse varios años después.

Entre la paz y una nueva (pero repetida) guerra civil

El alejamiento de Turabi del gobierno dejó a Bashir solo pero pronto este halló un nuevo aliado: el petróleo. Desde fines de los 90 el crudo garantizó la continuidad de la dictadura ya sin su principal ideólogo. Sin embargo, las ganancias generadas por la nueva renta no incidieron en mejoras generales sino en el refuerzo del gasto en defensa y seguridad, así como el ingreso sudanés en la OPEP y el principal soporte de la guerra, pasando a ser el principal recurso económico. Ese mismo potencial fue el que a Jartum le sirvió para lidiar con el conflicto en Darfur, reconocido más tarde como el primer genocidio del siglo XXI.

Mientras tanto, en el sur se aprestaban los preparativos de paz para finalizar la segunda guerra civil de la mano de la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo (IGAD, por su sigla en inglés, organismo con competencia en África Oriental) el cual ya había mediado con anterioridad, aunque sin demasiado éxito.

Diversas negociaciones desde 2002 hasta principios de 2005 concluyeron con la firma del acuerdo de paz el 9 de enero de 2005, aunque no definitivo en materia de relaciones entre el norte y el sur, y que dejó varios puntos indeterminados eje de conflictos persistentes entre ambos. Desde ya, no todos los grupos acataron este compromiso, como en Kordofán Sur y en Nilo Azul. Garang fue elegido vicepresidente del gobierno de unidad surgido, si bien él presionó por la secesión sureña.

Por su parte, la marcha de los asuntos en Darfur tensionó las difíciles relaciones entre el gobierno y el SPLM/A. El sur presionaba por la libertad. Tras un período transitorio dispuesto por el acuerdo de paz de principios de 2005, este fue sucedido por la convocatoria del referéndum celebrado entre el 9 y el 15 de enero de 2011 que hizo posible la independencia y el nacimiento de la República de Sudán del Sur. Más del 98% de la población votó en favor de la separaciónhttps://www.rtve.es/noticias/201102....

Desde el 9 de julio de 2011 ambos Estados se enfrentaron por la disputa fronteriza en Abyei, entre otros motivos, varios basados en la puja por el petróleo. La situación en Darfur no amainó y en el nuevo país en 2011 surgieron grupos armados y contrarios a la política de Salva Kiir, críticos de la corrupción del partido gobernante y del predominio de la etnia dinka por sobre otras. Durante buena parte del 2013 Kiir trató de acercarse a la oposición, aceptando sus términos algunas facciones y otras no. Su vicepresidente, Riek Machar, de extracción étnica nuer, fue apartado del gobierno debido a reformas adoptadas. En diciembre de ese año se produjo un golpe y Machar, quien fundó su movimiento armado, el Ejército Popular de Liberación de Sudán en la Oposición (SPLA/IO, en inglés), de mayoría nuer, fue acusado y perseguido por ello.

En agosto de 2015 se llegó a un acuerdo que, no obstante, quedó trunco por choques en 2016. Hubo que esperar hasta 2018, al firmar las partes beligerantes un acuerdo de paz en septiembre, llevado a la práctica en febrero de 2020, anunciando un gobierno de reconciliación nacional y ciertos compromisos que aún deben cumplirse, como la sanción de una Constitución definitiva que habilite el llamado a elecciones.

Si bien Sudán del Sur tiene potencial agrícola, gracias a tantos años de conflicto el territorio atraviesa hace tiempo una dura crisis humanitaria con 7 de sus 11 millones de habitantes con hambre, el 60% de la población, y la recurrencia de choques intercomunitarios producto de las falencias más básicas. A nivel hambruna, es la nación del mundo que más lo ha sufrido debido a su corta existencia y el conflicto la convirtió en la peor crisis de refugiados africana, en 2016. Poco parece haber cambiado: es la cuarta nación del mundo en ese aspecto, con más de 2 millones de sursudaneses en países vecinos.



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios