En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El héroe de "Hotel Ruanda" espera su sentencia
...leer más...

La crisis entre el presidente y el primer ministro de Somalia continua
...leer más...

Las iglesias se convierten en campos de batalla política en Kenia
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU vuelve a pedir una solución para el GERD
...leer más...

Etiopía suspende la actividad de Médicos Sin Fronteras en gran parte del país
...leer más...

380.000 desplazados en Sudán del Sur por las inundaciones y la violencia
...leer más...

África quiere comprar sus propias vacunas, no esperar donaciones
...leer más...

Victoria de la democracia en Marruecos
...leer más...

La Ecowas sanciona a líderes de Guinea y Malí
...leer más...

La junta militar de Guinea comienza una ronda de consultas nacionales
...leer más...

Etiopía enviará 5 millones de cartas a Joe Biden
...leer más...

Las remesas descienden en África por la pandemia
...leer más...

Asesinado un opositor al presidente de Ruanda
...leer más...

Sudáfrica abre la puerta al pasaporte COVID
...leer más...

Túnez continúa sin gobierno
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Álvaro Iradier. Itziar Inza y Beatriz Leal: ”Afrikaldia. Festival Vasco de Cines Africanos”, por Roge Blasco
...leer más...
África innova para frenar el fraude de identidad, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sembène y la revuelta de la dignidad, por Carlos Bajo
...leer más...
Gambia: lenta y aparente salida del autoritarismo, por Omer Freixa
...leer más...
Los guineanos en el 3 de agosto, Dios y la vida eterna, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Refugiados ruandeses en Uganda obligados a volver a su país a punta de pistola
16/07/2010 -

Uganda ha comenzado a deportar “por la fuerza” a cientos de ruandeses de dos campos de refugiados del sur del país, a punta de pistola, según los testigos, provocando que la Agencia para los Refugiados de la ONU haya hecho un llamamiento para que se suspenda esta operación.

Ambos países han intentado durante mucho tiempo que los refugiados ruandeses se vayan de Uganda, quienes a su vez dicen que no se sienten seguros en casa.

Tarsis Kabwegyere, el ministro ugandés a cargo de prevención de desastres y refugiados, dice que la operación, que empezó el 14 de julio, está dirigida contra los inmigrantes ilegales “Que no tiene razón para quedarse aquí”.

“no tenían documentación y unos 1.700 han sido enviados de vuelta a sus países”, añadió.

“La UNHCR lo sabe. No se estaba haciendo en secreto, el gobierno de Ruanda nos proporciona transporte, comida y agua. Sólo han llevado a la gente a su país. Ellos son responsables de sus ciudadanos”.
Pero UNHCR se ha distanciado de la operación.

“Nosotros no tenemos nada que ver”, declaró el representante residente de UNHCR en Uganda, Kai Nielsen, el 15 de julio. Es un acuerdo bilateral entre los dos gobiernos de Uganda y Ruanda. Hemos pedido al gobierno ugandés que suspenda la operación de la policía que está teniendo lugar en los campos de refugiados de Nakivale y Kyaka, sin la implicación de la UNHCR, para forzar a los ruandeses a volver a su país.

“no se da ni una oportunidad justa”

“Mientras que respetamos el derechos del gobierno a tomar medidas con las personas a las que se haya denegado el asilo, después de haber agotado el proceso de apelaciones, estamos muy preocupados porque algunos de los deportados a Ruanda no se les dio una oportunidad justa para que sus solicitudes de asilo fueran examinadas. Ninguna repatriación forzosa constituye una violación de las leyes de asilo, tanto internacionales como ugandesas.”

La Iniciativa de Derechos de los Refugiados Internacional y un proyecto de ley para los refugiados condenaron la operación, diciendo que viola la constitución de Uganda, y porque las familias supuestamente estaban siendo separadas, el estatuto de los niños y la convención de los derechos de los niños.

Nielsen dijo: “la policía acordonó el campo. Nos han dicho que los refugiados estaban siendo reunidos para hablarles de los resultados de sus procesos de apelación de asilo, mientras que a otros les dijeron que iban a recibir raciones de alimentos”. “En lugar de eso, fueron rodeados y metidos en camiones que estaban esperando, que los llevaron hacia Ruanda”, han sido repatriados entre 1.000 y 2.000.

Engañados

Un líder de la comunidad ruandés entre los refugiados en el campo de Juru A, uno de los asentamientos en Nakivale, predominantemente ocupado por ruandeses, dijo a IRIN por teléfono: “Cuando nos llamaron los oficiales del campo, el 14 de julio, pensamos que era para una reunión, pero cuando llegamos allí nos encontramos a la policía y los comandantes del campo además de alrededor de 12 camiones”.

“La situación era muy mala, nos retuvieron a punta de pistola mientras la policía y los comandantes ataban a la gente las manos y la obligaban a subir a los camiones, se disparaba contra aquellos que escapaban. Creo que varias personas resultaron heridas en el caos”, explicó el líder de la comunidad.

También contó que algunos que se resistían a ser metidos en los camiones fueron golpeados.

“Ahora mismo hay muy pocos ruandeses en el campo de Nakivale. Muchos han huido a la selva o se han mezclado en la comunidad que les acoge. Los que quedan son niños en su mayoría y los ancianos que no pueden correr”, aseguró el líder de la comunidad. “Me han dicho que los que han huido a la selva están en muy malas condiciones”.

Otra refugiada ruandesa en Nakivale, dijo: “se llevaron a muchos de mis vecinos ayer; yo estoy demasiado mayor para correr o para volver a Ruanda ¿Qué va a ser de mi? Me preocupa mi nieto del que cuido, está en el instituto. Temo que puedan cogerle y obligarle a ir a Ruanda, a pesar de que él nació aquí. Mi hijo, su padre, está muerto, él no conoce otro hogar ¿Qué va a ser de nosotros?”.

(IRIN, 16-07-10)


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios