En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Ecowas sanciona a líderes de Guinea y Malí
...leer más...

La junta militar de Guinea comienza una ronda de consultas nacionales
...leer más...

Etiopía enviará 5 millones de cartas a Joe Biden
...leer más...

Las remesas descienden en África por la pandemia
...leer más...

Asesinado un opositor al presidente de Ruanda
...leer más...

Sudáfrica abre la puerta al pasaporte COVID
...leer más...

Túnez continúa sin gobierno
...leer más...

Kituyi cesó en sus funciones de presidente de la UNCTAD para presentarse a las elecciones en Kenia
...leer más...

La Gran Presa etíope en el punto de mira después de las inundaciones en Sudán
...leer más...

Varios civiles muertos en un nuevo ataque suicida en Somalia
...leer más...

Angola solicita visados para el Registro Electoral en el extranjero
...leer más...

La posible entrada de Israel como observador de la UA divide al continente
...leer más...

Tanzania nombra su primera ministra de Defensa
...leer más...

Dos Santos regresa a Angola
...leer más...

Nigeria se enfrenta a uno de sus peores brotes de cólera
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
África innova para frenar el fraude de identidad, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sembène y la revuelta de la dignidad, por Carlos Bajo
...leer más...
Gambia: lenta y aparente salida del autoritarismo, por Omer Freixa
...leer más...
Los guineanos en el 3 de agosto, Dios y la vida eterna, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Cinco gritos en torno al paro nacional Colombia 2021, por CEPSAFRO
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

Mujeres en Etiopía, el difícil camino de la emancipación
09/01/2017 -

Más allá de la desigualdad de género los movimientos feministas deben luchar también contra las tradiciones ancestrales.

Un Toyota se abre camino a golpes de claxon por las calles de Addis Abeba. En el interior, cinco mujeres conversan. "Mi hermana se fue a estudiar a India y me dice que es horrible lo que pasa ahí”. Violaciones en grupo en el autobús, ¿lo sabíais? "La conductora añade, agarrando el volante, pero lo mismo pasa aquí, ¿no os acordáis del año pasado? "Otra continúa en amárico salpicado con palabras en inglés: ¡no sólo el año pasado!”. El Toyota, finalmente, se detiene ante un portal en una calle de la capital.

Las miembros del círculo feminista Setaweet * se reúnen en un centro de acogida para mujeres víctimas de la violencia doméstica. Es la víspera del año nuevo etíope, mes de septiembre, según el calendario local. En el patio, café cocido en las brasas y equipo de música. Algunas chicas parecen tan jóvenes que no sabemos si son hijas de una mujer violada o si ellas mismas han sufrido ese terrible ultraje.

Pomi y sus cofrades de Setaweet visitan regularmente a estas mujeres que, después de una tragedia, tratan de reconstruirse. Pomi se ríe en voz alta y empieza a bailar. Después comienza a hablar con las víctimas. Alguna no quiere contar su historia o explicar por qué el hijo que lleva en brazos tiene sólo 10 años menos que ella. Pero estamos en navidades y todo el mundo prefiere olvidar el pasado aunque sólo sea durante 24 horas. Los dulces desaparecen rápidamente. Se enciende una hoguera en el patio. Pensativa, Pomi se aparta. "Cuando conté que iba a empezar a venir aquí, ¿sabe Ud. que me dijeron? Esas mujeres, deberían volver con sus maridos e ir a prepararles la comida para la fiesta. Por supuesto, para que las maten ...

Este "santuario" de Awsad**, como se le apoda, tiene sólo 50 camas. En este momento alberga a 120 mujeres y niños. Es necesario poner algunos colchones en el suelo. "Es muy duro tener que decir: lo siento está lleno", suspira Maria Mounir Youssouf, la fundadora del lugar. El pelo teñido con henna, envuelta en un gran chaleco de punto, la anciana abogada vela por sus protegidas. La dirección del refugio, abierto en 2003, se mantiene en secreto no sólo con el fin de evitar posibles venganzas, sino también para regular las nuevas llegadas. "No hacemos publicidad. Incluso la policía que redirige a las mujeres a nosotros, las lleva a nuestra oficina. Tenemos cuatro centros en el país, pero es tan poco en comparación con las necesidades. ¡Tan poco!"

Costura, peluquería y taekwondo

En el refugio, las mujeres reciben prioritariamente tratamiento médico y psicológico. "Las que vienen aquí han sido golpeados, cuenta Maria, otras están embarazadas, la mayoría nunca ha visto a un médico en su vida, nunca ha ido a un hospital. "Luego viene el momento de la reconstrucción. "Cuando consiguen estar mejor, vemos lo que les interesa y les ofrecemos formación. Debido a que estas mujeres son pobres, no tienen ninguna formación profesional y la mayoría no saben leer ni escribir. Se les ofrecen cursos de peluquería, cocina, costura... "Las más jóvenes continúan su educación en la mini escuela del centro. Maria también ofrece clases de taekwondo. "De esta manera, una vez fuera, pueden defenderse".

Maria ha dedicado su carrera a la defensa de casos de mujeres violadas, golpeadas, madres aún niñas en la calle. En Etiopía, casi una de cada dos mujeres, con edades comprendidas entre los 15 y los 49 años, es víctima de violencia por parte de su pareja, según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud. Pero y ¿después? Después se encuentran solas, con un niño en los brazos. "La mayoría termina debajo de un puente. Las más guapas se prostituyen. Algo que Maria no puede aceptar. Ella cree en la reconstrucción de estas chicas. Hannah es la prueba viviente. La joven, de 17 años, habla sobre su futuro con su mentor. Después de cinco años en el refugio, donde asistió a un curso de bordado, está preparada para valerse por sí misma.

Madre a los doce años

Tiene los ojos brillantes, una risa sin complejos. Todo lo contrario de lo que era cuando llegó el primer día. Hannah cuenta su historia. "Vine a refugiarme aquí porque fui violada por mi tío. Cuando se lo conté a mi tía, me contestó: estás mintiendo, mi marido no es así, él nunca haría eso, eres una mentirosa, ¡cállate! Mi tío continuó violándome. Finalmente fui a hablar con mis vecinos con los que me llevaba bien. Fueron ellos los que me convencieron para ir a la policía. Pero cuando se enteró mi tía me amenazó. Quería hacerme daño".

Sus vecinos lograron convencerla de que debía huir y fue la policía la que la redirigió al refugio de Awsad. A su llegada, la examinó un médico. "Entonces es cuando me enteré de que estaba embarazada. No supe hasta ese momento que estaba esperando un hijo. "Hannah tenía entonces doce años”.

A pesar de que oye estas historias todos los días, María mira hacia otro lado. "Imagínese a esta chica cuando llegó, no hablaba, lloraba todo el día. Hoy en día ha ganado confianza en ella misma, está dispuesta a vivir su vida con su hijo. Esto es lo que me da tanta energía. Es necesario trabajar duro. Muy duro. Pero compensan los resultados".

María y sus empleados, 70 en total, también ofrecen formación a los oficiales de policía: cómo gestionar los dossiers, cómo hablar con las mujeres. "Hemos descubierto que la policía estaba sufriendo “burn-out” (enfermedad psicológica debida a la sobrecarga de trabajo). Todos los días, varias veces al día, ven a mujeres denunciando violaciones, violencia... Al final, se rompen. Les ayudamos a superar esto".

¿Golpeadas por sus maridos? "Normal" para cuatro de cada cinco mujeres

La ex abogada, admite que se ha hecho mucho para mejorar las leyes, aunque lamenta que no siempre se cumplen. "Cuando se trabaja con los líderes del pueblo, nos preguntan: ¿Es un crimen golpear a las esposas? Hay que hacer mucho más para cambiar las actitudes. "Y no sólo con los hombres. En Etiopía, cuatro de cada cinco mujeres consideradas "normales" son golpeadas por sus maridos, según una investigación realizada por el Banco Mundial.

A pesar de que los movimientos feministas como Setaweet o el Yellow Movement***, se crearon en los últimos cinco años, nadie ha encontrado todavía la fórmula mágica para cambiar algunas tradiciones tan profundamente arraigadas en la sociedad.

Bruktawit Tigabu optó por los medios de comunicación. Primero fueron los programas educativos de televisión para niños, muy populares hoy en día, y ahora ha lanzado unos dibujos animados: las Tibet Girls. La historia de tres heroínas con súper poderes que vuelan al rescate de las niñas etíopes. "Las producciones que recrean personajes femeninos y africanos como héroes, no existen prácticamente, se lamenta su creadora. Incluso en el mundo occidental, siempre es la mujer a la que hay que salvar".

Super heroínas frente a tradiciones etíopes

En una de las producciones, el primer episodio cuenta la historia de Hannah, en un remoto pueblo de Etiopía. En pocas horas, va a ser casada con un hombre mucho mayor que ella al que nunca ha visto. Desesperada, les pide a las Tibet Girls que intervengan. Fikir escucha la llamada de Hannah. Con Feteh, que tiene una fuerza sobrehumana, vuelan hasta el pueblo y gracias a la inteligencia ultra desarrollada de Tigist, las súper heroínas llevan a cabo su misión.

Detrás de los dibujos de colores y la música, lo que Bruktawit está atacando son las tradiciones. "En la serie de dibujos, por ejemplo, la madre está triste por tener que casar a su niña. Pero entonces ¿por qué lo hace?, porque habría sido excluida, nadie le habría dirigido la palabra. Esto sucede continuamente en el mundo real debido a la presión social. Incluso sabiendo que está mal, lo hacemos. Ahora hace falta dejar de estigmatizar a las personas que se atreven a oponerse, que se atreven a decir que eso es malo para su hija. Hace falta dialogar y entonces podremos influir en esas normas que son tan tabú. Si las tradiciones no aportan nada bueno a la gente, debemos cambiarlas".

Verbalizar sus emociones

Las escuelas etíopes se están preparando, en paralelo, para crear clubes de Tibeb Girls. Después de ver la película, profesores y estudiantes la comentan. El matrimonio forzado, la mutilación genital femenina, la violencia... "En nuestra cultura, no alentamos a los niños a expresarse. Si lo hacen, son considerados como malos alumnos. No verbalizan sus emociones".

Bruktawit está traduciendo Tibeb Girls al inglés para su difusión en Kenia y Tanzania. Espera poder hacer lo mismo en francés para el público de África Occidental.

* Setaweet significa "mujer" en amárico.

** Awsad: asociación para el desarrollo de la mujer.

*** Yellow Movement: movimiento feminista, con sede en la Universidad de Addis Abeba, creado en enero de 2016.

Artículos relacionados:

- Movimientos feministas etíopes y el papel del Colectivo Setaweet

- La tradición es el desafío clave para las feministas africanas en el siglo 21

Le Point Afrique

Fundación Sur


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios