En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
La trampa ruandesa, nuevamente
...leer más...
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Burundi acusa al líder de la oposición de actos terroristas
...leer más...

El nuevo presidente de Zambia se reúne con Kamala Harris en la Casa Blanca
...leer más...

Al-Sisi está dispuesto a reforzar los derechos humanos en Egipto
...leer más...

Kenia pide ayuda al FMI para devolver los préstamos chinos
...leer más...

Protestas en Namibia por el acuerdo del genocidio alemán
...leer más...

El expresidente de la RD Congo es denunciado ante la Corte Penal Internacional
...leer más...

Estados Unidos usará el dinero ilegal de Teodorín para la compra de medicamentos y vacunas
...leer más...

La moción contra el Gobierno de Unidad Nacional de Libia preocupa a la ONU
...leer más...

El caso de extradición de Alex Saab puede afectar a las elecciones de Cabo Verde
...leer más...

Sigue cayendo la inflación en Nigeria
...leer más...

Protestas en Malí en contra de la presión internacional
...leer más...

Libia y Túnez reabren fronteras
...leer más...

Tribus nómadas de Níger se reúnen para celebrar sus lazos culturales
...leer más...

La MINUSCA ya ha retirado a las tropas de Gabón acusadas de abuso sexual
...leer más...

Argelia cierra su espacio aéreo a los aviones militares y civiles marroquíes
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Nongo, Nestor

Nacido en Bayaya (República democrática del Congo.) Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología (universidad pontificia de Salamanca), en estudios eclesiásticos y en teología (universidad pontificia de Comillas), grado en filosofía (Saint François Xavier. Mbuji-Mayi. RD Congo). Máster en Turismo y Administraciones Públicas. Doctorando en ciencias políticas y sociología. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado.

Analista de información internacional, especialista en comunicación pública y en política africana. Consejero Técnico del Ministerio de Cultura y Deporte. Fundador de la asociación Tracaf ("Trabajando por el corazón de África").

Ver más artículos del autor


La vergüenza de África , por Nestor Nongo

9 de diciembre de 2013.

Con motivo del reciente naufragio de un barco con inmigrantes africanos en Lampedusa (uno más de los que, desgraciadamente, se producen a menudo en el Mar Mediterráneo) y que conmovió a más de uno, el Papa Francisco tuvo una palabra acertada para calificar aquella tragedia: “vergüenza”. Vergüenza para todo el mundo. Para el Papa, y la inmensa mayoría, no era explicable que aquello sucediese en una época, como la nuestra, que todos calificamos como la más avanzada en muchos aspectos, comparando con épocas anteriores. Y encontró cierta explicación en la globalización de la indiferencia. Aún compartiendo totalmente esa aseveración del Sumo Pontífice, nosotros creemos que se puede identificar con nombres y apellidos a los verdaderos responsables de esas desgracias: los dirigentes africanos y sus cómplices extranjeros.

Los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África deberían estar avergonzados, y con ellos sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros, por el hecho de que jóvenes, mujeres y niños tengan que embarcarse en una aventura de inmigración, huyendo literalmente de África hacia otros continentes en busca de oportunidades que se les niegan en su propia tierra. Decimos que se les niegan porque en África hay muchas oportunidades y los dirigentes no se molestan en absoluto en que los lugareños las aprovechen. Desde hace más de una década el continente viene registrando altos índices de crecimiento y, sin embargo, eso no se traduce en la mejora de las condiciones de vida de la inmensa mayoría del pueblo. Todos los beneficios van directamente a los bolsillos de unos pocos; es decir, a los de los dirigentes y de sus secuaces.

Los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África deberían estar avergonzados, y con ellos sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros, por el hecho de que sus países, asentados sobre inmensas riquezas naturales, tengan que ver a sus hijos dejar su entorno para hacer viajes que conducen muchas veces a la marginación, la exclusión o la muerte. Mientras ellos se quedan viviendo en la opulencia y el despilfarro.

Los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África deberían estar avergonzados, y con ellos sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros, por el hecho de que sus países pierdan a sus hijos mejor formados, desperdigados por el mundo porque en su tierra no tienen oportunidades, ni para desarrollarse profesionalmente ni para contribuir con su trabajo y su experiencia en la construcción de sus países, porque se les considera amenaza para los dictadores de turno.

Los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África deberían estar avergonzados, y con ellos sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros, por el hecho de que el continente lleve más de cincuenta años de independencia y que sea incapaz de solucionar por sí sólo los asuntos africanos. Cada vez que surge un conflicto hay que recurrir a las antiguas metrópolis y a la comunidad internacional. En los últimos tiempos Francia se ha convertido en el gendarme continental; lo hemos constatado en Costa de Marfil, Libia, Mali, y todo apunta que pronto en Centroáfrica. A uno no se le ocurre otra cosa que preguntarse por el motivo de la lucha por la independencia.

Los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África deberían estar avergonzados, y con ellos sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros, por un largo etcétera que incluye todo aquello que hace que al continente africano, el imaginario colectivo internacional lo relacione con violencias, guerras, hambrunas, enfermedades…

¿No será, a caso, que los cincuenta y cuatro jefes de Estado de África, sus ministros, altos cargos y cómplices extranjeros son unos sinvergüenzas?

Original en :Amplio Mundo Mi Ciudad



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios