En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Tres días consecutivos de ataques en Burundi
...leer más...

Intento de golpe de Estado en Sudán
...leer más...

Paul Rusesabagina condenado a 25 años de cárcel
...leer más...

Paul Rusesabagina declarado culpable por la justicia de Ruanda
...leer más...

Biden firma una nueva orden ejecutiva para ampliar las sanciones a Etiopia
...leer más...

Francia mata a uno de los líderes del Estado Islámico en el Sahel
...leer más...

Argelia entierra al expresidente Bouteflika en un funeral sin honores
...leer más...

Malí, entre Francia y los paramilitares rusos del Grupo Wagner
...leer más...

Etiopía ofrece una amnistía a los combatientes de Tigray
...leer más...

Ruanda y Qatar firman un acuerdo financiero
...leer más...

Las Recomendaciones del Grupo de Crisis Internacional a la ONU sobre Etiopía
...leer más...

El héroe de "Hotel Ruanda" espera su sentencia
...leer más...

La crisis entre el presidente y el primer ministro de Somalia continúa
...leer más...

Las iglesias se convierten en campos de batalla política en Kenia
...leer más...

El Consejo de Seguridad de la ONU vuelve a pedir una solución para el GERD
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Álvaro Iradier. Itziar Inza y Beatriz Leal: ”Afrikaldia. Festival Vasco de Cines Africanos”, por Roge Blasco
...leer más...
África innova para frenar el fraude de identidad, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sembène y la revuelta de la dignidad, por Carlos Bajo
...leer más...
Gambia: lenta y aparente salida del autoritarismo, por Omer Freixa
...leer más...
Los guineanos en el 3 de agosto, Dios y la vida eterna, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Cultura > Cuentos y relatos africanos >

La mentira convertida en verdad
24/04/2014 -

Por fin había salido la luna. Los niños y los jóvenes se habían ido reuniendo ante la puerta de la casa. Conforme habían ido llegando se habían ido sentando en el suelo formando un círculo alrededor de la gran fogata, a la derecha y a la izquierda del viejo Musa, después de haberlo saludado respetuosamente.

El viejo estaba sentado en su inseparable sillón de bambú y tenía ante él su no menos inseparable calabaza de cerveza de mijo. Parecía dormir, pero con la llegada del último que cerró el círculo cogió sin prisa la calabaza y bebió un buen trago. Satisfecho chasqueó la lengua, hoy encontraba especialmente buena la cerveza que le habían ofrecido.

En el corro reinaba la expectación y el silencio. Silencio de palabras y murmullos, pero, silencio arropado por los mil pequeños ruidos de las noches de la selva cercana. Un silencio puntuado por el ritmo del batir de la manteca de karité que unas mujeres trabajaban no muy lejos. Silencio a penas roto por el suspiro de alivio de los más jóvenes, al ver que el viejo se aclaraba la voz. Formaba parte del ritual. Era el signo de que por fin iba a empezar a contar uno de esos cuentos que les divertían tanto y con los que aprendían tantas cosas.

El viejo había decidido dar esta noche una enseñanza sobre la fuerza que puede tener la mentira, que atrapa al mentiroso, que termina creyéndola a fuerza de repetirla. Lo haría contando un cuento que, siendo joven había oído en un campamento peul, cuando acompañó a su padre, para visitar a una familia aliada.

Por fin, el viejo Musa empezó el relato(1):

“Un día, una hiena que fisgoneaba, según su costumbre, alrededor de un poblado, encontró un cabrito muerto cerca de un bosquecillo. Se puso muy contenta y pensó:

- ¡Vaya que suerte! ¡Menudo festín me espera! No lo compartiré con nadie, me lo zamparé entero. Tengo que darme prisa antes de que alguien me vea y me pida o robe una parte.

Así pues la hiena se precipitó sobre el cabrito muerto, lo cogió y lo arrastró hacia el interior de un bosquecillo para poder darse tranquilamente un festín.

La hiena se disponía a comer, cuando percibió entre las ramas a una manada de hienas que se dirigía hacia el lugar donde se encontraba.

Por miedo a tener que compartir el almuerzo, escondió el cabrito, salió del bosque y se puso al borde del camino.

Allí, la hiena se puso a estirarse, a eructar y a bostezar ruidosamente:

- ¡ Bwaah! ¡Bwaah! ¡Bwaah!

Sus congéneres extrañadas de tanta gesticulación se detuvieron y le preguntaron:

- ¿Hermana hiena qué te ocurre?

- ¡Nada malo! Simplemente me he dado un gran banquete y vuelvo tranquilamente a mi casa para echarme un sueño.

Resulta que en el pueblo ha muerto todo el ganado y el basurero está lleno de cadáveres. Allí encontraréis todo lo que necesitáis para saciar el hambre.
¡Id corriendo!

Al oír esta buena noticia, la manada arrancó a correr. Las hienas corrían tan deprisa que dejaba tras si una gran polvareda. Al ver la gran nube de polvo, la hiena pensó:

- Mi mentira ha debido de convertirse en verdad, pues nunca una mentira podría levantar tal polvareda.

¡Corramos rápido! ¡Corramos rápido!

Y dejando allí abandonado al cabrito, la hiena echó también a correr hacia el pueblo.

Tal es la fuerza de la mentira que de tanto repetirla, un buen día también el mentiroso acaba por creerla.

(1) Cuento recogido por Hampate Ba, seleccionado de “Cuentos de los sabios de África”, ed. Paidos

[Cuento peul presentado y adaptado por Paquita Reche, mnsda]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios