En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El expresidente de la RD Congo es denunciado ante la Corte Penal Internacional
...leer más...

Estados Unidos usará el dinero ilegal de Teodorín para la compra de medicamentos y vacunas
...leer más...

La moción contra el Gobierno de Unidad Nacional de Libia preocupa a la ONU
...leer más...

El caso de extradición de Alex Saab puede afectar a las elecciones de Cabo Verde
...leer más...

Sigue cayendo la inflación en Nigeria
...leer más...

Protestas en Malí en contra de la presión internacional
...leer más...

Libia y Túnez reabren fronteras
...leer más...

Tribus nómadas de Níger se reúnen para celebrar sus lazos culturales
...leer más...

La MINUSCA ya ha retirado a las tropas de Gabón acusadas de abuso sexual
...leer más...

Argelia cierra su espacio aéreo a los aviones militares y civiles marroquíes
...leer más...

Exoficial del ejército declarado culpable de la masacre en la iglesia de Liberia
...leer más...

Retiran a las tropas de Gabón de la República Centroafricana por denuncias de abuso sexual
...leer más...

Burundi inicia mejoras en uno de sus principales puertos
...leer más...

Somalia lanza un portal comercial para apoyar a los negocios
...leer más...

Sudan recibe ayuda humanitaria de Qatar
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Nongo, Nestor

Nacido en Bayaya (República democrática del Congo.) Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología (universidad pontificia de Salamanca), en estudios eclesiásticos y en teología (universidad pontificia de Comillas), grado en filosofía (Saint François Xavier. Mbuji-Mayi. RD Congo). Máster en Turismo y Administraciones Públicas. Doctorando en ciencias políticas y sociología. Pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado.

Analista de información internacional, especialista en comunicación pública y en política africana. Consejero Técnico del Ministerio de Cultura y Deporte. Fundador de la asociación Tracaf ("Trabajando por el corazón de África").

Ver más artículos del autor


Hablemos de África en positivo , por Nestor Nongo

2 de abril de 2014.

Episodios como asaltos a las vallas de Melilla, naufragios de embarcaciones de inmigrantes, especialmente en el mediterráneo, u otros hacen que raramente aparezca África en todo su esplendor en los medios de comunicación, singularmente en Occidente. La imagen que se proyecta de ella es, muy a menudo, apocalíptica: hambrunas, enfermedades, sequías, guerras interétnicas, golpes de Estado, inestabilidad política, corrupción, etc. La mayoría de extranjeros no conocen África más que bajo este cuadro sombrío y fatalista. Así, África parece representar tanto el Apocalipsis (por las catastróficas imágenes que proyectan el fin del mundo) como el jardín de Edén (por su carácter primitivo, natural, zoológico y pre-moderno).

Ya la profesora Jo Allen Fair (Universidad de Wisconsin-Madison) demostró hace más de una década que todo esto forma parte de un repertorio de conocimientos, símbolos y estructuras predefinidas que contribuyen a la elaboración de una representación estereotipada de la realidad africana. Forman ya parte de los anales académicos las respuestas de sus alumnos sobre lo que les venía en mente cuando se les preguntaba sobre los africanos: “los africanos son enfermos de sida, vagos, estúpidos, corruptos, con muchos problemas, subdesarrollados, guerreantes, brutos, salvajes, exóticos, sexualmente activos, retrasados, tribalistas, primitivos y negros”. Estudios posteriores de otros autores confirmaron que estas ideas y percepciones están muy compartidas entre occidentales.

Imagen incompleta y desfigurada

Sin querer “revolcarnos” en las consecuencias del colonialismo, que otros ya lo hicieron, nosotros achacamos estas ideas y percepciones, principalmente, a décadas de una mala cobertura informativa sobre el continente.

Una mala cobertura que se debe en primer lugar a la escasez de periodistas en la región: el número reducido de periodistas que los medios occidentales destinan al continente explica, en parte, la mala información que circula sobre África. ¡Cincuenta y cuatro países y más de treinta millones de kilómetros cuadrados para muy pocos periodistas! De ahí que abunden crónicas sin sentido, llenas de lugares comunes y tópicos.

En segundo lugar, las barreras lingüísticas. A parte de que el continente cuenta con más de tres mil lenguas autóctonas, que sería importante tener en cuenta, África parece estar dividida en dos grandes bloques principales tomando como referencia al inglés y al francés. La calidad de las informaciones parece depender también de esta división. Reportajes sobre África francófona realizados por periodistas anglófonos, en general, suelen tener peor calidad que los realizados por los francófonos. Y viceversa. Hay medios que parecen obviar este importante obstáculo y producen engendros periodísticos sobre el continente.

En tercer lugar, el poder de las organizaciones no gubernamentales: estas organizaciones, que realizan una labor importante en África, condicionan, sin embargo, en muchos casos, la labor de los periodistas. Intentan que éstos recojan aquello que favorezca su labor y les genere fondos en los países occidentales. Así que las ONG’s, que conocen bien el terreno, orientan la labor de los periodistas que llegan para unos días o unas horas de reportaje y se constituyen, además, en la fuente para sus estadísticas, reportajes… A lo mejor sin quererlo, estas ONG’s limitan fuertemente la labor de los periodistas y les llevan a escribir crónicas humanitarias que generan compasión.

Finalmente, el poco cumplimiento de la deontología periodística cuando se trata de África. Basta con comparar como los periodistas tratan un mismo tema en Europa y en África. Mientras que en Europa se respetan todos los derechos del niño y de la persona en relación con la prensa, en África esos derechos parecen inexistentes. ¡Cuántas imágenes de niños africanos que, con seguridad, degradan la misma condición humana circulan en los medios sin miramiento! Por otra parte, la verificación de las fuentes y el rigor de lo que se publica parecen secundarios.

Imagen completa y auténtica

Todo lo anterior nos lleva a una conclusión clara: África es una gran desconocida. Hace falta, por lo tanto, una nueva mirada sobre ella, que supere los estereotipos y la contemple con sus sombras pero también con sus luces. Ni África es un infierno en la tierra ni un paraíso en el que todo es solidaridad, respeto por la familia y los ancianos, alegría, convivencia perfecta con el medio ambiente… África, al igual que el resto de continentes, es un entramado diverso y complejo y exige que esa diversidad y complejidad sean reflejadas al hablar de ella. No es cuestión de mostrar únicamente la imagen positiva de África. Eso sería caer en el mismo error. Es cuestión simplemente de encontrar un equilibrio entre “las cosas positivas” y la denuncia de los problemas a los que se enfrente la sociedad africana.

Y, quizás, los tiempos de la globalización que vivimos y las nuevas tecnologías contribuyan a un mayor y mejor conocimiento de este inmenso y variado continente.
Para empezar, y aunque parezca una obviedad, África no es un país, es un continente. Algunas veces, esta obviedad suele pasar desapercibida y se habla de África como sí de un país se tratará; o incluso de una comarca o una tribu. África no es una realidad homogénea porque estamos hablando de un continente con cerca de 1000 millones de habitantes; repartidos en 54 países; sobre una extensión de más de 30 millones de kilómetros cuadrados; donde se hablan 1500 lenguas distintas.

La población del continente Africano es, mayoritariamente, negra, especialmente en la región del África Subsahariana. En el norte de África la población es esencialmente árabe y bereber; en tanto que en la zona del Sahel cohabitan árabes, bereberes y negros. En Sudáfrica encontramos una minoría blanca.

Desde el punto de vista religioso, África es igualmente diversa con el cristianismo y el Islam como religiones predominantes, si bien se practican muchas religiones tradicionales y otras surgidas del sincretismo entre religiones autóctonas y religiones importadas (valga el ejemplo del Kimbaguismo, muy extendido en los países de África central).

En lo político, conviven regímenes dispares, desde plenas democracias, como Ghana o Sudáfrica, hasta Estados fallidos como Somalia o Guinea-Bissau, a lo que hay que añadir las recientes revueltas en el Norte de África, o la creación de un nuevo estado en enero de 2011, Sudán del Sur.

Desde el punto de vista económico, África presenta un futuro esperanzador, dado que dispone de muchos productos naturales que son indispensables para otros continentes. Su subsuelo rebosa de muchas materias primas: oro, diamantes, cobre, zinc, cobalto, coltán, estaño, petróleo, gas…; sus ríos, ricos en pesca; sus bosques albergan una fauna y una flora únicas en el mundo; unas tierras fértiles…

Aunque no hay intención alguna de hacer una apología del continente africano, este pequeño repaso sería incompleto si no se apuntará algo referente a la cultura africana. África es tierra de diversidad cultural, un conglomerado de cultura árabe, egipcia, negra y europea. Además, nos encontramos con una variedad de etnias milenarias, tribus seculares y una diversidad de lenguas dónde destacan el suahili, el wolof, el hausa, el yoruba, el laal, el shabo, el dahalo, el bantú, el árabe, lingua francae, y el lingala, entre muchas otras.

África, en suma, tiene también su lado positivo. Sería conveniente que entre todos presentemos una imagen de este continente que se corresponde con la realidad: menos sesgada y más global. A lo mejor una desvinculación de África de la ayuda podría contribuir a esta tarea de normalización de su imagen. La imagen del continente africano asociada a la caridad y al donativo debería ser sustituida por la de un continente capaz de satisfacer sus necesidades por sus propios medios, a través de la inversión y del emprendimiento como cualquier otro continente.

(Esta reflexión se publicó en su primera versión en http://www.fei.org.es/3411_1000-palabras/2060707_una-mirada-positiva-sobre-africa-por-nestor-nongo.html)

Fuente : Amplio Mundo Mi Ciudad



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios