En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Informe sobre la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028)
...leer más...
La trampa ruandesa, nuevamente
...leer más...
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...

Blog Académico

Noticias
FESPACO 2021: Los amantes del cine africano se reúnen en Ouagadougou
...leer más...

El presidente de Ruanda pide una renovación de las herramientas internacionales para luchar contra la inseguridad política
...leer más...

RD Congo quiere crear una nueva aerolínea nacional
...leer más...

El Gobierno de Zimbabue deja sin sueldo a los funcionarios que no estén vacunados
...leer más...

Una ONG sudafricana utiliza plásticos no reutilizables para hacer escritorios escolares
...leer más...

La UE anuncia intenciones de aplicar sanciones en Etiopía
...leer más...

La RD Congo denuncia nuevas incursiones del ejercito ruandés
...leer más...

Enfrentamiento en la frontera entre los ejércitos de RD Congo y de Ruanda
...leer más...

La delegación de ECOWAS visita Malí para asegurar las elecciones
...leer más...

Somalia recuerda su particular 11-S entre renovados temores de nuevos ataques
...leer más...

El Presidente de Sierra Leona defiende su visita a Guinea
...leer más...

Los líderes de Egipto, Grecia y Chipre se reúnen
...leer más...

Gabón crea nuevas zonas económicas en el país para impulsar su economía
...leer más...

El conflicto en Mozambique provoca el aumento de abusos en menores de edad
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-10-01 / 2021-10-15), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Única solución: gran pacto mundial sobre la habitabilidad de la Tierra, por Federico Mayor Zaragoza
...leer más...
La carga y significado que tienen los proverbios Africanos, por Irene Sánchez
...leer más...
Papeles de pandora: La gran lección que debieran aprender los pueblos, por Benjamín Forcano
...leer más...
El conflicto de Malí: “No se trata de yihad o Islam, sino de justicia”, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Macrón “El Joven”, por Ramón Echeverría
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Guerra clandestina en África: Fin del juego de Francia en Malí
29/04/2021 -

Según lo averiguado a partir de una investigación exhaustiva y de entrevistas con cientos de testigos presenciales, 19 de los invitados eran civiles desarmados cuyo asesinato constituye un crimen de guerra.

A diferencia de la invasión estadounidense de Iraq en 2003, de las guerras en Afganistán, Siria, Libia y otros países, la guerra francesa en Mali recibe poca cobertura mediática fuera del alcance limitado de los medios de habla francesa, que han calificado con éxito esta guerra como ofensiva contra los militantes del islam.

Lo interesante de la historia de Mali es el hecho de que, a pesar de su centralidad en la geopolítica de la región del Sahel en África, se enmarca dentro de narrativas desconectadas que rara vez se superponen.

Sin embargo, la historia tiene menos que ver con la militancia islámica y mucho con las intervenciones extranjeras. El sentimiento antifrancés en Mali se remonta a más de un siglo cuando, en 1892, Francia colonizó el que en otro tiempo fuera un próspero reino africano con objeto de explotar sus recursos y reordenar su territorio, debilitar a su población y destruir sus estructuras sociales.

El fin formal del colonialismo francés en Malí, en 1960, solo supuso el final de un capítulo, pero no, definitivamente, de la historia en sí. Francia ha seguido estando presente en Mali, en el Sahel y en toda África, defendiendo sus intereses, explotando los amplios recursos y trabajando conjuntamente con las élites corruptas para mantener su dominio.

Demos un salto veloz en el tiempo hasta marzo de 2012, cuando el capitán Amadou Sanogo derrocó al gobierno nominalmente democrático de Amadou Toumani Touré. Para ello utilizó la endeble excusa de protestar por el fracaso de Bamako a la hora de controlar a la militancia del Movimiento Nacional para la Liberación de Azawad (MNLA) en el norte.

Sin embargo, la pretensión de Sanogo era bastante astuta, ya que encajaba perfectamente en una gran narrativa diseñada por varios gobiernos occidentales, entre ellos Francia y USA, que veían la militancia islámica como el mayor peligro al que se enfrentaban muchas zonas de África, especialmente en el Sahel.

De forma curiosa, aunque no sorprendente, el golpe de Sanogo, que enfureció a los gobiernos africanos, aunque de alguna manera fue bien acogido por las potencias occidentales, no hizo sino empeorar las cosas. En los meses siguientes, los militantes del norte lograron apoderarse de gran parte de las empobrecidas regiones de esa zona y continuaron su marcha hacia la propia Bamako.

El golpe del ejército nunca llegó realmente a revertirse, sino que, a instancias de Francia y otros gobiernos influyentes, se perfiló simplemente como un gobierno de transición, en gran medida influenciado por los partidarios de Sanogo.

El 20 de diciembre de 2012, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 2085, que autorizaba el despliegue de la Misión Internacional de Apoyo liderada por África en Mali. Francia, armada con lo que se entendía como mandato de la ONU, lanzó su guerra en Mali bajo el título de “Operación Serval”.

Merece la pena mencionar aquí que el escenario de Mali acababa de reproducirse en Libia cuando, el 17 de marzo de 2011, el CSNU aprobó la Resolución 1973, que se convirtió de forma conveniente e inmediata en una declaración de guerra.

Ambos escenarios resultaron costosos para los dos países africanos. En lugar de “salvarlos”, las intervenciones permitieron que la violencia se disparara aún más, lo que provocó aún más intervenciones extranjeras y guerras interpuestas.

El 15 de julio de 2014, Francia declaró que la “Operación Serval” se había llevado a cabo con éxito, proporcionando su propia lista de víctimas en ambos lados, de nuevo con muy escasa supervisión internacional. Sin embargo, casi de inmediato, el 1 de agosto de 2014, declaró otra misión militar, esta vez una guerra sin fin, la “Operación Barkhane”.

“Barkhane” estuvo encabezada por Francia e incluía a su propia “coalición de los bien dispuestos” de París, apodada “G5 Sahel”. La nueva coalición, integrada por todas las antiguas colonias francesas, estaba formada por Burkina Faso, Chad, Malí, Mauritania y Níger. El objetivo declarado de la intervención indefinida de Francia en el Sahel es proporcionar apoyo material y entrenamiento a las fuerzas del “G5 Sahel” en su “guerra contra el terror”.

Sin embargo,según la Deutsche Welle, el “optimismo” que acompañó a la “Operación Serval” se desvaneció por completo con la “Operación Barkhane”. “La situación de la seguridad ha empeorado no solo en el norte, sino también en el centro de Mali”, informaba recientemente la agencia de noticias alemana, que transmite una sensación de caos allí, con agricultores que huyen de sus tierras y con “milicias de autodefensa” que realizan sus propias operaciones para satisfacer “sus propias agendas”, etc.

La verdad es que el caos en las calles reflejaba simplemente el caos del gobierno. Incluso con una fuerte presencia militar francesa, la inestabilidad siguió asolando Mali. El último golpe en el país tuvo lugar en agosto de 2020. Y hay más, las diversas fuerzas tuareg, que durante mucho tiempo han desafiado la explotación extranjera del país, se están uniendo ahora bajo una sola bandera. El futuro de Mali no es muy alentador.

Así pues, ¿cuál fue, finalmente, el objetivo de la intervención? Ciertamente, no el de “restaurar la democracia” o “estabilizar” el país. Karen Jayes lo desarrolla: “Los intereses de Francia en la región son principalmente económicos”, escribió en un artículo reciente. “Sus acciones militares protegen su acceso al petróleo y al uranio en la región”.

Para apreciar esta afirmación más plenamente, solo se necesita un ejemplo de cómo la riqueza de recursos naturales de Mali es fundamental para la economía de Francia. “Un increíble 75% de la energía eléctrica de Francia es generado por plantas nucleares que son alimentadas principalmente por el uranio extraído en la región fronteriza de Kidal en Malí”, en la zona norte del país*. Por lo tanto, no sorprende que Francia estuviera bien dispuesta a ir a la guerra tan pronto como los militantes proclamaron, en abril de 2012, que la región de Kidal era parte de su Estado-nación independiente de Azawad.

En cuanto al bombardeo de la boda de Bounti, el ejército francés rechazó haber cometido crimen alguno y afirmó que todas las víctimas eran “yihadistas”. La historia estaba destinada a terminar aquí, pero no será así mientras Mali siga explotado por forasteros, mientras la pobreza y la desigualdad continúen existiendo, seguirá habiendo insurrecciones, rebeliones y golpes militares.

Ramzy Baroud

* Nota de Tlaxcala: Según nuestras investigaciones, en Malí no hay minas activas de uranio. Se han abandonado varios proyectos mineros tras la exploración de yacimientos. Lo que se extrae en la región de Kidal es oro. Francia importa unas 8.000 toneladas de uranio natural al año, en forma de “torta amarilla” (yellowcake), que se procesa para alimentar sus 58 centrales nucleares, que proporcionan alrededor del 70% de su producción de electricidad. Este uranio procede principalmente de Kazajistán, Níger, Canadá y Australia. Uno de los objetivos estratégicos de las “Opex” (Operaciones exteriores) francesas en Malí es más bien asegurar las minas de uranio gestionadas por Orano (ex-Areva, ex-COGEMA) en el vecino Níger.

[Traducción, Sinfo Fernández]

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

Un tribunal de Malí pone fin al juicio del exlíder golpista Sanogo

- El Gobierno de Malí ve una transgresión en la creación de una zona de defensa y seguridad en Gourma

- La libertad de prensa podría estar amenazada en Malí

- CEDEAO levanta las sanciones por el golpe de Estado en Malí

- La CEDEAO satisfecha con el progreso de la transición en Malí

- La misionera suiza Béatrice Stockly podría haber sido asesinada por los yihadistas

- Liberado en Malí el sacerdote italiano Pier Luigi Maccalli, secuestrado por yihadistas

- “El nombre de la hermana Gloria Cecilia Narváez no está en la lista de los rehenes liberados”

- Africanía, 23-09-19: ¡Un año sin noticias de Luigi Maccalli! Entrevista con su compañero de la Sociedad de Misiones de Africanas (SMA) Marcos Delgado

- Liberado en Malí el líder opositor Soumaïla Cisse

- Tres años del secuestro en Malí de la monja colombiana Gloria Narvaez

- Sor Gloria Cecilia Narváez, la misionera colombiana secuestrada en Mali, sigue viva

- Aparece la misionera sor Gloria Cecilia, junto a otros rehenes secuestrados en Malí, en un vídeo difundido por Al Qaeda

- Bogotá envía a Malí un grupo especial antisecuestro para investigar sobre la religiosa colombiana secuestrada

- Secuestrada en Malí, la misionera colombiana Gloria Cecilia Narváez

- Liberad al padre Maccalli, un hombre de paz al servicio de Níger durante más de 10 años

- Luigi Maccalli y Nicola Chiacchio siguen vivos

- Secuestrado en Níger el misionero italiano Pier Luigi Macalli


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios