«Este año vamos a necesitar más manos que nunca, que hagan de éste un mundo mejor para todos», proclama la ONG Manos Unidas

10/02/2023 | Opinión

 

  • Dário Bossi: «La Amazonía sigue siendo saqueada y deforestada sin control. Además, ciertas empresas de minería la están expoliando sin miramientos».
  • Virginia Alfaro: «Las cifras de la escolarización de la infancia en #Angola son nimias. Detrás de los números fríos hay nombres e historias».
  • Cecilia Pilar: «Desgraciadamente, la persecución y asesinato de los líderes activistas sufre el silencio y la ignorancia de los grandes medios».

Manos Unidas ha presentado hoy su Campaña anual número 64, «Frenar la desigualdad está en tus manos», en una rueda de prensa, tanto presencial como online, que ha tenido lugar en la Asociación de la Prensa de Madrid. Una Campaña en la que, durante los próximos doce meses, la ONG de la Iglesia católica va a centrar su trabajo en denunciar cómo la desigualdad se ha convertido en la mayor amenaza a nivel mundial y provoca que millones de seres humanos vivan en la pobreza.

manos_unidas_campanya_2023.jpgLa presidenta de Manos Unidas, Cecilia Pilar Gracia, ha hecho mención en su discurso a la «enorme brecha de desigualdad que separa a los más ricos de los más pobres y que, desgraciadamente, no deja de crecer. La riqueza no entiende de pandemias ni de crisis (según Forbes la riqueza creció un 9,8 % en 2021 y el 1 % de las fortunas globales contaban con más del 45 % de la riqueza total) y siempre encuentra la manera de crecer, aunque, tristemente, ese incremento no se refleja por igual en todos los seres humanos». Por ello, 1.300 millones de personas sufren pobreza multidimensional, casi 700 millones viven en pobreza extrema y 828 millones pasan hambre en un mundo en el que se tira la comida a espuertas.

Un dato que, como ha manifestado Cecilia Pilar, «debería avergonzarnos y mover nuestras conciencias hasta preguntarnos: ¿Cómo podemos permitir que cada 9 segundos muera una persona de hambre? El hambre de esos millones de personas siempre parece ser cosa de otros… De otros que no parecen ser personas, sino números, datos y estadísticas…», asegura. «Porque la desesperación y la guerra no venden, a no ser que nos toquen de cerca. O que sean sus víctimas las que toquen a nuestras puertas, pidiendo asilo, compasión y, entonces, solo entonces, reaccionamos… ¡Y cómo reaccionamos!».

«Hace 64 años que Manos Unidas hizo de la lucha contra el hambre su principal objetivo», ha explicado la presidenta de la entidad. «Y nunca nos vamos a dejar vencer por el pesimismo ni creer que la victoria frente a la desigualdad es un reto imposible. Nosotros, nos enfrentamos a esas inequidades que matan y empobrecen con trabajo y con hechos, porque, como nos pide el Papa: “frente a los pobres no se hace retórica, sino que se ponen manos a la obra”».

«Por eso aceptamos el desafío de “soñar y pensar en otra humanidad” que nos propone Francisco», ha explicado. “Gracias al apoyo, a las manos generosas, de nuestros más de 70.000 socios y al trabajo de nuestros más de 6000 voluntarios, hemos aprobado casi 500 proyectos de desarrollo en 55 países. Y en 2023 vamos a seguir necesitando más manos. Manos que nos acompañen en nuestra tarea de llevar la educación y la sanidad a los lugares más remotos del mundo. Manos decididas a apoyar la creación de empleos dignos que permitan romper el círculo de la pobreza. Manos que asistan a las poblaciones más vulnerables en su lucha por la tierra y por el derecho a la alimentación. Manos que cuiden y protejan el medioambiente…».

Dário Bossi: «La Amazonía sigue siendo saqueada y deforestada sin control»

El misionero comboniano, Dário Bossi, italiano pero naturalizado brasileño, ha sido el encargado de continuar la rueda de prensa después de la intervención de la Presidenta. Dário ha comenzado su charla explicando que se dedica «fundamentalmente a apoyar la causa de las comunidades y territorios martirizados por el extractivismo predatorio y la minería». Para esta lucha, el padre ha afirmado que han entrelazado redes de resistencia, como «Justiça nos Trilhos», en la Amazonía brasileña, y la Red ecuménica «Iglesias y Minería», en diversos países de Latinoamérica.

«En nuestra tierra, todavía es tiempo de relaciones coloniales. Existe la explotación económica, pero también hay opciones políticas y modelos religiosos que no se liberan de esta visión de dependencia y saqueo de riquezas materiales y culturales», ha expuesto el misionero comboniano.

Sobre las empresas madereras de la región Piquiá, Maranhão, en la Amazonía oriental de Brasil, cuyo lucro parece estar por encima de todo, no ha dudado en afirmar que «han transformado de modo definitivo e irrecuperable una región entera, que ahora depende mucho de ellas. Los gobiernos han invertido en este modelo de saqueo de todo lo que se puede arrancar de las entrañas de nuestra tierra… y han debilitado otras iniciativas de vida y equilibrio en los territorios, como la producción familiar, la agroecología o el comercio local».

«No nos olvidamos de los crímenes ambientales de la multinacional Vale S.A., responsable de los desastres de Mariana y Brumadinho, que mataron a centenares de personas y contaminaron dos cuencas hidrográficas enteras», ha explicado en una mezcla de rabia y tristeza. A esto, ha añadido que los líderes de las comunidades que se enfrentan a estas empresas acaban siendo calumniados, criminalizados y hasta amenazados de muerte.

El padre Bossi ha proseguido su ponencia contando tres ejemplos de lucha en contra de las empresas extractivistas:

  • Piquiá de Baixo: gracias a la lucha y a las alianzas internacionales (Manos Unidas es uno de los aliados estratégicos de esta comunidad), Piquiá ha logrado denunciar a los transgresores, exigir la reparación integral por las violaciones sufridas y está casi terminando la construcción de un barrio entero, nuevo, lejos de la polución, donde toda la comunidad se pueda trasladar.
  • Ciranda (Centro de Innovación Rural y Desarrollo Agroecológico): es un proyecto apoyado también por Manos Unidas. En una región del Maranhão donde el monocultivo está expulsando muchas personas y comunidades de sus tierras, era urgente buscar estrategias para defender la permanencia de la gente en sus áreas rurales, con el particular protagonismo de jóvenes y mujeres.
  • Pueblo indígena Ka’apor: es la última región de selva viva en el Maranhão, la Amazonía oriental brasileña. Es un pueblo que clamaba pidiendo socorro, pero que se organizó con fuerza y resistencia en defensa de su territorio. Se han organizado como «guardianes de la selva».

En su alegato final, Dário Bossi ha lanzado un discurso impactante y a la vez esperanzador: «Hay que dar autoridad a los gritos, los llamados y las respuestas que vienen de estos territorios. ¡Hay que construir alianzas estables y apoyos innegociables con estas tierras y sus pueblos! el movimiento político más eficaz y urgente es el reconocimiento del derecho de estos pueblos a sus tierras y planes de vida, el protagonismo de los pueblos libres en sus territorios. Estoy aquí para renovar nuestro pedido de solidaridad, no solo financiera, sino de efectiva fraternidad y sororidad entre comunidades de nuestras tierras y gentes, para que se hermanen. Podemos, juntos, investigar y denunciar la cadena de suministro que conecta las violaciones de derechos en nuestras regiones a los productos vendidos en sus países. Gracias a Manos Unidas por campañas como la de la “Diligencia Debida”, para que las empresas se hagan responsables de manera efectiva de la defensa de los derechos humanos y de los impactos negativos que genera su actividad».

«En la medida en que tomamos conciencia de nuestra responsabilidad frente a la desigualdad y, sobre todo, de nuestro poder para cambiar la realidad, estaremos abriendo los ojos al mundo y colaborando para reducir el injusto impacto de la desigualdad en las vidas de millones de personas», concluyó el religioso italiano.

Virginia Alfaro: «Detrás de los números fríos, siempre hay nombres, caras e historias»

Después del padre Dário, ha tomado la palabra Virginia Alfaro, misionera laica de Misevi, asociación misionera, seglar y vicenciana, que ahora mismo está trabajando en Angola.

«Manos Unidas y Misevi somos compañeras de camino y ambas organizaciones nos esforzamos por contribuir a la construcción de una sociedad más justa y fraterna. En el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible trabajamos por una educación de calidad y para facilitar el acceso a la educación», ha contado Alfaro.

A lo que ha añadido: «En Angola, el 22 % de los niños y niñas en edad escolar están fuera del sistema educativo primario. Esta es una cifra impactante que, para nosotras, tiene detrás nombres, caras e historias conocidas. Por ello nos esforzamos en crear oportunidades de educación prescolar, en facilitar y acompañar el acceso a educación primaria».

«En el país africano, aún existe una brecha de género en el ámbito educativo, especialmente en la llegada a la educación secundaria, donde se registra un gran abandono escolar femenino. En la mayoría de los casos por motivos de embarazo en la adolescencia, con lo que, nuevamente, la mujer está en posición de desigualdad. La mujer en Angola es la base de la vida familiar y por ello es fundamental crear oportunidades que tendrán efecto multiplicador en toda la familia», explicaba la misionera vicenciana.

«La malaria es la causa principal de muertes en Angola. La mortalidad afecta sobre todo a menores de cinco años y a mujeres embarazadas. La malaria puede llegar a ser cerebral y deja huellas imborrables, sobre todo en la infancia, en el desarrollo evolutivo de los menores; limita la vida productiva de los adultos y compromete la economía familiar, porque no siempre hay medicamento gratuito en el hospital y es necesario comprarlo, dejando de comer para poder tener acceso a la medicación. Eso en el mejor de los casos, cuando la malaria no acaba en muerte», narraba Virginia.

Junto con Manos Unidas, Misevi desarrolla en Angola iniciativas para promover información, sensibilización, educación y compromiso, tanto personal como comunitario, en relación a la gestión del medio ambiente, a la prevención de enfermedades y al tratamiento correcto y clínico de los problemas de salud, especialmente en los menores.

«Misevi y Manos Unidas trabajamos para promover cambios, no sólo en personas, cambios en las dinámicas familiares, en los barrios, en el sistema social. Promover acciones que provoquen movimientos sin opción al retroceso, puntos de inflexión en las vidas de las personas y en sus ambientes», ha explicado Alfaro.

Virginia finalizó su intervención con una referencia a la lengua angoleña Umbundu: «Hay un refrán en esa lengua que afirma: “El que come rápido, no está pensando en los demás. Él que come rápido practica la desigualdad, no está pensando en el hambre de los/as demás”. Una vez más “frenar la desigualdad está en nuestras manos”.

Manos Unidas@ManosUnidasONGD

[CIDAF-UCM]

Autor

  • Manos Unidas

    Nuestra misión es la lucha contra el hambre, el subdesarrollo y la falta de instrucción y trabajar para erradicar las causas estructurales que las producen: la injusticia, el desigual reparto de los bienes y las oportunidades entre las personas y los pueblos, la ignorancia, los prejuicios, la insolidaridad, la indiferencia y la crisis de valores humanos y cristianos.

    Manos Unidas

    @ManosUnidasONGD

Más artículos de Manos Unidas
Ghana más cerca de la ley anti-LGTB

Ghana más cerca de la ley anti-LGTB

El Gobierno de Ghana está cada vez más cerca de pasar por su parlamento la ley de Valores Sexuales Humanos y Valores Familiares al retirarse las 16...