En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2020 : Burundi
...leer más...
Informe sobre la celebración del Decenio de las Naciones Unidas de la Agricultura Familiar (2019-2028)
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Atentado contra el presidente del Parlamento de Esuatini
...leer más...

El escándalo terminológico del gobernador del Banco de Sierra Leona
...leer más...

24ª Conferencia de los Mercados Financieros Africanos
...leer más...

el Fondo Monetario Internacional concede 24 millones de dólares a Liberia
...leer más...

La presidencia de la República Democrática del Congo desmiente cualquier rumor de malas relaciones con la Iglesia católica
...leer más...

Fuerzas de RD Congo y Uganda realizan ataques conjuntos contra los rebeldes de la ADF
...leer más...

El Congreso Nacional Africano perdió en Pretoria y Johannesburgo
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2021-11-16 / 2021-11-30), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

El Día Internacional del SIDA/VIH dispara las alarmas en Kenia
...leer más...

Un accidente de barco en Nigeria provoca la pérdida de 29 vidas
...leer más...

Suspendidos todos los vuelos de pasajeros a Marruecos durante las próximas dos semanas
...leer más...

Marhe Wandou, activista camerunesa por los derechos de las mujeres y las niñas, recibe el Premio Right Livelihood 2021
...leer más...

Etiopía prohíbe a los medios de comunicación cubrir las operaciones militares
...leer más...

Políticos y líderes tradicionales se unen en Burkina Faso contra el terrorismo
...leer más...

Conferencia de los Hombres de África sobre la Masculinidad Positiva
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Cochi, Marco

Periodista e investigador profesional con experiencia en áreas de crisis, derechos humanos, temas de paz y seguridad en África subsahariana. Jefe de Investigación para la región del Sahel y África Subsahariana en el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS). Docencia en el Máster Online en Construcción de Paz y Cooperación Internacional (VIII edición) activado en Link Campus University of Rome. Colaborador durante más de diez años para Africana, Eastwest, Metodo, Nigrizia, Il Nodo di Gordio e Informazioni della Difesa.

Experiencia previa con la enseñanza plurianual a nivel universitario en diversas conferencias y formaciones, seminarios, másteres y cursos de posgrado en la Universidad Sapienza de Roma, Link Campus University, Lumsa, Luspio, Unicusano, Universidad Roma Tre. Experiencia en proyectos de investigación a largo plazo en el Foro de Investigación y Desarrollo de África, la Asociación de Estudios Extraeuropeos, el Centro Europeo de Excelencia “Altiero Spinelli” (CeAs-Universidad “Roma Tre”), el Centro Militar Italiano de Estudios Estratégicos (CeMiSS).

Muchos años de experiencia en el área de cooperación al desarrollo, donde coordinó proyectos de educación intercultural y solidaridad internacional. Encabezó las delegaciones de vidita de los campamentos de refugiados palestinos en el Líbano y algunos países africanos. Graduado summa cum laude en Literatura Moderna, Especialista en Filosofía y Política. Maestría Universitaria de segundo nivel en Estudios de Seguridad Internacional y Postgrado semestral de Especialización en Economía sin Fines de Lucro y Cooperación al Desarrollo, etc.

Autor del blog Afrofocus que seguimos en Bitácora Africana.

@afrofocus

Ver más artículos del autor


El ejército de Sudán vuelve al poder pero la plaza no cede, Por Marco Cochi

9 de noviembre de 2021.

Un nuevo golpe militar ha vuelto a sumir a Sudán en el caos, interrumpiendo el curso de la transición democrática iniciada tras el levantamiento popular de abril de 2019, que derrocó la larga dictadura de Omar al-Bashir. Todo comenzó en la madrugada del lunes 25 de octubre, cuando, tras bloquear todas las rutas de acceso a la capital, Jartum, las fuerzas armadas entraron en el nuevo palacio presidencial.

Los militares, encabezados por el general Abdel Fattah al-Burhan, disolvieron el gobierno compuesto por militares y civiles, arrestaron al primer ministro Abdalla Hamdok y su esposa, así como a los ministros de Industria, Ibrahim al Sheikh, y de Información, Hamza Baloul; así como varios funcionarios gubernamentales y miembros de movimientos de la sociedad civil. Después del golpe, los militares suspendieron la Constitución, declararon el estado de emergencia, bloquearon Internet y cerraron el aeropuerto de Jartum.

Las fuerzas de seguridad también utilizaron gases lacrimógenos y balas de goma (y también reales) para reprimir las manifestaciones organizadas por los movimientos prodemocráticos sudaneses, que el sábado pasado vieron a decenas de miles de personas tomar las calles en diferentes zonas de Jartum y en la ciudad hermana de Omdurman, así como en la ciudad de Nyala. Las protestas masivas pidiendo el restablecimiento del gobierno civil se repitieron en todo el país, desde El-Obeid hasta Atbara y Port Sudan, a pesar de la campaña de detenciones y el cierre de las redes de telefonía móvil.

Los grupos a favor de la democracia rechazan enérgicamente la posibilidad de reconocer o negociar con un gobierno militar y, en cambio, piden la liberación de todos los líderes civiles, incluido el primer ministro Abdalla Hamdok, que en el momento de escribir esta crónica se hallaba bajo arresto domiciliario.

Las marchas de los manifestantes representan el desafío más grave a la toma del poder por parte de los militares, que para dispersar las marchas hasta ahora han causado al menos 11 muertos y más de 170 heridos. Un homenaje sangriento que suscitó un coro de reacciones condenatorias de la comunidad internacional y de Amnistía Internacional, que ha invitado a los generales sudaneses a investigar los homicidios de manifestantes y enjuiciar a las personas implicadas.

Las manifestaciones se produjeron cuando el general al-Burhan ha anunciado que, para ocupar el puesto de primer ministro, nombraría a un técnico que gobernaría junto a los generales. Burhan insistió en que la toma del poder por parte del ejército "no es un golpe de Estado", sino una iniciativa tomada con el único propósito de "cambiar el curso de la transición sudanesa".

Las protestas fueron legitimadas por el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien en un tuit advirtió a las fuerzas de seguridad de Sudán que respetaran los derechos humanos, agregando que cualquier violencia contra manifestantes pacíficos sería "inaceptable" y que Estados Unidos seguía apoyando al pueblo de Sudán en su lucha no violenta por la democracia.

Haciéndose eco de Blinken, el enviado especial británico para Sudán y Sudán del Sur, Robert Fairweather, con un tuit instó a las fuerzas de seguridad sudanesas a "respetar la libertad y el derecho de expresión" de los manifestantes, destacando que "la protesta pacífica es un derecho democrático fundamental y los servicios de seguridad y sus líderes se responsabilizarán de cualquier violencia contra los manifestantes”.

Mientras tanto, la comunidad internacional sigue reconociendo al gobierno del depuesto primer ministro, Abdalla Hamdok, como legítimo, mientras que Estados Unidos y el Banco Mundial han recortado la ayuda exterior esencial para el país que atraviesa graves dificultades económicas.

Sin embargo, los militares no parecen tomar todo esto en consideración y continúan reprimiendo las protestas abriendo fuego contra la multitud, derribando las barricadas de neumáticos y piedras que bloquean las carreteras y poniendo a miles de personas bajo custodia.

El golpe militar se produjo después de semanas de tensiones crecientes entre líderes militares y civiles. A pesar de los esfuerzos de diálogo y aparente conciliación entre civiles y militares, estos últimos siempre han tratado de mantener las riendas del poder, dejando espacio solo para concesiones puramente simbólicas.

Las Fuerzas Armadas siempre han percibido como una amenaza el intento de liberación y supremacía de los componentes civiles del Consejo Soberano de Transición, que se habría fortalecido aún más a través de la legitimidad derivada de las elecciones previstas para 2023.

La misma decisión de derribar a al-Bashir en abril de hace dos años debe interpretarse con el fin de ofrecer al pueblo sudanés un chivo expiatorio y salvaguardar la imagen de las fuerzas armadas, que apoyaron el golpe de 2019 e implementaron el del pasado 25 de octubre a pesar de ser una parte integral del sistema de poder que controló Sudán durante treinta años.

Por esta razón, las recientes iniciativas del Comité creado para recuperar fondos públicos de los leales a al-Bashir y los recientes movimientos para entregar al-Bashir a la Corte Penal Internacional en La Haya han sido vistos como una caza de brujas por los militares y muchos funcionarios públicos que han permanecido leales al dictador.

Además, no hay indicios de que las fuerzas armadas hayan planeado entregar el poder a los líderes civiles, como lo demuestra la forma en que las fuerzas armadas negociaron el proceso de transición desde el principio, alimentando las tensiones a medida que el país se acercaba a la fecha límite para ceder el control del Consejo Soberano de Transición a los civiles.

Sin embargo, el liderazgo civil no está exento de culpa. Debido a problemas sistémicos profundamente arraigados y la lenta implementación de un apoyo internacional adecuado, la situación económica no ha mejorado rápidamente, mientras que varias figuras prominentes de la sociedad civil han sido absorbidas por luchas de poder inútiles y contraproducentes.

La contigüidad entre el antiguo régimen y el actual liderazgo militar también se manifiesta en los roles de liderazgo que algunos altos oficiales de la era al-Bashir aún continúan teniendo en el país. Entre todos surge la figura del vicepresidente del depuesto Consejo Soberano de Transición, Mohamed Hamdan Dagalo “Hemeti”, un poderoso general sudanés del clan Mahariya, jefe de las Fuerzas de Apoyo Rápido (RSF); una unidad mercenaria, contratada por el gobierno de Jartum, que durante la guerra en Darfur fue responsable de crímenes de guerra y de una violencia sin precedentes contra miembros de los grupos étnicos no árabes fur, maasalit y zaghawa.

En el confuso clima posterior al golpe en Sudán, Hemeti emergió como la eminencia gris del sistema de poder sudanés, jugando un papel primordial en la caída del Consejo Soberano de Transición y que continúa tejiendo las tramas de la junta golpista dirigida por el general al- Burhan.

En la actualidad, es difícil predecir cuáles podrían ser los desarrollos de la crisis sudanesa, en la que las fuerzas armadas controlan la situación en la capital, Jartum, y en los principales centros urbanos. Mientras que una parte del pueblo sudanés y la sociedad civil se han declarado dispuestos a restaurar el Consejo Soberano de Transición, incluso con formas de movilización violenta.

Una oposición que podría conducir a una mayor radicalización del enfrentamiento entre las partes y determinar un conflicto interno a gran escala, con todas las dramáticas consecuencias que se derivarían.

Marco Cochi

Original en: Afrofocus @afrofocus

Artículo publicado en: Eastwest.eu



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !