En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
El Afropesimismo y la ilógica de la Antinegritud
...leer más...
Racismo sistémico, xenofobia y afrodescendencia en la República Dominicana. Particularidades de la provincia de La Romana, por Joan López Alterachs
...leer más...
Declaración de James K. Gasana ante la Misión de información francesa sobre Ruanda
...leer más...
El informe MAPPING enterrado por la RDC y Ruanda
...leer más...
Ruanda, estado de la nación en 2021
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La Ecowas sanciona a líderes de Guinea y Malí
...leer más...

La junta militar de Guinea comienza una ronda de consultas nacionales
...leer más...

Etiopía enviará 5 millones de cartas a Joe Biden
...leer más...

Las remesas descienden en África por la pandemia
...leer más...

Asesinado un opositor al presidente de Ruanda
...leer más...

Sudáfrica abre la puerta al pasaporte COVID
...leer más...

Túnez continúa sin gobierno
...leer más...

Kituyi cesó en sus funciones de presidente de la UNCTAD para presentarse a las elecciones en Kenia
...leer más...

La Gran Presa etíope en el punto de mira después de las inundaciones en Sudán
...leer más...

Varios civiles muertos en un nuevo ataque suicida en Somalia
...leer más...

Angola solicita visados para el Registro Electoral en el extranjero
...leer más...

La posible entrada de Israel como observador de la UA divide al continente
...leer más...

Tanzania nombra su primera ministra de Defensa
...leer más...

Dos Santos regresa a Angola
...leer más...

Nigeria se enfrenta a uno de sus peores brotes de cólera
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
África innova para frenar el fraude de identidad, por Bartolomé Burgos
...leer más...
Sembène y la revuelta de la dignidad, por Carlos Bajo
...leer más...
Gambia: lenta y aparente salida del autoritarismo, por Omer Freixa
...leer más...
Los guineanos en el 3 de agosto, Dios y la vida eterna, por Juan Tomás Ávila Laurel
...leer más...
Cinco gritos en torno al paro nacional Colombia 2021, por CEPSAFRO
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Opinión >

Como tigrino, mi vínculo con Etiopía se siente destrozado
03/02/2021 -



Nos han dicho que la guerra no es con los tigrinos comunes. Sin embargo, mientras miles sufren y nuestros compatriotas permanecen en silencio, eso es lo que se siente.

Cuando era niño y crecía en la entonces ciudad etíope de Asmara, en la década de 1980, mis padres solían preguntarme qué quería ser cuando fuera mayor. Mi respuesta siempre fue que quería ser piloto de combate o general del ejército. La razón era simple. Mi padre era soldado en el ejército etíope bajo el régimen del Derg y yo también quería matar a los "enemigos" de la nación.

Al crecer en esa época de guerra, los sonidos de cohetes y balas proporcionaron la banda sonora mi de vida y los medios controlados por el estado proporcionaron el guion para dar sentido al mundo. Me enseñaron a ver el conflicto en blanco y negro, con buenos patriotas etíopes de un lado y los odiosos rebeldes del otro. Memoricé canciones de guerra y escribí poemas para honrar a los héroes de guerra. En los últimos días del brutal régimen del Derg en 1991, recuerdo vívidamente haber llorado mientras sostenía en alto la bandera verde, amarilla y roja de Etiopía.

Lo que no sabía entonces es que los "enemigos" con los que mi padre había estado luchando, incluían sus primos y los hijos de nuestros vecinos. La guerra civil cortó profundamente los lazos sociales y culturales de los muchos grupos étnicos de Etiopía, enfrentando, a menudo, a miembros de las mismas familias entre sí. Mi padre, de la región de Tigray, había estado luchando contra miembros de su propio grupo étnico en el rebelde Frente de Liberación del Pueblo de Tigray (TPLF) y el Frente de Liberación del Pueblo de Eritrea (EPLF).

Para mi familia, era un momento crítico para ser tigrino y etíope. Entre los partidarios del régimen del Derg, nosotros no éramos de fiar debido a nuestra etnia y se sospechaba que éramos agentes del TPLF. Entre los tigrinos se nos veía como traidores de nuestro pueblo por ponernos del lado del gobierno. Como miles de otras familias, recibimos abusos de diferentes lados mientras tratábamos de hacer malabarismos con nuestras identidades étnicas y nacionales.

En 1991, el represivo régimen del Derg fue derrotado. El TPLF se posicionó como un líder de Etiopía y el EPLF tomó el control en Eritrea, que se convirtió en un país independiente. Mi familia se fue de Asmara a Addis Abeba, donde vivimos en un campo de refugiados durante los siguientes diez años. El nuevo gobierno no tenía prisa por ayudar a las familias de los soldados que habían luchado contra él.

Todo en Etiopía había cambiado pero nuestras cuestiones de pertenencia seguían siendo tan complejas como siempre. Como refugiados de Eritrea éramos considerados forasteros, pero como tigrinos éramos vistos como beneficiarios del nuevo gobierno dominado por Tigrinos.

Durante los siguientes 27 años, la coalición gobernante liderada por el TPLF gobernó el país y persiguió una forma de federalismo étnico que ha llevado a una creciente conciencia étnica y a un debilitamiento de la identidad panetíope. Sin embargo, con el paso del tiempo, la resistencia popular a la dominación de Tigray y su gobierno antidemocrático llevó a su desaparición en medio de enormes protestas. En 2018, la coalición gobernante seleccionó a un nuevo líder, Abiy Ahmed, de la región de Oromía, que asumió el cargo prometiendo esperanza, paz y unidad. Esto no duró mucho. Sus relaciones se rompieron con los antes poderosos oficiales del TPLF que se retiraron a su región de origen. El 4 de noviembre de 2020, Abiy declaró la guerra en Tigray.

El conflicto en curso ha provocado otro ajuste de cuentas sobre lo que significa ser tigrino en el más amplio cuerpo político de Etiopía. La guerra se está llevando a cabo en un contexto de resurgimiento del panetiopianismo que ha enmarcado al TPLF como su archienemigo. El gobierno ha descrito sus acciones como una "operación de reforzamiento de la ley" contra el TPLF y no como una guerra contra el pueblo de Tigray, y sin embargo, es así como muchas personas lo han experimentado.

Muchos tigrinos apoyan al TPLF, como se vio en el resultado de las elecciones regionales de septiembre de 2020, que el gobierno federal consideró ilegales. Además, en el marco de la actual "operación de reforzamiento de la ley" lanzada para capturar a los principales líderes del partido, miles de personas comunes y corrientes han sido asesinadas o desplazadas. Mientras tanto, muchos no tigrinos celebraron la captura de Mekele, la capital de Tigray, y guardaron silencio cuando el gobierno obstruyó la ayuda que llegaba a sus compatriotas. Los perfiles étnicos y el acoso a los tigrinos van en aumento.

Algunos amigos y familiares, a los que conozco desde hace mucho tiempo, han apoyado la guerra a pesar de haber causado la incalculable devastación y miseria de innumerables familias. Mis lazos sociales se han vuelto cada vez más débiles. Frente a la emergente crisis humanitaria que afecta a la población de Tigray, el deliberado intento del gobierno de negar la ayuda y el silencio y el apoyo de la mayoría de los etíopes han erosionado el sentido de pertenencia e identificación que tuve con Etiopía.

Uno de los aspectos más dolorosos para mí es que mi padre, que siempre ha sido un orgulloso etíope, ha sido, una vez más, condenado al sufrimiento y aislamiento por parte del país por el que había sacrificado 28 años de su vida. Personalmente, se me hace imposible en la situación actual sentirme a la vez tigrino y etíope. Debido a la guerra y a las respuestas de muchos de mis compatriotas al sufrimiento de los tigrinos, el vínculo que tenía con Etiopía parece roto sin remedio.

Temesgen Kahsay

* Temesgen Kahsay es profesor asistente en la Escuela Noruega de Liderazgo y Teología.

Fuente: African Arguments

[Fundación Sur]


Artículos relacionados:

- Eritrea no es un aliado legítimo para la Unión Europea, por Martin Plaut

- Eritrea y Etiopía: algunas reflexiones sobre los acontecimientos recientes en Tigray

- Tigray acusa a Eritrea de participar en el conflicto de Etiopía

- Tigray lanza misiles contra aeropuertos etíopes y contra la capital de Eritrea

- Eritrea y Somalia refuerzan la cooperación entre ambos paises

- Mensaje del presidente de Eritrea sobre la COVID-19

- Nopales para combatir el hambre y la desnutrición en Eritrea

- Segundo aniversario del acuerdo entre Etiopía y Eritrea

- Eritrea construye nuevos servicios sociales en la región de Anseba

- Los ciudadanos de Eritrea se vuelcan con los más desfavorecidos

- Invasión de enjambres de langostas del desierto bajo control en Eritrea

- Una escuela de Eritrea reconoce a sus estuadiantes más sobresalientes

- Eritrea condena el intento de asesinato del primer ministro sudanés

- Contribución en apoyo de las familias de los mártires en Eritrea

- Eritrea conmemora la masacre de Asmara

- Eritrea denuncia a Trump debido a la restricción de las visas

- Eritrea se une a la corporación Financiera de África

- Isaias Afwerki, presidente de Eritrea, se reúne con los jefes adjuntos de la ONU

- UNICEF envía un suministro de vacunas a Eritrea

- El presidente de Eritrea y el primer ministro de Sudán discuten el fortalecimiento de las relaciones bilaterales

- Eritrea encabeza la lista de los peores países contra la libertad de prensa

- El ejército eritreo cierra ocho escuelas católicas

- Eritrea se une a la Iniciativa para la Protección del Elefante

- El Día de los Mártires en Eritrea y su impacto en la población

- Eritrea, Nigeria y Benín se quedan fuera del Área de Libre Comercio de África

- Etiopía-Eritrea: la apatridia y la sucesión de Estados

- Eritrea acusa a Sudán, Turquía y Qatar de apoyar a los grupos islamistas de la oposición

- Eritrea libera a más de 35 personas detenidas por motivos religiosos

- El oro de Sudán sale de contrabando hacia Egipto o Eritrea

- Escalada de tensiones al oeste del mar Rojo

- Eritrea renueva las acusaciones a Sudán, Etiopía y Qatar de apoyar a los grupos yihadistas

- Eritrea se une a Arabia Saudita y sus aliados en el tema de Qatar

- Recordando el caso de Eritrea y Etiopía

- Qatar Airways suspende sus vuelos a Eritrea

- La colaboración de la Unión Europea con Sudán y Eritrea fortalece el tráfico de personas


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios