En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Diálogos entre maternidades africanas y románicas, coordinado por Alfonso Revilla Carrasco
...leer más...
África: la trampa de la deuda y cómo salir de ella
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : Ruanda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : República Democrática del Congo
...leer más...

Blog Académico

Noticias
El ministro egipcio de Exteriores visita Rusia
...leer más...

Estados Unidos afirma que todavía hay tropas de Eritrea en Tigray
...leer más...

Encuentro de la SADC para tratar la crisis de Esuatini
...leer más...

Segunda ronda de elecciones legislativas en Túnez
...leer más...

Las Noticias de la República Democrática del Congo (2023-01-16 / 2023-01-31), edición quincenal en francés de Luc de l’Arbre
...leer más...

Sudán y Chad acuerdan patrullas conjuntas de la frontera
...leer más...

Egipto y Armenia mantienen un encuentro bilateral
...leer más...

Disminuye la satisfacción ciudadana con el Gobierno de Malaui
...leer más...

Preocupa el brote de cólera de Somalia y Etiopía
...leer más...

La violencia yihadista se intensifica en Burkina Faso con casi 30 víctimas en 2 días
...leer más...

La República Democrática del Congo se propone eliminar la enfermedad del sueño antes de 2030
...leer más...

India y Egipto nuevos aliados estratégicos
...leer más...

Ruanda insta a Tanzania a unirse a la Visa Única de Turista de África Oriental
...leer más...

El Banco Africano de Desarrollo concede a Senegal 1,4 millones de euros para financiar su pacto de soberanía alimentaria
...leer más...

Cabo Verde defiende la necesidad de la descentralización y el empoderamiento del nivel local como promotor de desarrollo
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
Literatura africana 2021, por Bartolomé Burgos
...leer más...
La ruta canaria de la coca
...leer más...
También en Sudáfrica hay tigres, por Ramón Echeverría
...leer más...
Uganda aprobó la construcción del oleoducto más largo del mundo, por Lázaro Bustince
...leer más...
Los mototaxis imprudentes de Kampala son un peligro para los ciudadanos, por Lázaro Bustince
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >

El no resuelto conflicto fronterizo entre Uganda y Sudán del Sur tiene en vilo a las comunidades locales, por Waakhe Simon y Scovin Iceta
09/12/2022 -


Trauma, dolor y miseria: Décadas de disputas a lo largo de la frontera entre Sudán del Sur y Uganda han ensombrecido la vida de los habitantes de ambos países.

Juan Vicki Robina, de Kajo-Keji, en Sudán del Sur, y Dipio Kevin Gift, de Moyo, en Uganda, son sólo dos de las muchas víctimas del prolongado conflicto fronterizo que ha complicado vidas, familias y comunidades.

Durante décadas, los Kuku y los Mà’dí han convivido, compartiendo lazos socioeconómicos y culturales, unidos por matrimonios mixtos y aprendiendo la lengua y la cultura del otro. Las historias de Robina y Kevin, de 37 y 26 años respectivamente, ponen de manifiesto años de problemas psicológicos, físicos y económicos provocados por los dos puntos fronterizos.

La frontera entre Kajo-Keji y Moyo ha sido una frontera "blanda", apenas impuesta o disputada durante las guerras civiles sudanesas anteriores al Acuerdo General de Paz (AGP). Sin embargo, tras el APC y la independencia de Sudán del Sur, la falta de definición de la frontera ha sido un factor de conflicto, con especial contención en la zona de Sunyu, una fértil área de cultivo.

Históricas diferencias de opinión están ahora provocando tensiones entre los Kuku de Sudan del Sur y las fronterizas comunidades Mà’dí ugandesas. Esta tensión se ha intensificado con violentos enfrentamientos en Kajo-Keji y Moyo. En 2014, estalló uno de los más mortíferos y sangrientos conflictos entre ambas comunidades. Según las autoridades locales, al menos 20 personas murieron y 200 chozas fueron incendiadas.

Algunos jóvenes Mà’dí fueron de casa en casa buscando a residentes de Kuku. Golpearon a todos los que encontraron, incendiaron sus casas y saquearon sus tiendas y otros negocios. Cientos de Kukus, muchos de los cuales habían vivido en Moyo durante décadas, tuvieron que huir para salvar sus vidas.

En un abrir y cerrar de ojos, la ciudad fronteriza de Jale, en el lado de Kajo-Keji, se llenó de cientos de horrorizadas personas de todas las edades y condiciones sociales. Alumnos y estudiantes se escabulleron de sus escuelas corriendo por caminos llenos de maleza por miedo a ser apaleados por compañeros y gente de los poblados.

En la época de la violencia, la gran familia de Robina se había instalado en Moyo durante años, tras escapar del conflicto entre Sudán del Sur y Sudán en 1983. Todo iba bien antes de 2014. Los Kuku comerciaban libremente y eran tratados como ciudadanos de Moyo. La zona se había convertido en el segundo hogar de Robina y sus padres y hermanos, sentían que estaban allí para quedarse. El conflicto, sin embargo, dio un vuelco a sus vidas.

Las represalias contra los mà’dí obligaron a al menos 2.500 residentes de Moyo a huir temporalmente a Adjumani, un distrito vecino. Los pocos Mà’dí que residían entonces en Kajo-Keji tuvieron que huir para salvar la vida. Algunos fueron rescatados por las autoridades locales de Kajo-Keji y sobrevivieron a las palizas. Pero muchos otros no tuvieron suerte y perdieron tanto sus bienes como sus vidas.

Dipio Kevin Gift, madre de uno de ellos, reside en la zona residencial Lowi Quarter de la ciudad de Moyo, situada a unos 15 kilómetros de Kajo-Keji. Se tarda unos 30 minutos en moto en cruzar de Moyo a Kajo-Keji. Dipio perdió a su hermano en el lado de Kajo-Keji durante los ataques de venganza dirigidos al pueblo Mà’dí. Muchos jóvenes Mà’dí, incluido el hermano de Dipio, habían cruzado la frontera con Sudán del Sur para trabajar en construcción local en Kajo-Keji.

Ira, trauma, dolores

Alrededor de una década después, los lugareños viven con traumas e ira sin resolver. Los esfuerzos para hablar y buscar justicia siguen siendo esquivos, lo que impide que las dos partes reanuden los antiguos lazos de amistad y oportunidades económicas.

Para los lugareños como Dipio, que viven del lado de Uganda, las oportunidades y las relaciones que solía disfrutar se han desvanecido. “No tengo el coraje de ir a Sudán del Sur y nunca sueño con ir”, dijo a The Niles. “El trauma de mi hermano me ha torturado mucho”.

Otros también tienen un trauma persistente. Robina, madre de tres hijos,contó a The Niles cómo su casa en Moyo fue incendiada con todas sus posesiones dentro. Se vio obligada a reubicar a su madre de 62 años y a algunos de sus familiares por el peligro inminente que corrían.

A mi hermano lo cortaron con una panga. Lo cortaron en la cabeza, luego en la frente y luego también le cortaron las manos, y como no recibió ayuda a tiempo, murió desangrado. Ni siquiera lo llevaron al hospital”, dijo Robina.

Cuando las cosas se volvieron violentas en Moyo, algunas personas kuku en Kajo-Keji comenzaron a vengarse de algunas de las personas Mà’dí que residían en Kajo-Keji.

Según testigos presenciales, los lugareños de ambos lados utilizaron machetes, arcos y flechas y palos, entre otras armas. Los daños infligidos fueron de ambos lados.

Robina dijo que ella y su madre no pudieron seguir adelante después de la violencia. “A decir verdad, no me he olvidado hasta hoy”, dijo. “Pasará algún tiempo antes de que lo olvide. Puede saltarse de mi mente, pero cuando vuelve a mí, me siento muy herida”.

Empezó hace décadas

El conflicto de 2014 fue causado por la frontera compartida. La disputa fronteriza no es simplemente una falla de los gobiernos para definir y demarcar este tramo de la frontera internacional, sino que debe entenderse en el contexto de cambio de valores de tierra, patrones de descentralización y sistemas locales híbridos de gobernanza de tierra.

Henry Kala Sabuni, excomisionado del condado de Kajo-Keji, quien ahora dirige la Comisión Estatal de Equatoria Central para la Resolución de Conflictos y la Reconciliación, explicó a The Niles que todo comenzó cuando las autoridades de Moyo decidieron ir y realizar un censo en Sunyu, una pequeña aldea en Kajo-Keji donde vive gente Kuku.

El gobierno de Uganda estaba tratando de hacer una enumeración para su censo para Uganda”, dijo, añadiendo que el consejo del distrito local tenía algunas resoluciones que extendían el conteo a una parte de Kajo-Keji, un poblado de Sera Jale Boma que estaba incluido en el mapa de Uganda.

Cuando las autoridades del distrito de Moyo enviaron a sus enumeradores a registrar a las personas de esa aldea, la población de la comunidad kuku que pertenece a la República de Sudán del Sur se negaba a menudo a ser inscrita o registrada como Ugandeses”. Esto, explicó Kala, provocó un problema entre Moyo y Kajo-Keji.

Mientras tanto, las autoridades de Kajo-Keji detuvieron a los funcionarios de Moyo por invasión ilegal en Sudán del Sur, dijo Kala. Finalmente fueron liberados y, al regresar a Moyo, los líderes del distrito de Moyo, encabezados por el entonces presidente del distrito de Moyo, Vukoni Jimmy Okudi, junto con otros políticos, movilizaron algunos jóvenes del lugar que luego comenzaron a protestar violentamente por la detención en Kajo-Keji. Desde la violencia de 2014, los antiguos libres cruces fronterizos y el contacto entre los Kuku y losMà’dí aún no han vuelto a la normalidad, dijo.

Según Kala, el conflicto de 2014 no fue el primero de este tipo que enfrentaron las dos comunidades por cuestiones territoriales y fronterizas. A la tierna edad de 12 años, Kala afirma que se enteró por su abuelo, Sabuni, que en la década de 1940 siete personas murieron en un conflicto.

Sin embargo, el conflicto no se propagó porque la persona acusada de haber provocado el asesinato de las siete personas en el otro lado de la comunidad fue declarada culpable por un tribunal y ejecutada como castigo.

Conflictos fronterizos llevaron también a que el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir Mayardit, y el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, se reunieran en la zona en 2009 para tratar de resolver las disputas entre Kajo-Keji y Moyo. Los gobiernos formaron un comité fronterizo para elaborar planes para demarcar puntos fronterizos poco claros pero diez años después no se ha registrado ningún éxito tangible.

Poblaciones en crecimiento, así como la influencia política a nivel de liderazgo estatal son críticos impulsores de los continuos conflictos fronterizos. En los últimos años, el liderazgo de cada país ha fortalecido la gobernanza local en Uganda y Sudán del Sur. Las instituciones de los nuevos sistemas de gobierno local han ido acompañadas de subdivisiones de unidades administrativas.

Según un informe de investigación titulado "Dividiendo Comunidades en Sudán del Sur y el norte de Uganda", escrito por Cherry. Leonardi y Martina Santschi del Rift Valley Institute, mucha gente en Sudán del Sur y el norte de Uganda, al igual que otras personas en todo el mundo, ven los límites y fronteras como una potencial fuente de claridad, seguridad y prevención de conflictos. El informe explica que que las ambiciones políticas y económicas y los temores de discriminación o exclusión de la tierra promueven fronteras más rígidas, tanto a nivel local como entre grupos de personas.

En Sudán del Sur, por ejemplo, según el informe de 1994, el Movimiento de Liberación del Pueblo de Sudán [el partido gobernante de Sudán del Sur] se había comprometido formalmente con la descentralización. En 2004, el partido celebró una conferencia de líderes tradicionales. Produjo la Declaración de Kamuto, que afirmaba el respeto por las “culturas” y las “responsabilidades de los líderes y jefes tradicionales, en particular con respecto a la tenencia y propiedad de tierra y otros recursos pertenecientes a sus respectivas comunidades”.

En Uganda, por otro lado, el número de distritos aumentó de 34 en 1990 a 112 en 2013, según el informe del Valle del Rift. “Si bien se ha dado una variedad de explicaciones sobre la extrema naturaleza de la creación de distritos en Uganda, quizás la más plausible es, según el informe, que los nuevos distritos han sido una fuente de patrocinio electoral para el presidente Yoweri Museveni”.

Estos distritos, según el informe, han sido divididos principalmente sobre una base étnica y su creación ha reducido lo que, en algún tiempo, fueron distritos étnicamente heterogéneos a distritos poblados en gran parte por solo uno o dos grupos étnicos principales, agregando que a menudo provocaron conflictos en el proceso, aumentando el sentido de divisiones entre diferentes grupos.

Otros conflictos fronterizos

A lo largo de la frontera entre Sudán del Sur y Uganda, recientemente ha habido un aumento de conflictos entre comunidades vecinas de ambos países. Según informes de los medios, siguen repitiéndose conflictos fronterizos similares a lo largo de un punto fronterizo entre el condado de Magwi (Sudán del Sur) y el distrito de Lamwo (Uganda). Radio Tamazuj informó que en agosto de 2015, funcionarios del condado de Magwi dijeron que 150 familias abandonaron sus hogares atemorizadas después de que fuerzas ugandesas entraran a Pogee durante una disputa por la tierra.

En diciembre de 2015, Sudán del Sur y Uganda firmaron un memorando de entendimiento para aliviar la tensión fronteriza y permitir la demarcación del límite en disputa de aproximadamente 470 kilómetros de largo. Aun así, se ha avanzado poco desde entonces. En mayo de 2018, soldados de Sudán del Sur detuvieron la construcción de carreteras en el distrito de Lamwo, en el norte de Uganda.

Mientras tanto, Sudán del Sur y Kenia están luchando por un terreno en disputa en su frontera. El Triángulo de Elemi, rico en petróleo, ha sido reclamado por los dos países, representando una amenaza para las relaciones diplomáticas entre las dos naciones. En los últimos años, el área en disputa ha sido testigo de enfrentamientos entre comunidades locales de los tres países que limitan entre sí en ese punto: Sudán del Sur, Kenia y Etiopía. No se ha llegado a una solución permanente y las tensiones continúan.

Rompehielos

En ausencia de una solución duradera al problema por parte de los estados, las intervenciones de algunos actores de paz pueden ayudar a romper temporalmente el ciclo de recurrentes conflictos.

La Iniciativa de la Cuenca del Nilo (NBI) es un organismo de gobierno regional que intenta forjar la cooperación entre los países que comparten el río Nilo, incluidos Sudán del Sur y Uganda. La iniciativa intenta detener algunos de los crecientes conflictos entre comunidades que comparten fronteras.

El Proyecto de Multipurpose Water Resources de Nyimur, por ejemplo, se implementa a través del Programa de Acción Subsidiaria de los Lagos Ecuatoriales del Nilo (NELSAP), uno de los dos programas de inversión bajo el NBI que beneficia a residentes en el condado de Magwi, en Sudán del Sur, y a residentes en el norte, este y noreste de Uganda, es una de las iniciativas que los actores no estatales pueden emular para reducir los enfrentamientos.

La iniciativa tiene como objetivo aumentar la resiliencia de los lugareños en las comunidades destinatarias cambiando las condiciones socioeconómicas y naturales, incluida la variabilidad climática y el cambio climático, lo que posteriormente aumenta la producción agrícola en largo plazo. También tiene como objetivo estabilizar los movimientos fronterizos entre los dos países y dirigir la gestión conjunta de los recursos de tierra y agua.

El proyecto Nyimur es un faro de desarrollo en las comunidades beneficiarias que acelera el "desarrollo de áreas remotas y motiva la cooperación entre los países involucrados", dijo a The Niles Mwasiti Ally Rashid, Oficial del Programa NELSAP para la Gestión y el Desarrollo de Recursos Hídricos.

Además de aumentar la cooperación entre los dos países y la seguridad en las áreas del proyecto, mejorará de manera sostenible el desarrollo socioeconómico de ambos países a través del desarrollo y la gestión de los recursos hídricos para una mayor disponibilidad para usos múltiples, incluida mitigación de inundaciones y sequías, riego, generación de electricidad, desarrollo pesquero y suministro de agua”, agregó Rashid.

Llamadas a intervenir

Mientras tanto, en las comunidades Moyo y Kajo-Keji, el proceso de recuperación de los enfrentamientos violentos es lento y la ansiedad sigue siendo alta entre muchas personas de ambos grupos.

Solo rezo para que no vuelva a suceder”, dijo Robina, enfatizando la necesidad de que los líderes de los dos países aborden el problema de manera eficaz.

Puede que los líderes estén lejos y que sus vidas nunca se hayan visto afectadas por esto, pero para nosotros tienen que buscar el camino a seguir”, dijo Dipio, instando a los dos gobiernos a comenzar un dialogo para garantizar la paz en la región.

De acuerdo con las políticas de los dos países, la demarcación de las fronteras es tarea de los respectivos líderes nacionales. Todos los esfuerzos que están realizando las autoridades locales, incluidos el diálogo y las conferencias de paz, son, en el mejor de los casos, iniciativas temporales.

Anyama Williams, un alto funcionario del gobierno local del distrito de Moyo, explicó a The Niles que la solución para abordar finalmente el problema radica en una decisión final y esfuerzos de Juba y Kampala.

Los dos gobiernos nunca se comprometen a demarcar muy claramente la frontera. Parecen estar resolviendo el problema evitando la responsabilidad y pasar la carga a la próxima generación”, dijo Williams. “Es necesario definir la soberanía y la integridad territorial de estos dos países. Que el límite fronterizo sea bien conocido por todos para que recuperemos nuestro respeto”.

Waakhe Simon (@WaakheWudu) - Scovin Iceta (@scoviniceta)

Fuente: The Niles

[Traducción, Jesús Esteibarlanda]

[CIDAF-UCM]


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !