En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : Ruanda
...leer más...
La agricultura de los oasis, por José María Mella
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : Uganda
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : República Democrática del Congo
...leer más...
Crónicas políticas del África de los Grandes Lagos 2021 : Burundi
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Una empresa etíope gana el Premio Internacional de Café Ernesto Illy por el mejor café arábicarabe
...leer más...

Seychelles y Taiwán renuevan su acuerdo de pesca
...leer más...

La Cumbre de Luanda sobre el conflicto en RDC llama al grupo rebelde del M23 a deponer las armas
...leer más...

Sudáfrica lanza una campaña nacional sobre accesibilidad para personas con discapacidad
...leer más...

Empuje al sector del turismo en Lesotho con el Festival de la Ginebra y la Trucha
...leer más...

Níger acoge la Cumbre de la Unión Africana sobre industrialización y diversificación económica
...leer más...

Marruecos llama al resto de estados africanos a unirse a la Alianza de Civilizaciones de la ONU
...leer más...

Ramaphosa se enfrentará al exministro de Salud Mkhize en las primarias de la ANC
...leer más...

El presidente de Burundi clausura la decimosexta edición de la antorcha de la paz
...leer más...

7 países de África Occidental se reúnen bajo la Iniciativa de Accra para luchar contra el terrorismo
...leer más...

Un policía somalí es sentenciado a pena de muerte tras asesinar a una persona en una pelea
...leer más...

Sudán libera a 3 militares que organizaron un grupo armado
...leer más...

Malí prohíbe las actividades de las ONG financiadas por Francia
...leer más...

Los yihadistas atacan un pueblo y una base militar en Nigeria
...leer más...

Boko Haram ataca en Chad
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca… sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

Ver más artículos del autor


Gas Wars, por Rafael Muñoz

14 de octubre de 2022.

Cuando en el puerto de Santa Cruz de Tenerife o camino de las Teresitas vean un buque de color verde con cuatro grandes esferas en cubierta, no crean lleva un Tiranosaurio encerrado en una jaula, se trata del transporte de gas natural licuado a menos ciento sesenta grados centígrados. Metano, si así lo prefieren. El conflicto de Ucrania y la todavía insalvable dependencia del gas ruso que la industria europea tiene, también su sociedad para atravesar el invierno que en Canarias no tenemos, ha generado una seria competencia por ver quien suministra, a contrarreloj, pues el invierno ya está aquí, el gas que Putin podría terminar de cortar, o vender a precio de platino.

En la vida pocas cosas son casuales y si causales, y que Washington, que históricamente ha sido conservador a la hora de exportar sus recursos naturales, pero no sus armas, ahora se haya ofrecido para suplir el déficit de gas ruso a Europa occidental, es cualquier cosa menos casual.

Más allá de no querer ver las responsabilidades norteamericanas de lo que ocurre en Ucrania, producto de su incesante empeño de empujar la OTAN hacia el vientre blando ruso del Mar negro, de la injustificable agresión rusa, y de la ya indisimulable “necesidad” de la economía Made in USA de crecer a base de los desastres en Europa en forma de dos guerras mundiales, lo cierto es que vivimos una lucha sin cuartel por ver quien llena el depósito de gas antes de navidad.

Solo Alá sabe lo que la hábil inteligencia marroquí se encontró en el móvil de Pedro Sánchez para que con nocturnidad y alevosía, también con aires de caudillo, se precipitara a reconocer la soberanía de Rabat sobre el Sáhara Occidental. La reacción inmediata fue que Argelia, gran suministrador de gas natural a España, se puso de perfil y dio prioridad a los pagadores franco – italianos, debiendo ahora Paris arreglar lo que Pedro Sánchez, ¿quizás para tapar su móvil?, armó poniendo en jaque el suministro de gas a parte de Europa meridional, e incrementando la factura que Argelia cobraba a España.

Los ganadores del sainete, y de la torpeza del gobierno español, no son otros que las empresas energéticas norteamericanas y los brókers de los armadores de buques gaseros LNG (Liquefied Natural Gas). La guerra del gas se libra silenciosamente, suena a metáfora de ventosidad, me van a perdonar la impertinencia, pero así es. Los estados - energéticas negocian los fletes del gas ya embarcado en buques a ver quién es el mejor pagador para poner rumbo al puerto de descarga. Esto beneficia a las grandes multinacionales de la energía, a los armadores, y de ninguna manera al consumidor, que es quien recibe en su factura el resultado de esta complicada matriz de variables.

Esos buques verdes que suelen visitar las aguas próximas a Tenerife pertenecen a la Nigeria LNG Limited. Una empresa estatal nigeriana con diversas participaciones, dedicada a la exportación de gas natural licuado. La visita del presidente nigeriano a España el pasado verano fue de nuevo cualquier cosa menos casual pues se buscaba, a la desesperada, alternativas al gas argelino.

Hasta Septiembre, el volumen del gas procedente de Argelia se ha visto drásticamente reducido gracias a [solo el CNI sabe porqué] que Sánchez se encamó con Marruecos en la delicada cuestión del Sáhara Occidental. El gas argelino llegaba a España de dos maneras, bien por el gaseoducto submarino Medgaz, que une Argelia con Almería, o atravesando Marruecos, de ahí lo delicado de la cuestión saharaui siendo Argelia enemigo histórico de Marruecos y gran valedor del POLISARIO. Torpeza histórica el bandazo de Pedro Sánchez respecto al Sáhara con drásticas consecuencias energéticas.

El gas que cómodamente llegaba por medio de gaseoductos debería ahora ser sustituido por un goteo de buques metaneros que lo transporten desde las terminales estadounidenses y nigerianas, lo cual significa un periplo medio de unos doce y diez días respectivamente hasta arribar a las plantas regasificadoras de España en Murgados, Huelva, o Bilbao.

¿Y qué fue de aquella elucubración de Coalición Canaria para una planta regasificadora en el mamotreto puerto fantasma de Granadilla para rodar Walking Dead?

El viaje de un buque LNG desde su terminal de carga en Bonny, Nigeria, hasta Murgados en Galicia, con su habitual escala en Tenerife, conlleva unos diez o doce días de navegación aproximadamente. Algunos de ellos, cargados, y a la espera de órdenes para proceder a destino, quedan al sur de Tenerife durante varios días al pairo esperando que el bróker logre el mejor pago del flete con los picos del mercado. El gas flotante se paga al precio que cotiza en el momento de la firma, o a uno ya establecido.

España, siendo el país con más kilómetros de costa de Europa, sigue siendo un país de borricos y molinos. Un enano marítimo, siendo apenas 13 los buques LNG, más cuatro en construcción para ser fletados al grupo noruego Knutsen, que tienen algún tipo de relación con armadores nacionales. Del total, solo el LNG “Ravenna Knutsen” estaría registrado con bandera española en Santa Cruz de Tenerife, ergo el resto navega bajo pabellones de conveniencia o bandera noruega que casi es lo mismo. Eso significa tener que acudir al voraz y salvaje oeste de los fletes internacionales donde impera la ley del mejor pagador.

No se dejen engañar por la gran mentira que el gas argelino se sustituye con barcos, pues el precio se dispara y de esa invención, estas facturas.

Rafael Muñoz Abad (CEAULL) - @Springbok1973

[CIDAF-UCM]



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !