En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Acaso no soy mujer?: Análisis de la violencia obstétrica desde la interseccionalidad, por Camilla Souza
...leer más...
África y Europa: Un Futuro Compartido, por José María Mella Márquez
...leer más...
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, por José María Mella Márquez
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...

Blog Académico

Noticias
La ONU entregará trigo ucraniano a Somalia
...leer más...

Mueren 3 cascos azules en la República Centroafricana
...leer más...

Angola celebra el centenario de Agostinho Neto
...leer más...

Christine Mwakatobe se convierte en la nueva directora ejecutiva del Aeropuerto Internacional del Kilimanjaro
...leer más...

Gabón organiza las Jornadas de formación en economía digital para jóvenes
...leer más...

Egipto es el primer destino para inversiones árabes en 2022
...leer más...

Se pone en marcha el plan nacional de Camerún ante la prohibición de la CEMAC a la exportación de troncos en la región
...leer más...

Viviendas amenazadas por el derrumbe de un poste eléctrico en un municipio de Gabón
...leer más...

Comienzo de la campaña presidencial de Nigeria
...leer más...

Los enfrentamientos entre sindicatos del transporte en Nigeria han dejado varios muertos
...leer más...

Descubierta una nueva fosa común en Libia
...leer más...

El presidente de Uganda presenta su plan para contener el último brote de ébola
...leer más...

El Gobierno de Cabo Verde anuncia ayudas para jóvenes emprendedores digitales
...leer más...

Las festividades del Día de las Fuerzas Armadas de Mozambique se saldan con más de mil ingresos en el Hospital Central de Maputo
...leer más...

Punto y costura para una mayor autonomía de la mujer en Congo
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Muñoz Abad, Rafael

Cuando por primera vez llegué a Ciudad del Cabo supe que era el sitio y se cerró así el círculo abierto una tarde de los setenta frente a un desgastado atlas de Reader´s Digest. El por qué está de más y todo pasó a un segundo plano. Africa suele elegir de la misma manera que un gato o los libros nos escogen; no entra en tus cálculos. Con un doctorado en evolución e historia de la navegación me gano la vida como profesor asociado de la Universidad de la Laguna y desde el año 2003 trabajando como controlador. Piloto de la marina mercante, con frecuencia echo de falta la mar y su soledad en sus guardias de inalcanzable horizonte azul. De trabajar para Salvamento Marítimo aprendí a respetar el coraje de los que en un cayuco, dejando atrás semanas de zarandeo en ese otro océano de arena que es el Sahel, ven por primera vez la mar en Dakar o Nouadhibou rumbo a El Dorado de los papeles europeos y su incierto destino. Angola, Costa de Marfil, Ghana, Mauritania, Senegal…pero sobre todo Sudáfrica y Namibia, son las que llenan mis acuarelas africanas. En su momento en forma de estudios y trabajo y después por mero vagabundeo, la conexión emocional con Africa austral es demasiado no mundana para intentar osar explicarla. El africanista nace y no se hace aunque pueda intentarlo y, si bien no sé nada de Africa, sí que aprendí más sentado en un café de Luanda viendo la gente pasar que bajo las decenas de libros que cogen polvo en mi biblioteca… sé dónde me voy a morir pero también lo saben la brisa de El Cabo de Buena Esperanza o el silencio del Namib.

@Springbok1973

Ver más artículos del autor


Los barcos del hambre, por Rafael Muñoz

7 de septiembre de 2022.

El pasado 3 de agosto el bulkcarrier RAZONI, con pabellón de Sierra Leona, se convertía en el primer buque cargado de cereal en dejar Ucrania y navegar hacia el Bósforo bajo salvoconducto de Naciones Unidas, y también con la incertidumbre de si un misil antibuque ruso lo echaría a pique, y con ello se abortarían los siguientes fletes del cereal.

El cuello de botella del Bósforo regula el tráfico de buques entre el mar Negro y el Mediterráneo, pero también es la angosta salida al mar de Rusia y el trigo ucraniano del que dependen muchas bocas en el Sahel y Cuerno de África. Turquía se ha convertido en un actor clave, pues monitoriza el tráfico marítimo entre el mar Negro y el Mediterráneo, y también la salida a mar abierto de la flota rusa en plena crisis internacional.

El valor estratégico del granero ucraniano quedó en liza desde la Segunda guerra mundial y así lo entendió la Alemania nazi. Ucrania ha sido la mayor pérdida económica, también emocional, de la desintegración de la vieja URSS, y lo ha sido por su benigno clima estival para la producción de grano industrial. Buena parte del pan que hoy consumimos tiene su origen en las cosechas ucranianas. La guerra y el bloqueo naval ruso, ilegal según la obsoleta declaración de Paris de 1856, pues no hay declaración de estado de guerra previo, ha hecho revivir viejos fantasmas como la guerra de los petroleros en el conflicto irano-iraquí de los años ochenta, que puso en jaque el suministro de petróleo y el precio de los fletes, trasladándose de inmediato al bolsillo del consumidor.

Las plataformas online que monitorizan el tráfico de buques de manera actualizada muestran como los puertos ucranianos al sur de Odessa, que reciben por transporte fluvial el grano para ser embarcado en buques mayores, cuyos destinos son Europa occidental, pero también Dakar, como gran puerto de entrada al Sahel, y otros del mar rojo para su redistribución regional, revelan como el tráfico parece haberse desviado a los puertos rumanos, y con ello el cereal por carretera para ser embarcado con mayor seguridad. También, como los graneleros que dejan Odesa navegan en aguas internacionales agrupados en convoyes hacia el Bósforo. Un tenso episodio marítimo que, de interrumpirse, producto de una escalada bélica, supondría ya no un incremento del precio de los fletes del cereal, sino la antesala de una hambruna en África oriental y la franja del Sahel, que lleva ya tiempo cocinándose con la ayuda de una sequía de proporciones bíblicas.

La dependencia del suministro de grano es particularmente delicada en el Cuerno de África, donde el Programa Mundial para la Alimentación (WFP) de Naciones Unidas condiciona la llegada del trigo ucraniano como condición sine qua non para evitar un cataclismo alimenticio en la región. El puerto de Djibouti, bajo influencia francesa, como único destino seguro [en la región] para la descarga del grano, se ha tornado en un enclave fundamental para la posterior redistribución regional de la base de la alimentación en África oriental, que no es otra sino el cereal. La situación es meridiana, si el grano no fluye de Ucrania hacia sus destinos, la primera derivada es un incremento de precios que beneficiaría a terceros exportadores, caso de Argentina, Australia, y EE. UU, pero la consecuencia más grave sería una hambruna desde Malí a Somalia a las puertas del invierno. Y es que si hay alguien especialmente vulnerable al desabastecimiento del cereal ucraniano es el continente africano al norte del ecuador.

La franja desértica del Sahel se estira desde Mauritania hasta la costa del mar rojo en Sudán, dependiendo básicamente del puerto de Dakar, y Port Sudan, ya que el factor libio es incierto por el estado interno de desgobierno, para el suministro de grano a Malí, Níger, y Chad, puesto que Egipto está muy al norte y tiene una alta demanda interna de trigo. Así, los estados africanos cerrados al mar dependen en buena medida de estos puertos, y de la continua llegada de los buques cargados de cereal para mantener la delicada cadena de suministro alimenticio a regiones a miles de kilómetros del puerto de desembarco. El otro factor que amenaza la alimentación es la inseguridad, a manos de milicias integristas que usan el grano como medio de hacerse localmente fuertes.

Por otra parte, a Moscú, en plena expansión de sus intereses geoestratégicos en África, no le interesa una mala prensa que la señale como culpable directa de una hambruna regional por bloquear la salida del cereal ucraniano. Rusia releva a Francia en lugares tan estratégicos como Malí, y su presencia se afianza en Libia, Mozambique, Sudán, o la caótica República Centroafricana y sus minas de diamantes; y lo hace ofreciendo asistencia militar y tecnológica a cambio de ganar influencia en la zona, y evidentemente también materias primas. Todo ello, sin inmiscuirse en los asuntos internos de los africanos, y las “obsesiones democráticas” de Bruselas para con las excolonias europeas.

Rafael Muñoz Abad (CEAULL) - @Springbok1973

[CIDAF-UCM]



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !