En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
Revista
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Acaso no soy mujer?: Análisis de la violencia obstétrica desde la interseccionalidad, por Camilla Souza
...leer más...
África y Europa: Un Futuro Compartido, por José María Mella Márquez
...leer más...
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, por José María Mella Márquez
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hospitales y escuelas de Sudáfrica piden ser exentos de los apagones programados
...leer más...

Más de 1.400 familias somalíes reciben ayuda gubernamental para enfrentar la sequía
...leer más...

África avanza lentamente hacia un horizonte de derechos reproductivos
...leer más...

El Gobierno de Níger habla sobre "Mujeres y resilencia climática"
...leer más...

Etiopía señalado como el país del África subsahariana donde más periodistas se encarcelan
...leer más...

Los Héroes de Ngorongoro jugarán contra Nigeria en la Copa Africana Sub-23 tras derrotar a Sudán del Sur
...leer más...

Somalia reitera su voluntad de paz en la región en visita oficial a Etiopía
...leer más...

Eritrea acoge una conferencia sobre el suministro sostenible de la patata
...leer más...

Togo organizará en octubre la tercera edición del Mes del Consumo Local
...leer más...

El parlamento de Uganda debate sobre el trasplante de órganos
...leer más...

El Fondo Mundial anuncia la recaudación de 14.250 millones de dólares para la lucha contra la malaria
...leer más...

La Unión Nacional de Agricultores de Zambia reclama al Gobierno que facilite el cumplimiento del Farmer Input Support Programme (FISP)
...leer más...

El Movimiento Democrático Popular de Namibia emplaza al gobierno a condonar las deudas del agua
...leer más...

La OMS impulsa medidas de preparación y respuesta ante epidemias
...leer más...

La segunda ronda de diálogo social enfrenta al Gobierno marroquí y los sindicatos por la subida de los salarios
...leer más...


Noticias

Bitácora Africana
De nuevo el velo, pero en dos versiones distintas, por Ramón Echeverría
...leer más...
El nuevo rearme del grupo terrorista M23 y su impacto en los pueblos del Kivu, por Lázaro Bustince (parte 2/2), por Lázaro Bustince
...leer más...
África en la encrucijada, por Gaétan Kabasha
...leer más...
El nuevo rearme del grupo terrorista M23 y su impacto en los pueblos del Kivu (parte 1/2), por Lázaro Bustince
...leer más...
¿Pueden los árboles transgénicos parar el desierto del Sáhara?, por Bartolomé Burgos
...leer más...

Bitácora Africana

Inicio > REVISTA > Crónicas y reportajes >


Ope Adetayo

Escritor y periodista nigeriano residente en Lagos, Nigeria. Actualmente es becario de periodismo de African Arguments. Sus trabajos han sido publicados en @AJEnglish, @ForeignPolicy, @Guardian, @Vice, @TRTWorld, Mail and Guardian, Sahelien, The Republic, etc.

- @OpeAdetayo1

- OpeyemiAdetayo7@gmail.com

Ver más artículos del autor

“Solo ucranianos, no negros”: los estudiantes africanos que huyen de la guerra en Ucrania se enfrentan al racismo
18/03/2022 -


Quienes huyen de la invasión de Rusia hablan de discriminación, tanto por parte de funcionarios como de otros refugiados, y de la falta de apoyo de sus gobiernos.

Inicialmente, Wasiu Sidiq, un estudiante de 20 años de la Universidad Nacional de Medicina de Lviv, no quería irse de Ucrania cuando comenzó la invasión rusa. Mantuvo la calma mientras otros corrían hacia las fronteras. Pero cuando se despertó el 25 de febrero, el segundo día de la guerra y descubrió que su compañero nigeriano de cuarto se había ido sin previo aviso en medio de la noche, se derrumbó.

Sidiq se unió a otros cuatro estudiantes nigerianos y se dirigió a la frontera de Medyka, que Ucrania comparte con Polonia. Empacaron sus objetos en algunas maletas y bolsos y se fueron alrededor de las 8 am. Se subieron a un autobús que se dirigía a la frontera pero después de más de dos horas en las que apenas se habían movido entre las colas de otras personas que huían, el conductor desistió y les ordenó que se bajaran. Comenzaron lo que sería una espantosa caminata de seis horas.

Ya era de noche cuando Sidiq y sus compañeros arrastraron sus cansados cuerpos hasta la frontera. Ya había miles de personas allí. Después de otras cuatro horas de luchar para moverse a través de la multitud Sidiq logró atravesar la puerta, pero se separó de sus amigos en el proceso. Se unió a una fila que no se movió durante casi 24 horas.

La razón por la que la fila no se movía era por los ucranianos. Decían que son los dueños del país”, dice un furioso Sidiq a African Arguments por teléfono. “Le dije a una mujer [ucraniana] que ambos somos extranjeros en este momento”. Dice Sidiq que cuando la fila finalmente comenzó a moverse los funcionarios dijeron a los africanos que formaran una fila separada y otros refugiados comenzaron a gritarles.

Empezaron a gritar ‘extranjeros vuélvanse, extranjeros vuélvanse’. Nos lo gritaban a la cara”, dice. “No se preocuparon por nosotros en ese momento. Solo querían que muriéramos”.

Ahora que había dos filas los guardias fronterizos dejaron pasar a unos cien ucranianos antes de seleccionar a unos cinco africanos. Pero finalmente sellaron el pasaporte de Sidiq y fue seleccionado para la evacuación.

Para ese momento ya estaba exhausto, hambriento y deshidratado. Notó un puesto que estaba dando comida a refugiados pero a él y a otros estudiantes negros se les negó.

Estaban compartiendo pan, hamburguesas, fideos y café”, dice. “Nos acercamos a estas personas y les dijimos que teníamos hambre, y nos dijeron que la comida es solo para ucranianos, no para negros”.

“No debe haber discriminación”

Según datos oficiales, al menos el 20 % de los estudiantes extranjeros en Ucrania son africanos. Solo de Nigeria hay al menos 4.000 estudiantes. Muchos son atraídos al país de Europa del Este debido a sus costes de matrícula asequibles en comparación con otros destinos en Europa.

Al igual que Sidiq, muchos de estos estudiantes africanos, incluidos kenianos y ghaneses, por ejemplo, también han intentado huir desde la invasión de Rusia y se han enfrentado a la discriminación racial en sus viajes. Después de que cientos de estas experiencias fueran documentadas en línea, Fillipo Grandi, Comisionado de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), reconoció el problema.

Han visto informes en los medios de que hay diferentes tratamientos entre ucranianos y no ucranianos, pero nuestra observación es que estas no son políticas estatales, pero hemos visto casos en los que ha sucedido”, dijo en una conferencia de prensa el 1 de marzo.

En declaraciones a African Arguments, Kevin Keen, portavoz de la oficina del Alto Comisionado Adjunto de ACNUR, reiteró: “Hacemos hincapié en que no debe haber discriminación contra ninguna persona o grupo. Entre otros instrumentos de derechos humanos, la Convención de Refugiados de 1951 se aplica ‘a refugiados sin discriminación por motivos de raza, religión o país de origen’”.

“Seguían golpeándonos el pecho”

Mientras Sidiq contemplaba aún ir a la frontera el segundo día de la invasión de Rusia, Elizabeth, una estudiante nigeriana de 20 años de la Universidad de Medicina de Kiev, que prefiere que usemos su segundo nombre, ya estaba en camino.

Desde las 5 de la mañana de ese día ella y una amiga habían decidido intentar llegar a Polonia. Fueron a la estación de tren en la capital, pero tuvieron problemas para obtener información de los funcionarios que estaban allí. Por el contrario, notaron que el personal parecía estar indicando a los ucranianos la plataforma correcta. Cuando llegó el tren de las 9 a. m., Elizabeth y su amiga estaban detrás de una gran multitud a pesar de haber estado esperando durante horas. No lograron subir al tren.

Alrededor de las 7 p. m., llegó otro tren. Esta vez, estaban en el lugar correcto. Permitieron que las mujeres con niños subieran primero y luego trataron de avanzar pero se encontraron con una fuerte resistencia.

Tratábamos de entrar y nos empujaban con mucha fuerza y seguían golpeándonos el pecho repetidamente”, dice Elizabeth. “A uno de mis amigos casi lo tiran al medio del área de las vías del tren, un lugar básicamente muy peligroso. Tuvimos que luchar para abrirnos camino y luego conseguimos asientos”.

Conscientes de que en el vagón solo había negros, se esforzaron por parecer inofensivos. “Tuvimos que ser muy complacientes y muy amables y ayudarlos a llevar a sus hijos para que no nos vieran como una amenaza, no fueran demasiado hostiles con nosotros, pero eso realmente no ayudó mucho”, dice Elizabeth.

Cuando se detuvieron en la ciudad de Mostyska, cerca de la frontera con Polonia, la compañía de Elizabeth se bajó para ir al baño. Cuando regresaron, sus compañeros de viaje negaron que hubieran estado alguna vez en el tren.

Seguían insistiendo en que no sabían quiénes éramos. Fuimos a la puerta de al lado para intentar entrar, y la gente de la otra puerta empezó a reírse de nosotros”, dice. Sin embargo, pronto empeoró cuando los pasajeros comenzaron a obligar a los negros a bajar del tren.

Derribaron a una niña negra y agarraron a otro niño nigeriano y los sacaron a rastras del tren”, dice Elizabeth. “Ella ha estado con nosotros desde el principio”.

Sabemos todo sobre [el racismo] en Ucrania, pero creo que este es el peor tipo al que nos hemos enfrentado porque creo que este es el momento en que pensamos que se supone que todos deben tener su humanidad en el pecho”, agrega. “Nunca antes los había visto siendo malvados”.

“Una sobreestimación de capacidad”

El 27 de febrero, el gobierno de Nigeria condenó el trato a los africanos en un comunicado. “Es primordial que todos sean tratados con dignidad y sin favores”, decía. “Todos los que huyen de una situación de conflicto tienen el mismo derecho a una salida segura en virtud de la Convención de la ONU. El color de su pasaporte o de su piel no debería marcar ninguna diferencia”.

Sin embargo, aunque esta posición fue bien recibida, algunos argumentan que parte de la culpa de la difícil situación de los africanos que huyen de Ucrania recae en sus respectivos gobiernos. Se ha criticado a funcionarios de Nigeria, Marruecos y Kenia por su aparente tardanza en evacuar a sus ciudadanos en Ucrania. Antes de la invasión, líderes del sindicato de estudiantes de Nigeria habían acudido a la embajada de Nigeria en Kiev en busca de ayuda, pero fue en vano. Mientras que EE. UU., el Reino Unido y muchas otras naciones avisaron a sus ciudadanos para que se fueran y evacuaron al personal de la embajada, los gobiernos africanos que contaban con una importante población estudiantil en Ucrania pidieron calma.

La embajada de Nigeria ni siquiera nos atendió”, dice Sidiq.

A punto de comenzar la invasión, el ministro de Relaciones Exteriores de Nigeria, Geoffrey Onyeama, defendió la posición del gobierno en la televisión nacional citando las negativas de Rusia de que estuviera planeando invadir Ucrania.

Nuestras solicitudes de comentarios del gobierno quedaron sin respuesta, pero una fuente dentro del ministerio, que pidió permanecer en el anonimato por no estar autorizada para hablar, trató de explicar las acciones del ministerio:

La evaluación en aquel momento no era concluyente. Siempre hay una sobreestimación de la capacidad del Ministerio de Relaciones Exteriores para tratar ciertos temas y es injusto comparar con los países occidentales que tienden a tener muchos más diplomáticos y muchos más recursos”.

Agregaron que Nigeria tiene muy poco personal y recursos en Europa del Este y que su relación con los países de la región está en un punto bajo, lo que contribuyó a la inacción de Nigeria antes de la invasión.

El 2 de marzo, el presidente Muhammadu Buhari aprobó 8,5 millones de dólares para la evacuación de ciudadanos nigerianos de Ucrania a Polonia, Hungría, Rumania y Eslovaquia. Según los informes en línea, muchos estudiantes nigerianos están todavía varados.

Sidiq y Elizabeth tienen amigos que estaban en Ucrania y cuyo paradero no se conoce. “Ni siquiera sabemos si están vivos o muertos”, dice Elizabeth.

Ope Adetayo

Fuente: African Arguments

[CIDAF-UCM]


Artículos relacionados:

- Estados Unidos opina sobre el impacto del conflicto ucraniano en África

- África podría convertirse en el siguiente proveedor de gas de Europa

- Todos somos Ucrania y todos somos también responsables de cada invasión violenta

- Las personas negras que huyen de la guerra en Ucrania se enfrentan a medidas racistas en la frontera polaca

- Las naciones africanas reaccionan a la invasión rusa de Ucrania

- La Unión Africana y la Unión Europea celebran la sexta cumbre de jefes de Estado

- Censura en Internet 2022: Un mapa global de las restricciones

- Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2021: Norte de África y región MENA: Resumen del Informe de Transparency International

- Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) 2021: África subsahariana: Resumen del Informe de Transparency International

- Necesitamos líderes íntegros, competentes y responsables

- Secuestrar la verdad con la injusticia. Todo lo que me conviene ¡VALE!, por Lázaro Bustince

- “Congo hold-up”: ¿Un atraco en toda regla?

- Invertir en la juventud africana hoy para un mañana más brillante

- La post-verdad por bandera en la política y economía, en África y en el mundo

- Cuestiones vitales para el siglo XXI: la dictadura digital y la calidad de vida

- Cuaderno marzo 2018. Líderes íntegros y comunidades responsables en África Subsahariana

- El Desarrollo Sostenible como única alternativa realista, para África y el mundo, por Lázaro Bustince Sola

- Por una economía global justa

- Causas de las nuevas formas de esclavitud en África, por Lázaro Bustince

- Pobreza - Poder y Ética, por Lázaro Bustince Sola


Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !