En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
Más información
| ACEPTO

Fundación Sur
REVISTA
Radio
Foro de Emprendedores

África en la Escuela
AfroIslam
Taller de Radio


Búsqueda personalizada


Blog Académico
¿Acaso no soy mujer?: Análisis de la violencia obstétrica desde la interseccionalidad, por Camilla Souza
...leer más...
África y Europa: Un Futuro Compartido, por José María Mella Márquez
...leer más...
Informe Mapping de la ONU sobre violaciones de los derechos humanos y del derecho internacional humanitario cometidas en RD Congo entre marzo de 1993 y junio de 2003
...leer más...
Desafíos ambientales de la integración africana, por José María Mella Márquez
...leer más...
Las señas de identidad de la Generación del 98 español y la generación del despertar africano de los 30, por Théophile Obega
...leer más...

Blog Académico

Noticias
Hospitales y escuelas de Sudáfrica piden ser exentos de los apagones programados
...leer más...

Más de 1.400 familias somalíes reciben ayuda gubernamental para enfrentar la sequía
...leer más...

África avanza lentamente hacia un horizonte de derechos reproductivos
...leer más...

El Gobierno de Níger habla sobre "Mujeres y resilencia climática"
...leer más...

Etiopía señalado como el país del África subsahariana donde más periodistas se encarcelan
...leer más...

Los Héroes de Ngorongoro jugarán contra Nigeria en la Copa Africana Sub-23 tras derrotar a Sudán del Sur
...leer más...

Somalia reitera su voluntad de paz en la región en visita oficial a Etiopía
...leer más...

Eritrea acoge una conferencia sobre el suministro sostenible de la patata
...leer más...

Togo organizará en octubre la tercera edición del Mes del Consumo Local
...leer más...

El parlamento de Uganda debate sobre el trasplante de órganos
...leer más...

El Fondo Mundial anuncia la recaudación de 14.250 millones de dólares para la lucha contra la malaria
...leer más...

La Unión Nacional de Agricultores de Zambia reclama al Gobierno que facilite el cumplimiento del Farmer Input Support Programme (FISP)
...leer más...

El Movimiento Democrático Popular de Namibia emplaza al gobierno a condonar las deudas del agua
...leer más...

La OMS impulsa medidas de preparación y respuesta ante epidemias
...leer más...

La segunda ronda de diálogo social enfrenta al Gobierno marroquí y los sindicatos por la subida de los salarios
...leer más...


Noticias

Inicio > Bitácora africana >

Nuno Cobre

Sin que nadie le preguntase si estaba de acuerdo, a Nuno Cobre lo trajeron al mundo un día soleado del Siglo XX. Y ya que estaba por aquí, al hombre le dio por eso que llaman vivir.

Sin embargo, durante mucho tiempo creyó Nuno que el mundo era sólo eso, sólo eso que se presentaba de manera circular y hermética ante sus ojos. Se asfixiaba. A veces. Pero algunos viernes o lunes por la mañana, una vocecita fresca y lejana le decía que habían otras cosas por ahí, que debían haber otras cosas por ahí.

Y un día Nuno Cobre salió y se fue a la Universidad, y un día siguió viajando y al otro también, y al otro, mientras iba conociendo a gente variopinta y devorando libros sin parar… Entonces descubrió con un cierto alivio que no estaba solo. Que habían más. Cuando llegó la hora de elegir, Cobre decidió convertirse entonces en viajero sólido y juntaletras constante, pero quería más, un más que venía del Sur. Y fue así como el latido africano empezó a morderle tan fuerte que una noche abrió la puerta del avión y se bajó en un país tropical. África.

Los temores. Llegó con cierto temor a África influenciado por la amarilla información occidental ávida de espectáculos cruentos y de enfermedades terminales. Y resultó que en lugar de agitarse, a Cobre se le olvidó la palabra nervios a la que empezó a confundir con un primo lejano. Y así fue como se llenó de paz, tiempo y vida.

Tras varios años en África, Nuno Cobre sólo aspira a lo imposible: vivir todas las experiencias mientras le da a la tecla, a los botoncitos negros del ordenador que milagrosamente le proyectan un nuevo horizonte cada día.

Ver más artículos del autor


Caminando por el infierno de Monrovia, capital de Liberia - (8) de (14) “La gente es rara“ , por Nuno Cobre

23 de octubre de 2015.

Por una de las calles adyacentes evité entrar porque había varios coches de policía y parecía que estaban acordonando la zona. Líos los justos. También me encontré de repente con la embajada de Libia que me encantó. Me fascinó esa combinación de bandera verde que aún ondea, y ese águila dorado y malhumorado pegado a la puerta de hierro clorofílica. Los muros estaban desgastados de gris y celeste, y todo el conjunto resultaba maravilloso. Me abstuve de sacar fotos evidentemente. No muy lejos de aquí estaba la embajada de Egipto, pero ésta estaba en mejores condiciones, con mucho menos encanto.

Por la zona pobre del Mesurado River, además de los puestos típicos de comida, fruta, golosinas etc. también te encontrabas con muchos colegios y niños corriendo de aquí para allá, además de muchas iglesias. Algo que me llamó mucho la atención fue descubrir dentro de las iglesias a diferentes fieles ensayando. Algunos se preparaban para ser curas, oradores y lo que hacían era coger el micro, se lo acercaban mucho a la boca y se ponían a recitar, a predicar en voz alta de manera incansable un ritmo casi musical, más bien de rap. Por su parte, el resto de la congregación, especialmente las mujeres se dedicaban a pasear con ritmo cansino entre los bancos agitando una pandereta o unas hojas de laurel. Un auténtico espectáculo que me encontré en varias esquinas.

Al volver a Tubman Boulevard, me encontré con el incendiado cine Relda, que también nombra Cooper en su novela. Está completamente hecho polvo, inactivo, pero al menos sus cinco letras rojas con fondo blanco se mantienen dignamente en pie. RELDA.

Casi sin darme cuenta me había recorrido todas las calles hasta llegar a la 20th. Pronto empezaría a anochecer y tendría que darme prisa. Caminé de noche por Tubman Boulevard para intentar de nuevo meterme en Internet y enviar de una vez un artículo a un periódico sobre un viaje que había hecho recientemente, pero en el ciber que me metí también fue imposible.

Antes me había tomado un par de zumos de naranja en la cafetería de un hotel. De nuevo un guardia me tocó las pelotas. El mundo es un sitio extremadamente vigilado, tío. A esta hora toda la comunidad internacional salía de trabajar y regresaban a sus casas. Cuando me adentraba por el Boulevard Tubman, volví de nuevo a sentir esa sensación de incomodidad ante las supuestas miradas blancas que estaba recibiendo.

Por cierto, me encontré varias veces con Breyni, de la que siempre recordaré sus (piiii) Entre otras cosas. Yo estaba en frente de la Alianza Francesa y ella pasaba por aquí, y los dos nos hicimos los locos diplomáticamente. People are strange.

Era hora de volver a casa. No resultaba fácil coger un taxi y me abalancé sobre uno que aparcaba por aquí. Pero vinieron dos liberianos diciendo con razón que ellos lo habían llamado antes y que se iban a Paynesville. Me puse a negociar con ellos, y al final les convencí de que me llevasen a Mamba Point. El taxista por cierto, era un niñato gilipollas.

Al bajarme en frente de mi casa, pude escuchar como me llamaban desde el taxi. Al mirar comprobé como uno de los que iban en el coche me daba el móvil que ya se me olvidaba en el vehículo. Al final siempre aparece la luz.
- 

Original en : Las Palmeras Mienten



Comentarios
Las opiniones expresadas en estos comentarios no representan necesariamente el punto de vista del CIDAF-UCM. El CIDAF-UCM no se responsabiliza de las opiniones vertidas por los usuarios



Salvo que se indique lo contrario, el contenido de este sitio tiene una licencia Creative Commons Attribution 4.0 Internacional

Aviso política informativa | Política de cookies
Contáctanos  Sindicación: rss 2.0 RSS 2.0
Valid HTML 4.01 Transitional! - ¡CSS Válido !